Encuentran bacteria Clostridium perfringens en análisis de las heces

Por: Karen Fernández Hace 6 días
En el Centro de atención del Adulto Mayor de San Ramón se vivió una emergencia el 29 de noviembre, cuando ocho fueron trasladados al hospital por intoxicación. Foto: John Durán
En el Centro de atención del Adulto Mayor de San Ramón se vivió una emergencia el 29 de noviembre, cuando ocho fueron trasladados al hospital por intoxicación. Foto: John Durán

La presencia de la bacteria Clostridium perfringens en las muestras de las heces que les tomaron a los ocho adultos mayores intoxicados el 29 de noviembre en el Centro de Atención Adulto Mayor de San Ramón, enfilaron las sospechas del envenenamiento hacia el pollo y no a la leche con la que prepararon el atol que se mencionó inicialmente como responsable.

Sin embargo, el doctor Daniel Salas, director de Vigilancia de la Salud, aclaró que como no se le pudieron tomar muestras al pollo, (se lo comieron todo), no han podido determinar si efectivamente este fue el responsable de la emergencia que cobró la vida de don Víctor Montero, de 79 años, y Odalía Guzmán, de 95 años, residentes del centro de ancianos.

Para que a usted no le pase lo mismo en su casa, le damos algunas recomendaciones dadas por el doctor Salas y la doctora María Luisa Ávila, infectóloga pediatra, sobre cómo manipular esta delicada carne.

–¿En qué se tiene que fijar antes de comprar pollo?

Que la carne no huela mal, que no tenga otro color y que se compre en establecimientos con el permiso de salud correspondiente, no en carnicerías clandestinas. Además, fíjese en la fecha de vencimiento, el tipo de envasado y no lo compre si ya está próximo a vencer.

–¿Cómo se debe trasladar la carne del súper a la casa?

Si la distancia de recorrido es mucha lo recomendable es llevar una hielera para mantenerlo fresco mientras se desplaza, así evita que se contamine con bacterias por estar tanto rato fuera de congelación.

-¿Cómo descongelarlo?

Si no se lo va a comer de una vez, debe congelarlo cuanto antes y empacarlo en porciones para que la próxima vez que vaya a prepararlo solo tenga que descongelar lo que va a necesitar y no estar cambiando la temperatura de la carne a cada rato. Además, el descongelamiento debe ser paulatino, no hacerlo forzado.

–¿Cómo preparar el pollo?

-No contaminar lo que ya cocinó con lo que está crudo. Si va a hacer algún corte, asegúrese que tanto el cuchillo, como la tabla en la que lo corte esté limpio. Asegúrese de que la carne esté bien cocinada, para asegurarse que no vayan bacterias.

–¿Cuáles otras recomendaciones deben tenerse en cuenta?

–Si tiene cuchillos de esos que se mantienen en las hendijas del guardacuchillos, debe lavarlo antes de usarlo, aunque usted crea que está limpio. Cómaselo rápido.

No mezcle carnes con pollo, ni verduras u otros alimentos crudos y cocinados en la refri. Mantenga la refrigeradora ordenada, botar los productos que estén vencidos y dese un buen lavado de manos antes de preparar cualquier alimento. Use tablas de vidrio y si son de madera, plástico u otra superficie porosa, lávela bien inmediatamente después de usarla para prevenir que se quede sangre guardada y multiplicando bacterias en ella.