Iglesia de Caballo Blanco se hizo pequeña para despedirlos

Por: Silvia Coto 18 septiembre
Ver más!

La familia que falleció la noche del miércoles en un accidente de tránsito en Caballo Blanco de Dulce Nombre, en Cartago, fue despedida este viernes por el pueblo que tanto la quería.

El accidente cobró la vida de don Rafael Ángel Delgado Miranda de 70 años; sus tres hijas: Karol Vanessa Delgado Segura, de 43 años; Yorleny María Delgado Segura, de 32, y Cinthya María Delgado Segura, de 30. Además, falleció el hijo de Karol, Kevin Josué Morales Delgado, de 13 años; y dos nietos más de don Rafael: Jimena Delgado Ortega, de 16 años y su hermanito Arturo, de 11 años.

La tragedia sucedió a las 9:29 p.m. en la ruta 10, carretera que lleva a Paraíso, exactamente 50 metros al sur del Ebáis de Caballo Blanco. Una patrulla se dirigía a atender una riña cuando ocurrió el choque, seis de las víctimas murieron en el sitio, mientras que el niño de 11 años falleció la madrugada del jueves en el hospital Max Peralta de Cartago. Los dos policías que resultaron heridos fueron dados de alta, pero están incapacitados.

Durante la misa y el camino al cementerio cayó un fuerte aguacero. Foto: Rafael Pacheco

Los cuerpos fueron llevados en una caravana del Salón Comunal Claude Hope a la casa de las víctimas, donde se detuvo unos minutos, ahí sus vecinos les aplaudieron y después siguieron hasta la iglesia de Caballo Blanco, el templo por el cuál don Rafael y la comunidad trabajaron mucho para construirlo.

Al ataúd de don Rafael le pusieron la bandera de su glorioso Saprissa Foto: Rafael Pacheco

La iglesia se hizo pequeñita para recibir a la gran cantidad de personas que pese a la pandemia llegaron a despedir a sus seres queridos, eso sí, los vecinos acudieron con cubrebocas y alcohol en botellitas.

Las víctimas dejaron recuerdos de mucho amor a su familia y conocidos. Foto: Rafael Pacheco

Don Ernesto Rojas, amigo de don Rafa, aseguró que él lo conocía desde hace más de 50 años, pues don Rafita vivía en San José.

La comunidad acompañó hasta el final a la familia. Foto: Rafael Pacheco

“Él era un gran hombre, muy trabajador, nos dejan los mejores recuerdos, esto nos tiene a todos con mucho dolor, vea que hasta el cielo lloró para despedirlos, este aguacero que está cayendo y el día se puso oscuro es parte de la tristeza que tienen sus familiares, vecinos y amigos, qué difícil es a veces entender las razones por las que las personas buenas se van tan pronto”, dijo. Rojas.

Sobre el ataúd de don Rafael colocaron una bandera de su amado Deportivo Saprissa.

Una gran caravana los escoltó hasta la iglesia. Foto: Rafael Pacheco

Durante la misa los familiares agradecieron a los vecinos y a todo el país tanta solidaridad, apoyo y compañía, también a los cuerpos de socorro que atendieron el accidente. Los allegados pidieron que nunca olviden a cada uno de los miembros de la familia fallecidos en la tragedia.

La iglesia de Caballo Blanco se hizo chiquitica. Foto: Rafael Pacheco

En las afueras de la iglesia, bajo un aguacero fortísimo, se hizo una caravana de decenas de carros con globos para escoltar los cuerpos hasta el camposanto Valle de Paz en Cartago, escoltados por una patrulla de la Policía Municipal.

Un recuerdo de dolor deja la muerte de la familia Delgado Segura para la comunidad. Foto: Rafael Pacheco

Además en un tumbacocos pusieron varias canciones como Amor Eterno y Tu eres mi amigo del alma.

En el paso de la caravana por el pueblo de Caballo Blanco e incluso por el sitio del accidente los vecinos salieron de sus casas con globos y con sus manos para decir adiós a la familia Delgado Segura.

Las víctimas del choque era personas que luchaban por su comunidad. Foto: Cortesía