"La niebla del amor" es una práctica sexual que consiste en congelar los genitales y está arrasando en muchos países europeos como la tendencia sexual más activa.

Para poner en práctica "la niebla" se usa un tanque de nitrógeno líquido que hace que la piel cree una sensación de congelación, aumentando los niveles de endorfinas y elevando el deseo sexual.

Según The Sun un balneario de Manchester ha sido el primero en poner en práctica esta técnica.

Además, del mejorar el placer esta técnica hace que la zona genital esté más juvenil, clara y con un mejor aspecto visual. Se cree que esta nueva moda no tienen efectos secundarios ni perjudiciales para la salud.