Adrían Galeano Calvo.24 junio

Una silla de ruedas y un yeso en una pierna fueron los “escondites” que dos vivazos usaron para intentar meter 13 celulares a la cárcel, sin embargo, un grupo de policías se paseó en el plan.

Estos hechos ocurrieron el sábado 22 de junio en el centro penal Jorge Arturo Montero Castro, mejor conocido como La Reforma, en San Rafael de Alajuela, sin embargo, se dieron a conocer este lunes.

Un sujeto de apellido García llegó en silla de ruedas y uno apellidado Rosales usaba unas muletas por el yeso que tenía en una pierna. Los dos llegaron a visitar a unos reos.

Nils Ching, subdirector de la Policía Penitenciaria, explicó que los hombres no tenían ningún tipo de relación entre ellos. Fue pura coincidencia que ambos intentaran cometer sus fechorías el mismo día.

Les llegaron

El primer caso que atendieron los uniformados fue el de la silla de ruedas.

Por medio de un video se observa cómo los oficiales desmontan los descansabrazos de la silla y en el interior de estos hallan cinco celulares, cargadores y manos libres.

Los oficiales no se confiaron y revisaron la silla de arriba a abajo. Foto cortesía.
Los oficiales no se confiaron y revisaron la silla de arriba a abajo. Foto cortesía.

Horas después fue el turno de Rosales, quien pensó que los policías penitenciarios ni le iban a prestar atención al yeso que llevaba.

“También se revisó a una persona que simulaba tener una situación de salud y tenía puesto un yeso en una de sus piernas, dentro del cual se detectaron ocho celulares, que también llevaban cargadores y manos libres”, añadió Ching.

El subdirector de la Policía Penitenciaria explicó que no se pudo determinar si realmente estas personas tenían alguna lesión o discapacidad por la cual tuvieran que usar la silla de ruedas o el yeso.

Pero aseguró que lo importante es que no tuvieron que haberse prestado para esa jugada.

No es delito

Pese a la intención que tenían de entregarles los celulares a los reos ambos vivazos fueron dejados en libertad como si nada.

Esto se debe a que la introducción de celus a un centro penal no es delito.

Además de celulares también había cargadores y manos libres escondidos. Foto cortesía.
Además de celulares también había cargadores y manos libres escondidos. Foto cortesía.

“Lo que se maneja es una medida administrativa que tomó el Ministerio de Justicia enfocada en la prevención de que estos celulares no sean usados para cometer delitos”, detalló.

Ching dijo que en estos casos lo único que pueden hacer contra los vivazos es prohibirles la entrada a las cárceles en período de uno a seis meses.

Ante esta situación el subdirector de la Policía Penitenciaria indicó que sería importante que las autoridades competentes analicen esta situación y determinen si es posible crear una sanción.

De acuerdo con datos del Ministerio de Justicia y Paz en lo que va del año se han decomisado más de 1195 celulares en los centros penales de todo el país.

Prohibidos, pero...

Estos son algunos de los artículos que las personas no pueden ingresar a los centros penales, pero que de hacerlo no habrían cometido un delito, como sí sucede con las armas de fuego y las drogas.

  • Celulares
  • Ropa camuflada
  • Aceite para cocinar
  • Cualquier sustancia con alcohol (alcohol en gel para manos o medicinal).
  • Juguetes
  • Bolas de fútbol
  • Joyas
  • Lotería y juegos de azar
  • Pajillas
  • Papel aluminio
  • Plantas