Panameño inició este jueves los entrenamientos con el cuadro manudo

Por: Andrés Mora 2 enero

Este 2 de enero fue un día especial para el defensor panameño Adolfo Machado, ya que se vistió por primera vez con la chema rojinegra en el inicios de los entrenamientos de cara al torneo de Clausura 2020.

Adolfo ya tiene su campo en el camerino erizo. Fotografía: Prensa Alajuelense

El nuevo refuerzo de Alajuelense en su objetivo de lograr el título 30 contó cómo se dio el primer contacto con los erizos el cual ocurrió mientras estaba concentrado con Jicaral- Sercoba para disputar un partido amistoso.

“Fue una noticia muy emotiva para mí, muy alegre, la cogí con toda la felicidad del mundo y gracias a Dios hoy estamos aquí vistiendo los colores rojinegros”, Machado.

“Recibí la llamada de mi empresario, quien me dijo que Liga Deportiva Alajuelense quería que fuera parte del equipo, del proyecto. Fue un momento muy alegre para mí, no me lo podía creer. No se lo conté a ninguno de mis compañeros porque era un sentimiento que lo tenía que contener por dentro para que no saliera a la luz. Gracias a Dios hoy estamos aquí vistiendo los colores rojinegros”, recordó el pana en declaraciones que dio al departamento de prensa del club erizo en su primer día.

Lo que si hizo apenas pudo fue contárselo a su esposa (Maholy).

“A ella solo le faltó brincar de la alegría, estaba muy contenta con la noticia y cada día me preguntaba: ‘¿cómo va la negociación con la Liga?'. Yo le dije que íbamos bien, con buenos pasos y cuando se dio la firma fue un momento de mucho sentimiento, de mucha alegría y gozo. Es una bendición que Dios nos da el estar en esta gran institución”, indicó Machado.

La principal intriga era cómo iba a tomarlo la afición del Saprissa, porque Adolfo dejó una gran huella en ese club y ahora se pasa para el lado del archirrival, con quienes se siente plenamente identificado.

El pana se dio gusto el torneo pasado viviendo en JIcaral. Fotografía José Cordero

Machado también resaltó la importancia de jugar el torneo pasado con los jicaraleños, club que acababa de llegar a la máxima categoría.

“Fue un gran torneo, un equipo que venía ascendiendo. Creo que hizo una buena campaña, aceptable”, dijo Adolfo.

Machado tiene 34 años y con el Monstruo jugó hasta el 2016, después se fue al Houston Dynamo. También pasó por el fútbol boliviano con el The Strongest antes de volver a Tiquicia hace seis meses.