Rocío Sandí.12 septiembre
Los policías pasan todo el día en clases, algunas son teóricas y otras prácticas. Foto: Alonso Tenorio.
Los policías pasan todo el día en clases, algunas son teóricas y otras prácticas. Foto: Alonso Tenorio.

A don Gerardo Solano le cuesta creer cómo cambió la formación de los policías en Costa Rica durante los últimos 40 años, pero se siente orgulloso de ver que cada día sus colegas reciben mejores armas para enfrentar a los criminales.

Él se pensionó el viernes 9 de agosto luego de 41 años de servicio en la Fuerza Pública y habló con La Teja para hacer una comparación de las condiciones que había cuando él se formó y las actuales.

Para empezar, Solano contó que hace dos décadas recibió una orientación que tardó aproximadamente mes y medio, en cambio ahora existe el curso básico policial que tarda alrededor de nueve meses.

“Recuerdo que me mandaron a San José, a donde ahora está el Ministerio de Seguridad, pero en aquel momento las instalaciones eran muy sencillas, entonces pasábamos muchas incomodidades. Teníamos que quedarnos de lunes a viernes durmiendo ahí en cuartos en los que teníamos que dormir hasta diez personas amontonadas en colchonetas.

A los oficiales les enseñan como enfrentar todo tipo de situaciones. Foto: Alonso Tenorio.
A los oficiales les enseñan como enfrentar todo tipo de situaciones. Foto: Alonso Tenorio.

“Para bañarnos teníamos que usar unas barracas, había cuatro tubos en un lugar abierto y ahí nos aseábamos, no había privacidad ni nada”, recordó Solano.

Sin embargo, ahora la situación es muy diferente, en un recorrido que hizo La Teja en la Academia Nacional de Policía, localizada en La Rita de Pococí, se comprobó que los polis en formación están como en un hotel cinco estrellas.

Gerald Camacho, comandante instructor del lugar contó que las chuzas instalaciones empezaron a funcionar en el 2017, tienen capacidad para mil estudiantes y 120 funcionarios entre instructores y encargados de logística.

Él asegura que visitó muchos centros de formación en América y en otros continentes y dice que la formación tica es de alto nivel. Muchos cursos son apoyados por instructores de Estados Unidos, Colombia y Chile, lo que da un valor agregado a la escuela.

A la academia asisten uniformados de distintos cuerpos policiales. Foto: Alonso Tenorio.
A la academia asisten uniformados de distintos cuerpos policiales. Foto: Alonso Tenorio.

Los edificios donde están los dormitorios están divididos en apartamentos con dos cuartos cada uno y los oficial los adaptan a su gusto, además hay baño y una salita. En cada torre hay un área común para que los que deseen, puedan compartir sus ratos libres.

La alimentación también tuvo un cambio de la tierra a la luna ya que don Gerardo recuerda que en aquel momento pasaban muchas limitaciones.

“Había pocos recursos, el arroz y los frijoles no faltaban, nos daban también picadillo de chayote, pero la carne era muy de vez en cuando”, relató.

En cambio ahora, la academia cuanta con un nutricionista que vela porque los uniformados coman bien y por dar un tratamiento especial cuando alguna persona tiene padecimientos, como por ejemplo diabetes.

Gerardo Solano contó las peripecias que pasó en su formación como policía. Foto: Cortesía de Gerardo Solano.
Gerardo Solano contó las peripecias que pasó en su formación como policía. Foto: Cortesía de Gerardo Solano.

“Casi todos los días el desayuno incluye pinto con huevo y alguna fruta; a media mañana hay una merienda que puede ser un café con una galleta por ejemplo y luego viene el almuerzo, que generalmente lleva arroz, frijoles, carne y ensalada”, explicó Camacho.

“En la tarde hay otra merienda y en la noche la cena. Las comidas son similares a las que hay en las casas de cualquier costarricense, pero se vela porque las porciones sean las adecuada y se hace una planeación con semanas de anticipación para que todo vaya en orden”, añadió.

2 años tiene en funcionamiento la academia donada por China
Preparación en armas era deficiente

Solano dice que hace años la capacitación que les daban sobre armas era muy deficiente ya que casi ni practicaban.

(Video) Los policías de Costa Rica se forman en un chuzo de academia

“Nos explicaban el funcionamiento básico del arma y el alcance que tenía, en realidad era una preparación muy escueta, que era hasta peligrosa porque como uno no sabía cómo desarmar ni limpiar el arma, se herrumbraba toda”, expresó el experimentado hombre.

