Silvia Coto.9 enero

Un perrito lleva 11 días sin poder abrir el hocico como consecuencia del maltrato que sufrió en Alajuela.

Fueron rescatistas de Ayuda Animalista quienes lo salvaron de la pesadilla en la que estaba y ahora velan por su recuperación.

El perrito se alimenta con ayuda de mangueritas y jeringas. Foto: Cortesía Ayuda Animalista
El perrito se alimenta con ayuda de mangueritas y jeringas. Foto: Cortesía Ayuda Animalista

Irene Aguilar, una de las rescatistas, nos contó que al perrito le pusieron Kamau, que significa guerrero silencioso, y apenas tiene seis meses.

Irene y su hermana Kathia son de la asociación y el 28 de diciembre recibieron una llamada en la cual les decían que había un perro abandonado en un lugar llamado El gato verde, en el barrio San José.

Irene decidió irse de inmediato con una amiga para ver qué ocurría.

“Lo que creemos es que le cerraron el hocico con cinta”, dijo Irene Aguilar, rescatista.

“El perro estaba en un apartamento, andaba suelto y se veía muy extraño. Llamamos a la Policía y en pocos minutos llegaron a colaborarnos, lo sacaron y cuando le íbamos a dar agua y comida el perro se alegró, pero nos dimos cuenta de que no podría abrir el hocico, tenía como goma en una oreja y en una pata. No estaba enfermo y de una vez supimos que era un caso de maltrato”, dijo Kathia.

Llegaron a pensar que le habían echado pegamento.

Según la rescatista, después de que la veterinaria Eugenia Echandi, de Sabanilla de Montes de Oca, revisó a Kamau y le hicieron exámenes descartaron que le hubieran pegado el hocico.

A Kamau le están haciendo varias terapias para que el músculo de su mandíbula afloje. Foto: Cortesía
A Kamau le están haciendo varias terapias para que el músculo de su mandíbula afloje. Foto: Cortesía

“Al parecer lo que le hicieron fue amarrarle el hocico con algún tipo de cinta o tape para que no pudiera ladrar. Él se logró arrancar esa cinta y pensamos que por eso tenía la goma, pero todavía no puede abrir el hocico, cuando ve la comida se pone contento, pero no puede comerla solito ni ladrar. Entre los avances que ha tenido es que puede sacar un poco la lengüita, es un caso muy triste”, dijo Irene.

Doña Irene ya puso la denuncia ante el OIJ para exigir una investigación. Foto: Cortesía
Doña Irene ya puso la denuncia ante el OIJ para exigir una investigación. Foto: Cortesía

Vecinos del apartamento donde estaba el perrito les dijeron a las rescatistas que el animalito ladraba demasiado todos los días y de pronto les extrañó que dejaron de oirlo.

“Los dueños andaban de vacaciones y el perro tenía entre cuatro y cinco días solito, la policía nos hizo un acta y ya pusimos la denuncia ante el OIJ para que ellos determinen en la investigación quién le hizo esto a Kamau.

"El perro es responsabilidad del dueño pero supimos que una vecina dijo que el perrito hacía mucha bulla y que iba a hacer algo para callarlo, pero eso le compete al OIJ, la ley impone una multa o hasta días cárcel ante un maltrato”, dijo Irene.

Amigos y amigas parecen que sus oraciones están haciendo milagros Kamau logró hoy abrir el hocico medio centimertro se le va empezar haciendo terapia con electroacopuntura y esta con esteroides y antiinflamatorios se le tratara de dar carne molida gracias a todos el tac ya se nos donó por el grupo INS que ayuda animalitos , seguimos luchando

Posted by Irene Aguilar Miranda on Tuesday, December 31, 2019

Kamau todavía está internado y le están poniendo acupuntura y aplicándole varias terapias para que el músculo empiece a aflojar y pueda abrir el hocico de nuevo.

Por el momento lo alimentan con sondas y le dan agua con jeringas.

“Hasta hoy a los dueños no les ha interesado el perrito, no sabemos cuánto tiempo más va a durar en recuperación, esperamos que se ponga bien y cuando esté listo lo vamos a dar en adopción.

"Yo voy a seguir pendiente de la denuncia para llegar hasta las últimas consecuencias porque para eso está la Ley contra el maltrato animal, para evitar que sigan ocurriendo estas cosas. No podemos seguir permitiendo tanta crueldad”, dijo Irene.

Kamau necesita comida especial y pagar los tratamientos que le están haciendo; si usted quiere ayudar a las rescatistas puede comunicarse con ellas al teléfono 6467-0230.

Ayuda Animalista cuenta con 70 voluntarios y aseguran que solo en el 2019 auxiliaron a 2000 animalitos.