Doña Eugenia dijo sentirse mal porque le da miedo perder algunos de sus clientes. Foto: John Durán
Doña Eugenia dijo sentirse mal porque le da miedo perder algunos de sus clientes. Foto: John Durán

El que nunca ha perdido la paciencia en medio de una llamada telefónica, porque no le sirve el Internet de la choza y la empresa encargada se lo baile y no resuelve nada, que tire la primera piedra.

Por eso, doña Eugenia María Cartín: ¡estamos con-Tigo! 

Ella es la señora que, muy probablemente, usted escuchó el miércoles en un audio de WhatsApp o, quizás, leyó de ella en páginas de Internet donde se hablaba de una clienta que se agarró con un empleado de la empresa Tigo.

Debido a ese pleito, la señora, de 72 años, se hizo "famosa" pero no de la forma que todos desean ya que después de haber escuchado el audio, muchos la agarraron de piñata en las redes sociales.

 Sin embargo, la traductora de profesión tiene su versión del porqué trató así al pobre muchacho que le atendió la llamada.

Cartín le contó a La Teja que ella tenía tres días de estar esperando que Tigo le resolviera el problema con el Internet y que  cuando hizo esa llamada explotó.

Doña Eugenia le sirve de traductora a clientes de todo el mundo, por eso necesita el Internet en su casa.

"Me mantengo firme en mi posición, lamento que se me haya subido el carácter, pero ya estaba desesperada. Eran tres días y la gente estaba presionándome. La traducción es una profesión de mucha presión", le dijo doña Eugenia a La Teja ayer desde la oficina de su abogado.

La señora cuenta que la conversación se dio en marzo y que ella se enteró de que el audio se había filtrado por una familiar suya.

"Una prima me llamó y me dijo que me estaba mandando por e-mail un audio que le llegó y quería que lo escuchara porque no le gustaba", agregó.

Demanda en el horno
Rodolfo Alvarado, abogado de Eugenia Cartín. Foto: John Durán.
Rodolfo Alvarado, abogado de Eugenia Cartín. Foto: John Durán.

Toda empresa que tenga servicio al cliente mediante la vía telefónica tiene el derecho de grabar las conversaciones de sus empleados con los clientes, pero no a difundir esa conversación.

"La Ley General de Telecomunicaciones establece, en su artículo 42, la obligación de los operadores y proveedores de los servicios de telecomunicaciones de garantizar el secreto de las comunicaciones y protección de los datos personales. La SUTEL, como garante de los derechos de los usuarios, debe velar porque esto se cumpla", comentó Gilbert Camacho, presidente del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL).

Por eso es que doña Eugenia ya está preparando una demanda en contra de la telefónica. Para ella, la empresa violó el derecho a la privacidad de las telecomunicaciones y de datos personales.

"Nosotros tenemos muy claro la demanda contra Tigo en tres normas: la Ley General de Telecomunicaciones por la la privacidad de las comunicaciones y protección de datos personales; la es segunda por la ley de protección de la persona frente al tratamiento de sus datos personales del deber de confidencialidad y la tercera sobre el Código Penal, articulo 196 que habla de la violación de datos personales. Y habla de dos y hasta cuatro años de cárcel", dijo Rodolfo Álvarez, abogado de la señora.

Álvarez agregó que ellos van a defender a Cartín a muerte ya que le parece una injusticia la exposición que le dieron.

"Yo he recibido llamadas de todo el mundo y la que más me preocupó fue una de Chile. No me ha costado dormir, pero sí queda uno muy preocupada porque me expusieron ante los ladrones", añadió doña Eugenia.

El audio revela mucha información personal de la señora.

No lo descartan

Intentamos conversar con algún encargado de la empresa Tigo para despejar varias dudas; sin embargo, lo que hicieron fue mandar un comunicado de prensa. (ver recuadro aparte).

En ese escrito la empresa lamentó lo ocurrido y aseguró estar investigando.

"Queremos que la empresa Tigo sepa que vamos a demandar con todo por el mal que le están haciendo a mi cliente". Rodolfo Alvarado, abogado.