Alejandra Portuguez Morales.15 enero

Los ticos sospechosos de secuestrar al gringo William Sean Creighton Kopko, conocido como Tony, fueron sorprendidos por las autoridades españolas en ropa interior y salidas de baño.

Se trata del ingeniero en informática de apellidos Morales Vega, de 25 años; su mamá apellidada Vega Aguirre, de 45; y su novia identificada como Solís Chaves, de 24.

A estas tres personas se les acusa, junto a otros nueve, de ser los responsables del secuestro y la desaparición del comerciante estadounidense, de quien se desconoce su paradero desde setiembre anterior.

A estos costarricenses les decomisaron €4.000 (casi ¢3 millones) en efectivo, tarjetas utilizadas para transacciones de moneda virtual, un libro de contabilidad y dispositivos electrónicos.

Las autoridades ticas afirman que el ingeniero fue la cabeza de la organización, pues descubrió que el extranjero tiene una casa de apuestas electrónicas (sportsbook) en Costa Rica llamada 5Dimes, la cual funciona con la moneda llamada bitcoin.

Además, la organización la integraban la abuelita materna y un tío de Morales. También acusan a dos tráficos de participar en el secuestro, a todos se les detuvo el viernes anterior mediante allanamientos simultáneos en España y suelo nacional.

El líder de la banda, su novia y la mamá fueron presentados ante la Audiencia Nacional de España para la tramitación de su extradición, así lo explicaron en la oficina de prensa del Ministerio Público.

El juzgado Penal de Goicoechea le dio prisión preventiva de seis meses a la abuelita, de apellidos Aguirre Leal, de 71 años; al tío identificado como Vega Aguirre; así como a dos hombres apellidados Martinez Chacón y Ford Dowman, y una mujer Sanabria Abarca.

Además de ellos, dos imputados de apellidos Sánchez Gamboa y Rivera Masís, cumplirán las medidas cautelares de firmar una vez al mes, mantener un domicilio fijo, impedimento de salida del país y no comunicarse con ninguno de los otros investigados por este caso.

La casa de la abuelita del ingeniero, que está en La Trinidad de Moravia, fue allanada por el OIJ. Foto: Alonso Tenorio
La casa de la abuelita del ingeniero, que está en La Trinidad de Moravia, fue allanada por el OIJ. Foto: Alonso Tenorio

A los oficiales de Tránsito, de apellidos Jirón López y Medrano Vargas, les impusieron las mismas medidas cautelares, además de entregar su pasaporte.

La Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos apeló las medidas cautelares dictadas contra los oficiales.

La familia del comerciante pagó $950.800 mediante la moneda virtual bitcoin, con el fin de que liberaran al extranjero; sin embargo, hasta el momento su paradero es incierto.