Silvia Coto.12 marzo

Así fue el encuentro entre la mamá de Karolay Serrano y Allison Bonilla

Todos lo sabemos: la fe mueve montañas y la esperanza es lo último que se pierde.

Pero una cosa es saberlo y otra comprobarlo y este miércoles en la mañana vimos lo segundo.

En medio de la búsqueda de Allison Bonilla Vásquez, de 18 años, se vivió este día un momento superemotivo y lleno de sentimientos esperanzadores cuando la mamá de Karolay Serrano --doña Rosmery Cordero-- llegó a demostrarle su solidaridad y su apoyo a doña Yendry Vásquez, mamá de Allison.

Al estar frente a frente se dieron un abrazo en medio de un gran silencio de quienes estaban cerca.

La madre de Karolay, doña Rosemary Cordero visitó a Yendry Vasquez, mamá de Allison Bonilla quien está desaparecida. Foto: Rafael Pacheco
La madre de Karolay, doña Rosemary Cordero visitó a Yendry Vasquez, mamá de Allison Bonilla quien está desaparecida. Foto: Rafael Pacheco

“Sé lo que estás viviendo y quiero decirte que no estás sola, muchas personas estamos orando por ustedes y sabemos que Allison va a regresar”, dijo doña Rosmery a la preocupada mamá de la estudiante.

Desde que Allison desapareció, doña Rosmery ha estado angustiada y recuerda lo que ya ella vivió con su hija Karolay, quien había desaparecido el 12 de agosto del 2019.

Sus restos fueron encontrados cerca del volcán Barva, en Heredia, después de seis meses de investigación en la cual se determinó que el hombre con quien su hija tenía una relación la mandó matar para evitar que otra mujer con la que él vivía supiera del noviazgo.

La mamá de Karolay le regaló a la mamá una camiseta que dice
La mamá de Karolay le regaló a la mamá una camiseta que dice "Allison, mamá te espera". Foto: Rafael Pacheco

El sospechoso, de apellido Cubillo, y dos hombres más están en prisión preventiva.

Doña Rosmery ha estado pendiente del caso de Allison y ha compartido en las redes sociales su foto suplicando que si alguien sabe algo avise de una vez a las autoridades.

Este miércoles, a las 9 de la mañana, doña Rosmery salió de su casa --en Guararí de Heredia-- y desde La Teja la acompañamos hasta Ujarrás para que pudiera darle su mensaje de apoyo y solidaridad a doña Yendry.

Las dos mamás compartieron lo que una ya vivió y la que la otra está viviendo. Foto: Rafael Pacheco
Las dos mamás compartieron lo que una ya vivió y la que la otra está viviendo. Foto: Rafael Pacheco

A la llegada a Ujarrás un par de retenes con más de seis policías reciben a quienes llegan.

Los oficiales paran a algunos carros para revisarlos y ver si dan con alguna pista. Hasta ahora no hay nada.

Aunque el OIJ suspendió la búsqueda, en el lugar se ve a agentes conversando con vecinos. En la comunidad se respira incertidumbre y tristeza pues Allison era muy conocida.

“Al llegar me siento como si estuviera viviendo lo mismo que con Karolay cuando yo salía a buscarla por todas partes y la gente me ayudaba”, dijo doña Rosmery.

Doña Rosemary Cordero Villegas, anduvo por los lugares donde fue vista Allison. Foto: Rafael Pacheco
Doña Rosemary Cordero Villegas, anduvo por los lugares donde fue vista Allison. Foto: Rafael Pacheco
La van a hacer llorar más

Doña Yendry no sabía que doña Rosmery iba a llegar y cuando la llamamos nos pidió que la lleváramos a su casa y la esperáramos un ratito porque andaba caminando por la zona.

Caminó acompañada de varios allegados por la parte trasera de la represa, siempre buscando a su hija.

Al llegar a la casa, las dos mamás se abrazaron y se dijeron algunas palabras.

Doña Rosmery le regaló una camiseta con una foto de la hermosa jovencita y con la leyenda “Allison, mamá te espera”; al verla, doña Yendry rompió a llorar.

La policía sigue caminando por las fincas. Foto: Rafael Pacheco
La policía sigue caminando por las fincas. Foto: Rafael Pacheco

Luego se sentaron en el corredor de la casa de la familia de Allison a conversar, doña Rosmery le contó todo lo que pasó con su hija y la desesperación que vivió.

“No la deje de buscar, desconfíe de todas las personas, llore para que se sienta más fuerte, va a tener días muy duros y de desesperación, pero confíe en Dios, yo confío en que su hija y usted se van a poder abrazar”, dijo.

“Me han mandado fotos diciendo que es mi hija, pero al final son tomadas de internet“, Yendry Vásquez, mamá de Allison

Añadió: "Yo confío en que ustedes van a volver a estar juntas porque ella es su única hija. Dios no se equivoca, yo ya no tengo a mi hija, pero Dios me está permitiendo ver crecer a mi nieta”.

Por lo que ya vivió, doña Rosmery alertó a doña Yendry y le dijo que mucha gente mal intencionada se le va a acercar para darle información falsa que la va a hacer llorar y a desesperarse.

