Silvia Coto.15 junio
Los agentes del OIJ allanaron la casa, después de que los vecinos botaron puertas para ayudar a la angustiada abuela. Foto: Comisión de Seguridad San Rafael Abajo
Los agentes del OIJ allanaron la casa, después de que los vecinos botaron puertas para ayudar a la angustiada abuela. Foto: Comisión de Seguridad San Rafael Abajo

Los vecinos de San Rafael Abajo de Desamparados no lo pensaron para romper el portón de una casa y ayudar a una abuelita de tres pequeños a rescatarlos, pues la mujer aseguró que sus nieticos estaban siendo víctimas de agresión por parte de los padres.

El alboroto ocurrió en la calle El Triunfo, del centro comercial Los Higuerones 200 metros al sur y 150 al oeste, frente al bazar El Suyo.

Desde horas de la tarde del viernes Lilliam García, la abuelita de los menores, llegó desesperada porque el Pani le dio a ella la custodia de sus nietitos desde noviembre, pero su hija hace seis días se los llevó. La hija también estuvo viviendo con ella.

“Mi hija y el compañero sentimental agreden y les pegan a los chiquitos, dos son hijos de ese hombre y uno es hijastro, en el Pani le dijeron a mi hija que le daban ayuda psicológica pero ella no quiso, los niños tenían que quedarse conmigo por seis meses", aseguró la señora.

Los vecinos contaron que el viernes el OIJ estuvo casi ocho horas afuera de la casa, pero finalmente les dijeron que en la vivienda no había nadie y se fueron porque no podían allanar.

La Comisión de Seguridad de San Rafael Abajo, que está muy bien organizada, hizo una transmisión desde su sitio web, y eso causó que muchos más vecinos llegaran a apoyar y que incluso la Policía apareciera en dos toques.

En el momento en que los lugareños lograron entrar a la casa, que estaba completamente a oscuras, los oficiales también les ayudaron. Los hermanitos de 11, 7 y 1 años estaban encerrados en un cuarto.

Los papás, al parecer, pusieron un sillón que bloqueaba la entrada al cuarto donde estaban los angelitos por lo que en la vivienda no se escuchaba nada. Dentro de la casa estaban la mamá de los niños y el papá, este último escapó por los techos de las casas.

Los lugareños le entregaron a García a sus nietos y los subieron en un carro para protegerlos, además varias personas les llevaron comida.

“Aquí lo que había era miedo de encontrar a esos chiquitos muertos, porque se sabe que les pegan y que los papás tienen problemas. Los vecinos valientemente decidieron darle al portón hasta poder entrar, para la comunidad es mejor prevenir porque si a los niños después les pasaba algo iban a decir dónde estaban los vecinos que no hicieron nada”, enfatizó Ana María Rosales, vecina.

Rosales añadió: “esto es una injusticia, esos chiquitos hasta que les cambio la cara cuando vieron a la abuela, no merece un niño vivir una vida así”, enfatizó.

Los pequeñitos le dijeron a su abuelita que el papá los tenía amenazados con que los iba a matar si hablaban.

“Mis nietos dicen que tenían mucho miedo hoy (sábado) han pasado pegados a mi muy contentos, la señora del Pani me felicitó por no darme por vencida”, dijo Lilliam García, abuela.

“Dicen que los tenía acostados en el suelo y que les puso una cinta en la boca para que no pudieran gritar, yo esto no se lo puedo perdonar a mi hija, hoy (sábado) están felices, esos vecinos son mis héroes”, dijo la abuela muy agradecida.

Los chiquitos recibieron atención médica, la Cruz Roja informó al OIJ que ellos tenían algunos signos leves de aparente violencia.

El Pani llegó y entrevistó a los pequeños y se los volvió a entregar a su abuelita.

La zona pasó con custodia policial y a las 11 a. m. de este sábado los agentes del OIJ lograron ingresar para hacer el allanamiento pero no encontraron al hombre, él se entregó en la delegación policial la tarde de este sábado.

Los padres quedaron a las ordenes del Ministerio Público.Foto: Facebook Comisión de Seguridad San Rafael Abajo
Los padres quedaron a las ordenes del Ministerio Público.Foto: Facebook Comisión de Seguridad San Rafael Abajo

El director del OIJ, Walter Espinoza, aseguró que recibieron el 13 de junio una denuncia por sustracción de menores y que este viernes les indicaron que en una casa en San Rafael Abajo estaban los pequeños.

“Desde la 2 de la tarde hasta las 9 de la noche (del viernes) los agentes estuvieron en las afueras de la casa, no se observó ningún movimiento, ruidos, ni llamados de auxilio, por lo que la Policía Judicial se retiró porque no se puede ingresar sin una orden de allanamiento sin razón, solo si se puede verificar que haya un delito”, explicó Espinoza.

Cuando los vecinos estaban ingresando a la casa llegó la Policía y lograron rescatar a los niños. Foto: Facebook Comisión de Seguridad San Rafael Abajo
Cuando los vecinos estaban ingresando a la casa llegó la Policía y lograron rescatar a los niños. Foto: Facebook Comisión de Seguridad San Rafael Abajo

El jerarca aseguró que el Pani les indicó que la custodia de los niños la tenían los padres por lo que ellos no determinan la existencia de un hecho delictivo. Sin embargo, al conocer lo ocurrido con los vecinos se solicitó el allanamiento para encontrar pruebas que determinen si los datos que dio la abuelita son reales.

Los padres de los menores fueron puestos a las órdenes del Ministerio Público para que se determine su situación legal.

La casa estuvo custodiada durante varias horas. Foto: Silvia Coto
La casa estuvo custodiada durante varias horas. Foto: Silvia Coto

La Teja consultó al Pani sobre la situación y por medio de la oficina de prensa solo indicaron que son tres niños de 11, 7 y 1 año y medio, que quedaron bajo el cuidado de la abuela. Además que será hasta el lunes que la institución hable sobre el tema.

El Pani está en la mira de los diputados, dos niños murieron por agresiones en las últimas semanas, uno de 13 días de nacido en Alajuelita y otro en Alajuela. En el último caso la indignación fue mayor porque el Pani había recibido la alerta de que el menor, de cinco años, era víctima de agresión pero la funcionaria nunca encontró la dirección.