Rocío Sandí.26 enero
Esta foto la tomó el bombero en Ecuador el día que cumplió 40 años. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.
Esta foto la tomó el bombero en Ecuador el día que cumplió 40 años. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.

El bombero ramonense Berny Sandoval es un enamorado de las alturas y como es un fiebre de los retos se fijó como meta escalar el monte Everest, la montaña más alta del planeta y la cual se encuentra en la cordillera del Himalaya,

Él trabaja en la estación de San Ramón de Alajuela y aprovecha sus días libres para nadar, hacer ciclismo y subir a las zonas altas de Costa Rica con el objetivo de mantener una excelente condición física, la cual le sirve en una actividad tan exigente como la que realiza.

Sandoval dice que se siente pleno, ya que logra combinar a la perfección sus dos pasiones, servir a los demás y subir cumbres, tanto así que se fijó el objetivo de ascender los 8.848 metros de altitud del Everest.

“Siempre quise hacer algo que me permitiera ayudar a la gente. Cuando salí del colegio me hice bombero voluntario y me gustó tanto que hace dieciocho años me hice bombero permanente.

“Trabajé bastante tiempo en San José y ahora me pasaron para la estación de San Ramón. Me llena mucho el hecho de salvar vidas y ayudar a las personas cuando más lo necesitan”, aseguró.

Lo que más disfruta Sandoval de ser bombero es el ayudar a la gente. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.
Lo que más disfruta Sandoval de ser bombero es el ayudar a la gente. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.

El amor por las alturas también lo ha cautivado desde hace tiempo y cada vez se pone retos más exigentes.

“Hace muchos años empecé como montañista, subí los cerros más altos del país, incluyendo el Chirripó un montón de veces y luego vi que se me habían acabado las opciones, así que hablé con el alpinista Warner Rojas para que basado en su experiencia me recomendara qué podía hacer, así que él me recomendó que iniciara en Perú”, recordó.

En agosto pasado Berny empezó a escalar las cumbres de la cordillera de Los Andes y este mes sacó vacaciones para ir a hacer una gira por Ecuador, donde está ahorita se encuentra quemando fiebre.

“Llegué el trece de enero y estoy con un equipo de seis montañistas, tres de Estados Unidos, dos de Nueva Zelanda y el otro de Canadá. Hemos estado trabajando con guías de la zona y ya visitamos varios lugares.

“Una semana antes de venirme tuve un accidente casero, estaba lavando platos y uno me cayó en un pie, me hizo un corte que requirió varias puntadas. Pasé días de angustia porque ya tenía todo listo para venirme, pero por dicha logré recuperarme a tiempo”, contó.

Este es el volcán Chimborazo de Ecuador, el próximo que subirá el tico. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.
Este es el volcán Chimborazo de Ecuador, el próximo que subirá el tico. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.
El mejor regalo de cumpleaños

El bombero acaba de celebrar sus 40 años y confiesa que lo disfrutó muchísimo, ya que lo hizo practicando lo que más le gusta.

“El 17 de enero estuve cumpliendo años y me tomé una foto en el volcán Cayambe, en Ecuador, lo cual significó para mí el mejor regalo.

“Cuando llego a alguna cumbre pienso que todas las maravillas que hace Dios son increíbles porque las vistas desde esos lugares son espectaculares, también pienso en mi familia que siempre me apoya y en todas las vivencias que les voy a contar a mis amigos.

“Uno se prepara muchísimo para lograr esas metas y el momento que uno vive al llegar a la cima se disfruta muchísimo”, aseguró.

Berny tiene una hija de 17 años que siempre le pide tener muchísimo cuidado cuando va a escalar, ya que sabe los riesgos a los que se expone.

“Ella se asusta y me dice que me cuide mucho y claro que lo hago, mi mamá también se preocupa, sobre todo cuando salía a trabajar de bombero, ahora que ya se acostumbró más bien se preocupa más cuando salgo a escalar”, relató.

“Cuando uno se dedica a esto tiene que tener presente que no siempre se logran los objetivos y no por falta de preparación, sino porque la naturaleza tiene la última palabra.

“Uno pone las condiciones físicas, pero la montaña es la que manda; si hay mucho viento y una nevada fuerte lo mejor es desistir y hacerle caso a los guías”, agregó.

El montañista anhela llegar algún día al pico más alto del mundo, sin embargo todavía no tiene fecha para cumplir esa meta, porque desea hacerlo cuando se sienta completamente preparado y para lograrlo tiene que ir quemando etapas.

“El éxtasis de todo montañista es el Everest y algún día, si Dios me lo permite, lo voy a hacer. Ahorita estoy centrado en subir los siete picos andinos, que están en la cordillera de los Andes, en Sur América”.

El alpinista Wagner Rojas, el único costarricense que ha conquistado el monte Everest, le contó a La Teja que se siente muy contento de ver que Berny esté cumpliendo sus metas.

El rescatista siempre le pide consejos al alpinista Wagner Rojas. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.
El rescatista siempre le pide consejos al alpinista Wagner Rojas. Foto: Cortesía de Berny Sandoval.

“Desde que me contactó hemos estado conversando y él me cuenta cada vez que sube una cumbre. Yo he tratado de ayudarlo en todo lo que he podido y le di contactos de gente en Perú y Ecuador para que lo oriente en sus actividades.

“Entre los consejos que le he dado está el de que se conozca bien y se vaya midiendo con las alturas para ver si el cuerpo las soporta adecuadamente y me hasta el momento me parece que el proceso ha sido exitoso”, expresó.

Sandoval espera seguir al pie de la letra las recomendaciones de Rojas para así convertirse en el segundo tico en escalar el monte más alto del mundo.