Sucesos

Video: Chatarrero que casi muere ahogado:“Jesús ayúdame a salir de aquí”

Don Beto perdió todo lo que había en su casa por una cabeza de agua que le arrebató su vivienda en Desamparados

Escuchar este artículo

Don Franklin Alberto Granados Méndez es un conocido chatarrero en Desamparados, que este jueves 22 de setiembre cumple ocho días de estar vivo de milagro, gracias a sus familiares y vecinos que lo salvaron de morir ahogado.

En las comunidades de San Juan de Dios, San Rafael Arriba y San Rafael Abajo de Desampa lo conocen como “Beto”, el señor que trabaja todos los días y a cualquier hora sin importar que llueva o que haga sol. Él recoge chatarra y también hace cualquier chambita que la gente le pida.

El viernes pasado don Beto estaba en su humilde casita en La Fusilera, la cual alquila desde hace 23 años y que ha cuidado como suya, cuando ocurrió la emergencia.

“Yo estaba en el baño y escuché que mi nuera gritaba: ¡don Alberto salga, salga don Beto viene el río para adentro! A cómo pude llegué a la puerta principal, pero en ese momento todo lo que el río traía sillones, puertas, camas, todo, me cerró el paso y no pude salir, así que tuve que devolverme y me tocó brincarme la refrigeradora, la cocina, los muebles, para salvarme, porque ya el agua me llegaba a la barbilla, fue una desesperación terrible.

“Yo pude salir por una ventanita, que arranque con mis manos. Los vecinos me gritaban: ¡don Alberto se va ahogar, tírese!, así que salí y caí en el patio del vecino, el agua me llegaba a la boca y entre todos me ayudaron a salir a flote para salvarme. Estuve a segundos de morirme porque el agua ya me tapaba. Yo decía: Jesús ayúdame a salir de aquí, quiero vivir, sálvame mi Dios, yo sé que si me salvas es que tienes un propósito para mí”, contó el sobreviviente.

En la casita de don Beto viven dos de sus hijos junto a sus parejas y sus nietitos, por lo que ellos también lo perdieron todo, ya que en la casa de este pulseador todo quedó repleto de lodo y destrozado.

Granados llora al recordar lo que le pasó. Además otro de sus hijos también perdió su casita y todo lo que había adentro, y su suegra, que es vecina de Aserrí, también resultó afectada.

Una de las cosas que más le duele a este señor es que la carretita con la que bretea se dañó, el agua le arrebató las llantas y eso le ha impedido salir a trabajar en estos días.

“Yo lo único que pido es que me ayuden con una casita no importa dónde, que pueda tener a mi familia en un lugar lejos del río, que me pueda morir en paz sabiendo que nada me les va a pasar”, dijo el chatarrero, quien tiene siete nietitos.

Don Beto es muy sincero y nos contó que lo citaron del IMAS y le ofrecieron dinero para que pague tres meses de alquiler, pero él no lo aceptó.

“Esa platita me la dan y yo me voy a alquilar y después qué hago cuando se me acabe, yo me voy a tener que quedar aquí y ver cómo arreglo mi casita. El dueño me dijo que me quedé y vea qué puedo hacer. Me toca trabajar más de lo que ya trabajo, ellos (IMAS) me dijeron que me van a dar una manita y la verdad han sido muy amables”, dijo.

Este sobreviviente padece de diabetes, presión alta y es asmático, por lo que siempre anda cargando la bombita y hace tres años sufrió un derrame facial, según lo confirma un dictamen de la CCSS.

“Yo le pido al que me pueda ayudar que lo haga, se lo voy a agradecer con todo mi corazón, tanta bondad, yo pronto voy a trabajar el tiempo necesario, pero ahorita no tenemos nada”, dijo.

Doña Guiselle Ramírez, vecina de don Beto, nos comentó que el caso de este señor es uno de los más duros en esa comunidad que se vio tan afectada.

“Hay mucha necesidad aquí, pero don Beto es un señor que siempre está trabajando, es muy servicial y todo lo que tenía lo perdió, él necesita un empujoncito”, dijo Ramírez, encargada del centro de acopio ubicado 100 metros al sur y 25 este de la Cruz Roja de San Juan de Dios.

Si usted quiere contactar al sobreviviente lo puede llamar al teléfono 8507-1974.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.