Oficiales cumplieron sueño a Jamerson Cabezas Hernández

Por: Silvia Coto 8 marzo, 2019
Ver más!

El pequeño Jamerson Cabezas Hernández, de 11 años, se convirtió este viernes en comandante de la Fuerza Pública, ese es el sueño de este guerrero que padece de una enfermedad terminal.

Desde muy chiquitico este vecino de Santa Rita de Nandayure, Guanacaste, le ha dicho a su papás que quiere ser oficial y además ser guía de uno de los perros detectores de droga o explosivos.

Don Alexis Cabezas nos contó que su hijo padece una enfermedad de inmunodeficiencia que afecta sus órganos, al parecer, porque los genes de ambos papás no son compatibles, esta es una enfermedad que le da a una de cada 100 mil personas en el mundo. Jamerson tiene otro hermano de 16 años, pero él está sanito.

El pequeño recibió la insignia y pines como un comandante más. Fotografía José Cordero

“Se la diagnosticaron al año y medio y desde los seis años está en silla de ruedas, los médicos nos dicen que está en fase terminal, tiene que venir a constantes citas en el Hospital Nacional de Niños, él habla demasiado poco y se cansa mucho, nosotros sabemos que para Dios nada es imposible, Él tiene la última palabra, nos mantenemos con mucha fe y siempre queremos darle a nuestro hijo lo mejor en calidad de vida y tiempo, además de momentos felices”, dijo el papá.

Don Alexis nos contó que su hijo siempre ha vivido con la ilusión de ser comandante, le encantan las patrullas, en una tablet que tiene solo ve videos de policías y se emociona mucho cuando ver pasar un policía por su casa.

Por esa razón, el Ministerio de Seguridad Pública se organizó para cumplirle el sueño y nombrarlo comandante de honor este viernes.

Jamerson tenía cita en el Hospital Nacional de Niños, una escolta de oficiales lo llegó a recoger, pero primero le entregaron un uniforme de su talla y junto con sus papás lo llevaron el Ministerio de Seguridad Pública.

El jugador José Andrés Salvatierra le llevó un regalo al pequeño. Fotografía José Cordero

Un montón de oficiales le dieron la bienvenida y para cerrar un día inolvidable llegó el futbolista José Andrés Salvatierra, pues el chiquitín es superliguista.

En un lindo acto el pequeño recibió el nombramiento y los pines que lo convirtieron en el comandante Cabezas.

Don Alexis, papá del niño, lloró de felicidad. Fotografía José Cordero

“Estamos felices porque esto era algo que él anhelaba, ya esto nos da mucha tranquilidad”, dijo don Alexis.

Los oficiales recogieron víveres, dinero y llevaron regalos para el pequeño, además, la Liga le regalo una camiseta, gorra y otros detallitos.

“Nosotros somos un ejemplo para ellos, pero hoy Jamerson es un ejemplo para nosotros, nos dice que luchemos por nuestros sueños y sigamos hacia adelante”, dijo Salvatierra

Jamerson tiene 11 años y padece una enfermedad terminal. Fotografía José Cordero

Doña Marjorie Hernández, mamá de Jamerson, aseguró que se siente feliz de que su pequeño viviera un momento tan lindo.

“Este es un hecho inspirador en una época difícil que vive el país, es para nosotros un aliciente que portar el uniforme aún sea de inspiración para niños y jóvenes como Jamerson, esto nos obliga a llevar una vida recta de mucha entrega por nuestro trabajo, seguir arriesgando la vida para dar lo mejor de sí”, dijo Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública.

Estas son las insignias que recibió el niño. Foto: José Cordero

Uno de los momentos más lindos que vivió este guerrero durante la actividad fue poder hacerle cariño a un oficial canino, pues según contaron los padres le encantan los perros; sin embargo, como vienen tanto al hospital no pueden tener mascotas porque no tienen un lugar seguro en la casa para tenerlo y hace demasiado calor.

La familia necesita una silla de ruedas número 16, y un aire acondicionado para el cuarto de este chiquitín, si usted quiere ayudarles puede llamarlos al 6369-5819.

Además, don Alexis está buscando trabajito en seguridad, él nos contó que pasan un poco apretados de dinero porque en la zona donde viven casi no hay fuentes de empleo, entonces lo llaman para que pite en partidos amistosos y por eso le pegan cinco rojitos.