Sucesos

(Video y audio) Testigo de avionetazo: “Ese mae es un choferazo”

¡Milagro en el Virilla! Aeronave cayó y piloto y copiloto están fuera de peligro

Los testigos del accidente de la avioneta TI- AOP de la empresa Prestige Wings ocurrido la mañana de este lunes en el cañón del Virilla en Heredia, aseguran que la reacción del piloto y las maniobras fueron claves para que los dos ocupantes sobrevivieran.

“Yo venía de cuidar una casa cuando vimos la avioneta pasar por detrás de las casas, venía volando muy bajo pero en eso la perdimos de vista, escuchamos el bombazo, se estrelló en el zacatal y fue cuando la vimos, había un polvazal. Ese mae es un choferazo porque otros por menos han muerto, la avioneta quedó viendo para arriba y desde aquí se veía que estaban vivos. Esto que pasó es un milagro, calidad de choferazo el de esa avioneta”, dijo Francisco Rodríguez, vecino de la Rositer Carballo, en La Uruca.

Otra que se tiró lo ocurrido fue Stephanie Hernández y según contó, solo se agarró la cabeza esperando lo peor.

“Yo iba caminando cuando vi la avioneta, pensé que iba a caer en el río, pero el piloto como que empezó a bajar mucho, como que se tambaleaba tratando de equilibrar, el golpe fue fuerte, pero por dicha están bien, fue impresionante, pudo haber caído en las casas, pero supo qué hacer”, dijo la joven.

La avioneta salió a las 8:45 del aeropuerto Tobías Bolaños en Pavas, de la pista 9, era piloteada por Eladio Salazar Barrionuevo de 33 años y el copiloto Miron Esteban Castro Marín de 22 años, ellos iban para Quepos.

A las 9:12 de la mañana ocurrió el accidente , la avioneta cayó en un zacatal al norte del puente Alfredo González Flores, conocido como la Platina, detrás del cementerio de La Valencia.

El piloto y la torre de control del aeropuerto Tobías Bolaños en Pavas hicieron contacto segundos antes de caer.

“Se cae, se cae, el Alfa, Óscar, Papa, estado de emergencia, se cae el Alfa, Óscar, Papa (matricula de la avioneta) ”, indica el piloto.

El operador de la torre de control le pregunta dos veces ¿A dónde está?

“Estoy a la par de las torres de Valencia”, dice Salazar.

En la torre le preguntan: ¿qué le pasó?

“Me caigo...mae que pich.... nos vamos a llevar playo”, dicen los ocupantes por el radio en el momento del bombazo.

De inmediato, la torre de control da la alerta a los cuerpos de socorro y a otra aeronave para que los busquen.

El piloto Eladio Salazar logró llamar con su celular a pedir ayuda.

Quienes viajaban por el puente de la platina lograron ver la avioneta y decenas de llamadas al 911 permitieron la rápida ubicación. Los socorristas tardaron ocho minutos en llegar hasta donde estaba la aeronave.

Algunas partes del fuselaje quedaron a 20 y 25 metros del pájaro metálico.

Ronny Latouche, jefe de operaciones de Bomberos, explicó que cuando llegaron los dos ocupantes de la avioneta estaban dentro de la cabina, ambos conscientes.

“La avioneta se estrelló sobre un charral, por lo que existía peligro de derrame, tiramos tendidos de mangueras desde los camiones y llevamos extintores ante un posible derrame o que se incendiara mientras atendíamos a los heridos, también tiramos líneas de vida (cuerdas); sin embargo, por suerte se logró llegar hasta los pacientes desde distintos accesos para sacarlos y estabilizarlos”, dijo Latouche, quien comentó que llevaron unos 25 bomberos y seis unidades.

Latouche aseguró que lo bajo que volaba la avioneta le permitió a los testigos calcular que caería en el cañón.

El subdirector de Gestión y Riesgo de la Cruz Roja, Luis Guzmán, comentó que Salazar y Castro fueron sacados en helicópteros que aterrizaron en el terreno que está detrás del cementerio de Valencia y después fueron trasladados al Hospital México.

“Por el mecanismo de trauma (el bombazo) los trasladamos en condición delicada al centro médico”, dijo Guzmán.

Los ocupantes de la TI -AOP fueron estabilizados en el Hospital México y trasladados al Hospital del Trauma.

El médico Diego Hernández Calvo, de la unidad de Valoración del Hospital del Trauma, confirmó que ambos pacientes se encuentran bien.

“El primero se recibió a eso de las 10:30 a. m. con traumas cerrados y está en observación, media hora después entró el segundo paciente con traumas cerrados y una fractura que requiere manejo en sala de operaciones y se les están completando estudios. En este momento ambos están estables”, dijo el doctor.

Las familias de ambos aviadores permanecían en la sala de espera del centro médico.

Don Edwin Castro, padre del copiloto, aseguró que es un milagro que su muchacho y el piloto estén vivos.

Castro es jefe de Operaciones de la Policía Metropolitana en San José, él contó que se encontraba en su oficina cuando le avisaron que su hijo tuvo un accidente y que la avioneta había caído en el Virilla.

“Recibí la llamada, me indicaron el lugar, le pedí permiso a la jefatura, me fui a la zona, cuando llegué solo habían sacado un piloto, mi hijo todavía estaba en el lugar del siniestro, personalmente ayude en el rescate de mi hijo, luego me fui en el helicóptero hasta el hospital con él”, contó Castro.

Él comentó que su hijo tiene un golpe en la pierna derecha y una cortada en la ceja derecha.

“Gracias a Dios no tiene fracturas, está en observación y es posible que le den hoy mismo de alta, gracias a Dios no pasó a más, solo el susto”, dijo don Edwin, quien tiene 26 años de ser oficial.

Niximia Marín, mamá de Miron, aseguró que se llevó un susto terrible, ella solo comentó que su hijo estaba bien y que tiene casi un año de ser piloto.

Los familiares de Eladio no dieron declaraciones.

El médico de bomberos Luis Fernández también tuvo que ser atendido y llevado al Hospital del Trauma, él sufrió una caída cuando ayudaba en la atención del accidente y se lesionó un tobillo y la muñeca de una mano.

El director de Aviación Civil. Guillermo Hope, indicó que la avioneta tenía todos los papeles en regla y que el plan de vuelo indicaba que iban a aterrizar en el aeródromo de Quepos, un vuelo que tarda 45 minutos, el accidente ocurrió después de que la avioneta hizo un viraje a la izquierda.

Las autoridades presumen que una falla mecánica provocó que la avioneta perdiera potencia y eso ocasionó la caída. Los expertos de Aviación Civil quedaron a cargo de la investigación.

La periodista Glenda Umaña, posteó en su Facebook su asombro sobre lo ocurrido y aseguró que ha volado con Eladio.

"He tenido la oportunidad de volar con él. Eladio Salazar es un piloto excelente de la destacada empresa Prestige Wing S.A,

Silvia Coto

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.