Entonces la mamá de Allison le dijo que ya está viviendo eso.

En Cartago centro, al costado norte de Plaza Iglesias, están estos afiches. Foto: Rafael Pacheco
En Cartago centro, al costado norte de Plaza Iglesias, están estos afiches. Foto: Rafael Pacheco

“Me han dicho muchas cosas, algunas me han dolido y otras me han enojado mucho. Me mandaron hasta una foto donde se veía a una muchacha amarrada, de espaldas, y yo pensé que era mi hija pero después la revisaron con Google y vieron que era tomada de internet.

La gente desalmada no conoce los límites.

"Después (mandaron) otra de una muchacha metida en una cajuela, pero la cortaron y los jeans se veían y yo dije ‘esos son los pantalones de Allison’, buscamos y vimos que era la de una muchacha asesinada en otro país”, narró la señora.

Los oficiales siguen revisando carros en la entrada a la comunidad. Foto: Rafael Pacheco
Los oficiales siguen revisando carros en la entrada a la comunidad. Foto: Rafael Pacheco
Aquí se habría bajado Allison cuando regresaba hacia su casa. Foto: Rafael Pacheco
Aquí se habría bajado Allison cuando regresaba hacia su casa. Foto: Rafael Pacheco

Contó doña Yendry que aunque el OIJ le ha pedido que se quede en la casa, ella no puede, siente el impulso de salir a buscar y en todos estos días han hecho varias veces las mismas rutas.

“Lo único que hemos encontrado son sus lentes y una argolla, no sabemos nada más y hemos pasado por esa finca muchas veces y no damos con nada más”, dijo la mamá.

Ella confiesa que se ha sentido golpeada por la depresión y aunque en su casa la apoyan ha tenido momentos en que les pide a los parientes que la dejen sola para hablar con Dios.

“Yo tengo una foto de mi hija y me pongo a hablar con ella y le pido que regrese, en mi casa nosotros no tenemos enemigos, somos una familia amorosa y unida pero definitivamente a quien hizo esto le falló el corazón”, declaró.

Durante la conversación ambas madres coincidieron en que sus hijas son jóvenes hermosas, coquetas y muy vanidosas. Ninguna salía de casa sin arreglarse y maquillarse.

40 policías trabajan en la zona.

La familia de Allison se siente apoyada por sus vecinos y por la comunidad aunque también está preocupada por sus trabajos; doña Yendry, por ejemplo, trabaja en una boutique en Cartago y sus hermanos en otros lugares y ellos no ha querido dejarla sola en la búsqueda.

“Ahorita la prioridad es estar con mi hermana y que encontremos a Allison”, dijo Xiomara Vásquez, una tia de Allison.

Yendry recordó, muy pensativa, que los días anteriores a que Allison desapareciera compartieron mucho juntas.

Fueron a comer a McDonald’s, que a la joven le encantaba, se fueron a pintar las uñas y un día hasta le ayudó a maquillarse porque Allison había estudiado para ser maquillista y le gustaba ver siempre muy bonitas a su tía y a su mamá.

El peor cumpleaños

Doña Yendry nos contó con gran dolor que ella cumple años el sábado y que Allison siempre le compraba un tres leches de ₡3.500, bajaba por las gradas de la casa y le cantaba.

“No quiero pensar lo que va a ser este día para mí”, dijo.

Doña Rosmery le contó que ella ha dejado de celebrar todo desde que su hija no está.

La familia de Allison no sabe qué pensar ni sospecha nada.

Dice la mamá de la estudiante que Allison fue a su tercer día de clases en el colegio de Cachí, pero no hubo lecciones, así que se fue a comer a la casa de su suegra, luego agarró el bus y se bajó al llegar al destino. Poco después se le pierde la pista.

“Veníamos hablando, después no me contestó y ya yo la iba a topar, nos dicen que la vieron pasar por el puente, pero no se sabe más que eso”, recordó.

Del puente donde fue vista Allison hasta su casa hay un kilómetro.

Doña Yendry ha visto en Facebook publicaciones según las cuales el novio de Allison tiene una deuda y que por eso la secuestraron, pero ella no cree eso.

“Tienen un año de relación y casi ni salían, siempre pasaban aquí metidos, es un buen muchacho, está muy afectado por lo que dicen, él y su familia me están apoyando y acompañando, nunca han tenido problemas más que los normales de un noviazgo”, dijo.

Al llegar la hora de la despedida, doña Yendry agradeció a doña Rosmery su visita y sus palabras.

“Yo no puedo explicar lo que siente mi corazón, la paz de venirla a ver para que ella sepa que muchas oraciones la están acompañando y que no está sola en esto”, dijo la mamá de Karolay.

En Ujarrás hay vecinos que dicen sentirse temerosos aunque viven en un lugar tranquilo. Los tiene así el no saber qué pasó con Allison.

En Ujarrás, un grupo de 50 policías sigue caminando por fincas en busca de pistas.

Si usted sabe algo de Allison llame al 8008000645 del OIJ.