Rocío Sandí.21 noviembre, 2019
Gamboa fue destituido como magistrado de la Sala Tercera en abril del 2018. Foto: Mayela López.
Gamboa fue destituido como magistrado de la Sala Tercera en abril del 2018. Foto: Mayela López.

El exmagistrado y exministro de Seguridad Celso Gamboa Sánchez se sacudió en redes sociales publicando un video en el que asegura que él no andaba manejado tamarindeado.

La aclaración la hizo horas después de que los oficiales de la Fuerza Pública de Turrialba lo detuvieran en la comunidad de Pavones bajo la sospecha de que andaba manejando en estado de ebriedad.

Según se supo, presuntamente unos vecinos llamaron a la policía y dijeron que una persona que manejaba un carro de lujo por Turrialba había tirado unas botellas de licor por la ventana. Cuando los uniformados localizaron el chuzo vieron que el que iba manejando era Gamboa y le dijeron unos oficiales del Tránsito le harían una prueba de alcohol para salir de dudas, pero él de negó.

Debido a eso los oficiales siguieron el protocolo y se llevaron al exministro al Hospital William Allen para hacerle una prueba de sangre. Luego de que le hicieran la prueba Gamboa fue liberado.

Hola y gracias a todos los que se preocuparon por mi.

Posted by Celso Gamboa on Wednesday, November 20, 2019

Pese a que las autoridades aún no han revelado el resultado de los análisis, el exmagistrado apenas se subió de nuevo a su carro publicó un video a su cuenta de Facebook en el que se defendió.

“Hola amigos del chat de Limón, para ustedes y para otros amigos del chat nada más quería confirmarles y aclararles que en ningún momento fui detenido por la Fuerza Pública ni por la Policía de Tránsito, simplemente que fui parado en un retén policial donde por circunstancias que yo creo que son impropias me detuvieron, me negué a hacerme cualquier tipo de prueba de alcoholemia y me remitieron al hospital William Allen de Turrialba donde, pues por supuesto, se corroboró que no había ningún tipo de evidencia o prueba de que yo viniera bajo los efectos del alcohol.

“Voy manejando mi vehículo en este momento para mi casa, fue un evento sumamente lamentable que ya es noticia internacional lo que quiere decir que todavía hay ojos sobre Celso Gamboa y eso, pues lejos de amilanarme o atropellarme, me da más impulso para seguir adelante y decirles a ustedes que aquí estoy, soy un ser humano como cualquiera de ustedes, que tiene errores y virtudes, sin embargo, siempre estoy dentro de los márgenes que exige la ley penal costarricense.

“Gracias por los que han creído en mí y a los que confiaron en que todo era un error y un tema de morbo de prensa. Un fuerte abrazo para todos, bendiciones”, finalizó Gamboa.

Los oficiales llevaron a Gamboa la hospital de Turrialba para que le hicieran una prueba de sangre. Foto: Cortesía para LT.
Los oficiales llevaron a Gamboa la hospital de Turrialba para que le hicieran una prueba de sangre. Foto: Cortesía para LT.

Pese a las declaraciones del exministro la Fiscalía aclaró este jueves en la mañana que los resultados de la prueba de sangre que le hicieron aún no están listos ya que la muestra fue enviada a los laboratorios de Medicatura Forense, donde podría tardar días en ser analizada ya que depende del volumen de trabajo que tengan los especialistas.

En caso de que se compruebe que el chofer andaba tomado cuando fue detenido, él podría enfrentar una causa por el delito de conducción temeraria, el cual es castigado con penas de hasta tres años de cárcel.

Las personas que podrían ser sancionadas por conducción temeraria son quienes conduzcan un vehículo automotor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, con una concentración de alcohol en la sangre superior a 0,75 gramos por cada litro de sangre o con una concentración de alcohol en aire superior a 0.38 mg por litro, en ambos supuestos para cualquier tipo de conductor, o con una concentración de alcohol en sangre superior a 0.50 gramos de alcohol por cada litro de sangre o con una concentración de alcohol en aire superior a 0.25 mg por litro, si se trata de un conductor al que se le ha expedido por primera vez la licencia de conducir en un plazo inferior a los tres años, respecto del día en que se detectó la presencia del alcohol.