“Ya cuando uno era policía, allá como una vez al año, lo llevaban al polígono, pero no era algo constante ni bien estructurado, por dicha sé que eso cambió en gran medida porque es un tema fundamental en la seguridad”, señaló.

Gracias a la tecnología, ahora en la academia los estudiantes se capacitan los primeros meses con un polígono virtual en el que una computadora señala los errores que tienen cuando disparan.

La máquina lo mide todo, la dirección de la bala, la respiración de la persona, la presión que ejerce en el gatillo, entre otros factores y eso ayuda a identificar qué cosas corregir.

Los policías pasan el día en cómodas instalaciones, aptas para la formación que llevan a diario. Foto: Alonso Tenorio.
Los policías pasan el día en cómodas instalaciones, aptas para la formación que llevan a diario. Foto: Alonso Tenorio.

Cuando los oficiales están en una etapa avanzada del curso, los llevan una temporada a isla Murciélago, donde llevan una parte de la capacitación que incluye prácticas en un polígono real.

Otra de las abismales diferencias es la atención médica, ya que según recordó Solano, en su tiempo cuando algún estudiante tenía una dolencia iba a dar a alguno de los hospital públicos, mientras que ahora en la academia hay un médico que se encarga de atender de inmediato cualquier golpe o enfermedad.

La preparación física también es mucho mejor ahora ya que hace 40 años no había instalaciones adecuadas para correr y hacer deportes.

“Salíamos a correr en las mañanas prácticamente a la orilla de la calle porque no había otro lugar donde hacerlo, eso era lo que teníamos y teníamos de adaptarnos a esa realidad”, comentó Solano.

Cuando están en formación hasta los jefes policiales deben seguir las reglas como si fueran estudiantes de nuevo ingreso. Foto: Alonso Tenorio.
Cuando están en formación hasta los jefes policiales deben seguir las reglas como si fueran estudiantes de nuevo ingreso. Foto: Alonso Tenorio.

Los estudiantes de hora tienen cancha de baloncesto y fútbol y una pista para correr, además de una pista con obstáculos al aire libre para ejercitarse en los entrenamientos.

También tiene un gimnasio bien equipado que cuenta con la supervisión de un preparador físico que guía los entrenamientos.

Gerald Camacho, instructor de la academia: “Son muy pocos los estudiantes que por algún motivo no logran terminar el proceso básico policial, más del 90% lo completa”.
Una preparación integral

El comandante Camacho dice que todas estas condiciones mejoradas contribuyen en gran manera a una preparación integral que va de la mano con la disciplina.

“Tenemos horarios que deben respetarse, por ejemplo, las clases terminan todos los días a las cinco de la tarde, luego de eso los estudiantes pueden disponer de su tiempo libre, pero a las nueve de la noche ya todos deben estar descansando y las luces y televisores deben estar apagados porque tenemos que garantizar que el personal descanse lo necesario”, detalló.

En la academia hay un gimnasio para que los estudiantes entrenen. Foto: Alonso Tenorio.
En la academia hay un gimnasio para que los estudiantes entrenen. Foto: Alonso Tenorio.

“En la academia damos cursos básicos policiales pero también de ascensos en los que los oficiales que los reciben son incluso jefaturas, pero cuando están aquí deben acatar las mismas reglas que los estudiantes de primer ingreso”, añadió.

El jefe policial comentó la calidad y los métodos de educación también evolucionaron, incluso en este momento la academia está haciendo un cambio en la metodología para que los nuevos policías no salga de la formación solo con la mentalidad de trabajar por objetivos, sino con habilidades desarrolladas de liderazgo, compañerismo, entre otras.

“Los policías no solo deben saber disparar un arma, tienen que saber cómo enfrentar infinidad de casos y por eso cada día nos preocupamos por tener una mejor calidad de capacitación, con instructores nacionales e internacionales”, aseguró el jerarca.

Las autoridades se han preocupado porque la Academia Nacional de Policía sea amigable en su comunidad, para ello constantemente realizan actividades que involucran a la comunidad, como por ejemplo la celebraciones de fechas como el Día de la Madre, Día del Padre, Día del Niño, y ferias de salud. También trabajan duro en llevar una actividad sostenible con el ambiente por medio de la separación de desechos, el uso de botellas reutilizables, entre otros.
A las nueve de noche todos los estudiantes deben estar ya en la cama para que descansen lo suficiente. Foto: Alonso Tenorio.
A las nueve de noche todos los estudiantes deben estar ya en la cama para que descansen lo suficiente. Foto: Alonso Tenorio.