Adrían Galeano Calvo.12 septiembre

Remolino en Pavas

Los fuertes vientos de este miércoles dieron origen a un remolino que puso en apuros a varios vecinos de Pavas y Rohrmoser con sus diabluras, quienes vieron como las latas de sus techos salían volando.

Esta situación sucedió a las 2 p. m. y se sintió con mayor fuerza cerca de la embajada de los Estados Unidos, en Pavas.

Los vientos fueron tan fuertes que lograron traerse al suelo un pequeño árbol de flor de itabo que estaba a un lado de una parada de taxis, al frente de la embajada gringa. Un anuncio sobre trámites para visas tampoco aguantó la fuerza de las ráfagas.

Aunque el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja no reportaron personas heridas o casas muy dañadas por los vientos, en un recorrido hecho por La Teja sí se pudo observar que los vientos arrancaron un par de latas de un techo.

Don Nelson Solís, a quien pescamos con una lata de metal nueva, nos contó que se dirigía a ayudar a una vecina en Rohrmoser, pues el remolino le dañó el techo.

Don Nelson llegó a ayudar a una vecina en Rohrmoser. Fotos Melissa Fernández
Don Nelson llegó a ayudar a una vecina en Rohrmoser. Fotos Melissa Fernández

Aunque varias personas que observaron el fenómeno dijeron que se trataba de un tornado, Juan Diego Naranjo, meteorólogo del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), explicó que realmente se trataba de un remolino.

“Los remolinos son originados por la nube llamada cumulonimbus, que es la que genera los aguaceros y las tormentas eléctricas además del viento. En ocasiones estos fuertes vientos bajan en forma de remolino y dependiendo de si toca el suelo y mueve algunos objetos la gente tiene la idea de que se trata de un tornado”, dijo.

Naranjo además señaló que los remolinos son un fenómeno completamente normal durante la época lluviosa, lo que pasa es que no ocurren tan a menudo.