Alejandra Portuguez Morales.10 noviembre

Edgardo Picado Ramírez es un exoficial de Tránsito que fue víctima de un atropello en el que por poco pierde la pierna izquierda.

También se golpeó muy fuerte la cabeza, por lo que tuvo pérdida de conocimiento por cuatro días.

Ese accidente ocurrió el 23 de agosto del 2001, mientras atendía un incidente en el puente del río Virilla, en sentido San José - Escazú de la ruta 27.

En apariencia, el responsable fue un conductor que andaba bajo los efectos del alcohol; sin embargo, no fue posible comprobarlo, porque para ese entonces no era obligatorio hacer las pruebas de sangre para determinar si realmente andaba tomado.

Cuando ocurrió el atropello, Picado era campeón nacional de karate. Incluso, el accidente le impidió que participara en el mundial de esa disciplina que se disputó en Italia en ese 2001.

A pesar de los duros momentos que vivía, él seguía creyendo que su vida eran los deportes.

Continuó practicando karate, pero no para competir porque su pierna no reaccionaba igual. Entonces le entró bonito a los pulsos, una disciplina que también practicaba desde antes.

En el 2001 era campeón nacional de karate y por el accidente no pudo ir al mundial en Italia ese año. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT
En el 2001 era campeón nacional de karate y por el accidente no pudo ir al mundial en Italia ese año. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT

Entrenó duro hasta que su sueño se hizo realidad en el 2014, cuando participó por primera vez en el mundial de pulsos en la categoría paralímpica en Polonia, en esa oportunidad quedó subcampeón. En el 2015 volvió a asistir y fue tercero.

Mientras que en el 2016 fue a un evento en el que los 14 mejores deportistas de pulsos se enfrentaron y Edgardo quedó en la sétima posición.

En el 2017 volvió a ser subcampeón mundial con el brazo derecho y se ubicó tercero con el brazo izquierdo.

Este luchador no conoce lo que es rendirse y en el 2018 se convirtió en el campeón mundial con el brazo derecho y obtuvo un subcampeonato más con su brazo izquierdo.

En octubre pasado compitió en Rumania y consiguió dos cuartos lugares en ambos brazos.

Edgardo es de los mejores a nivel mundial en pulsos. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT
Edgardo es de los mejores a nivel mundial en pulsos. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT
Reconstrucción de hueso

La vida de Edgardo no ha sido fácil, pues en los tres años posteriores al atropello le hicieron 14 operaciones, incluidos dos injertos de hueso de la cadera, para alargar la tibia. Gracias a eso logró dar algunos pasos, por lo que comenzó a recibir terapias para volver a caminar sin usar muletas.

Continuó estudiando, viajaba desde Escazú hasta el Colegio Universitario de Cartago y debía andar en muletas. Fue de esta manera que logró graduarse como crimonólogo, también sacó la carrera de Derecho y desde el 2010 trabaja como abogado en el departamento de placas del Registro Nacional.

Su hija Victoria y su esposa Alina Raquel Gutiérrez son sus grandes apoyos. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT
Su hija Victoria y su esposa Alina Raquel Gutiérrez son sus grandes apoyos. Foto: Suministradas por Edgardo Picado para LT

Además, desde el 2006 se hizo cargo de la organización y el desarrollo de los pulsos. En el 2013 concretó la Federación Costarricense de Pulsos.

Él le pide a las personas que están en un hospital o luchando por una enfermedad que no desistan y tengan buena actitud ante las pruebas, porque las buenas nuevas siempre llegan.

Extráfico sobrevivió a violento atropello y ahora deja en alto el nombre de Costa Rica.