Adrían Galeano Calvo.25 febrero
Arias fue detenido dentro de su casa en La Florida de Tibás. Foto OIJ.
Arias fue detenido dentro de su casa en La Florida de Tibás. Foto OIJ.

Un hombre de apellidos Arias Ortega, de 62 años, aparentemente se hizo pasar por un fiscal del Poder Judicial para “allanar” tres casas y un negocio, y así robar dinero y objetos de valor.

Pero la jugada le salió bien cara al sospechoso, ya que la mañana de este martes fue detenido por agentes de la Sección de Robos del OIJ, quienes allanaron su vivienda, ubicada en La Florida de Tibás, San José.

La Policía Judicial explicó que Arias no habría actuado solo, aparentemente recibió la ayuda de un sujeto apellidado García Vado, quien se encuentra en la cárcel por otras causas, y de dos bichos que no han sido capturados.

Según los investigadores, el primer asalto a una vivienda habría ocurrido en noviembre del 2018, mientras que los otros dos casos al parecer se dieron en enero y mayo del 2019. Mientras que el robo al local comercial supuestamente sucedió en setiembre del 2019.

“El ahora detenido (Arias), en apariencia le indicaba a las víctimas que trabajaba para una entidad judicial y que contaba con una orden para allanar dichas casas y el local, ya que los propietarios estaban siendo investigados”, detalló el OIJ en su informe.

Si usted también fue víctima o conoce a otro afectado, puede comunicarse con el OIJ a la línea confidencial 800-8000-645 o al WhatsApp 8800-0645 del Centro de Información Confidencial.

Ante las amenazas de ser detenidos si obstaculizaban la “labor policial”, las víctimas dejaban que los bichos ingresaran y en ese momento ellos, al parecer, hacían fiesta y agarraban cualquier pertenencia o dinero que se encontraran a su paso.

La Policía Judicial indicó que, en el allanamiento a la casa de Arias, decomisaron teléfonos celulares de las víctimas, ropa que al parecer usaron los sospechosos al momento de los robos y documentos de importancia para la investigación.

Además, dentro de la vivienda también encontraron un televisor de pantalla plana que tenía una denuncia por robo, la cual no tiene relación con los allanamientos ilegales.

Hasta el momento las autoridades no han determinado el perjuicio económico causado por el falso fiscal, además no descartan que haya más víctimas.