Sucesos

Vuelco que casi termina en tragedia inspiró a abogada a crear su propio negocio

Doña Ibis Salas y su perrito Simba celebrarán dos años de vida desde que les ocurrió el accidente de tránsito

La abogada Ibis Salas Rodríguez y su amado Simba, un perrito schnauzer, tienen motivos de sobra para celebrar a lo grande este martes 19 de octubre, ya que ese día cumplirán dos años de haber nacido de nuevo, luego de sobrevivir a un aparatoso accidente de tránsito.

Además, ese mismo día se cumplirá el primer aniversario de “Simba’s Mom”, el negocito que Salas decidió crear junto a su peludito, luego de que Dios les dio la oportunidad de seguir juntos en este mundo.

Pero la curiosidad con el 19 de octubre no muere ahí, ya que ese día es el cumpleaños de Ibis, quien llegará a los 45 años; mientras que Simba cumplirá 10 años el 17 octubre. Según Ibis, todo eso demuestra que ellos estaban destinados a estar juntos.

“Estamos más peguitas que nunca, Simba está muy bien gracias a Dios, el único problema que tiene es que la mamá le da comida que no debe, entonces está todo gordito”, contó entre risas.

El accidente que les cambió la vida a Ibis y Simba ocurrió en la carretera que comunica a Caldera con San José (ruta 27) y en el sector conocido como La Roca, Salas perdió el control del carro y este se volcó, en el incidente ella perdió el brazo izquierdo y Simba se escapó del lugar.

Ibis fue internada en el hospital Monseñor Sanabria y pese a las lesiones que sufrió no podía dejar de pensar en Simba, afortunadamente el 22 de octubre un grupo de bomberos encontró al peludito en una zona montañosa cerca de donde ocurrió el accidente.


—  “Tuvimos el accidente el 19 de octubre del 2019, que además es mi fecha de nacimiento, por eso digo que fue volver a nacer en la misma fecha”, dijo Ibis Salas.

Agradecimiento dio pie a negocito

Ibis contó que siempre soñó con tener un negocito propio, pero nunca se atrevió a dar el primer paso para cumplir esa meta, sin embargo, todo cambió durante el primer aniversario de vida luego del accidente.

“El año pasado yo quería hacer algo especial en señal de agradecimiento hacia la vida y el montón de gente que estuvo y sigue estando muy pendiente de nosotros.

Ibis Salas y su perrito Simba. Foto cortesía Ibis Salas.

“Hice una celebración de cumpleaños con queque y con un detallito para las personas, al principio pensé en comprarles algo, pero luego decidí hacer ese detalle y se me ocurrió algo útil como un jaboncito, al final terminé haciendo 114 jabones a puros tutoriales”, recordó.

Salas contó que mientras hacia esos jabones se le encendió el bombillo y fue en ese momento que decidió que ese sería el negocito que tanto había anhelado.

“Es de cosmética natural y está dirigido a personas y a perritos. Le puse Simba’s Mom porque quería que tuviera una relación con mi perrito, porque tenemos una relación muy especial, y prácticamente ambos volvimos a nacer el día del accidente”.

Entre los productos que Salas ofrece para las personas están champú, cremas, jabones, acondicionador, velas de parafina y velas para masajes, que son de las más gustadas.

“Para los perritos tenemos jabones, champú, acondicionador y el producto estrella que es un bálsamo para las motitas (la patita por debajo), es barato, pero es lo que más vendo y a la gente le gusta mucho”.

Ibis contó que con motivo del doble aniversario realizará un gran sorteo, por lo que todos los quieran pulsear el premio pueden participar en el perfil de Facebook de “Simba´s Mom”.

Motiva a los demás

Además de chinear a Simba e impulsar su negocito, Ibis también se ha dedicada a compartir su testimonio para tocar la vida de otras personas, y demostrarles que sí es posible sobreponerse a las adversidades y ser feliz.

Ella lo ha conseguido por medio del ejercicio y videos que ha compartido en su perfil de Facebook.

“Yo quería regresar al gimnasio porque era un tema pendiente para mí, hace un mes volví y en este tiempo he visto que la gente se motiva al verme.

“Por eso hice un video al que le puse: ‘¿Mi límite?, mi decisión’, en el que salgó haciendo ejercicios y les recuerdo a las personas que si yo puedo hacerlo ellos también. Si solo una persona se siente identificada con eso yo ya estoy cumpliendo con uno de los propósitos que Dios me puso”, contó.

Salas dijo que desde el accidente todo ha sido un proceso de aprendizaje para ella, donde cosas que antes veía tan simples como amarrarse los zapatos se han convertido en pequeñas victorias que la motivan a seguir adelante, por eso es que ahora valora mucho más las cosas.

Ibis también contó que aún está a la espera de su prótesis, pues el proceso de entrega se retrasó debido a la pandemia. Ella espera recibir buenas noticias a inicios de noviembre, pero de momento vive feliz y tranquila junto a su inseparable peludito.