Deportes

Aficionada se rajó como la manta con Jonathan Moya: “¡Rico, papacito, te amo!”

Este domingo circuló un video en donde la muchacha le grita de todo al futbolista

Moya entró al minuto 61. Prensa Fedefútbol.

El delantero Jonathan Moya tiene un club de fans en Tiquicia y este domingo por la tarde quedó en evidencia, cuando Yulisa Rojas, una de sus fieles admiradoras se hizo famosa por gritarle a los cuatro vientos lo mucho que le gusta.

Corría el minuto 61 del juego entre las selecciones de Costa Rica y El Salvador, cuando Moyata entró para sustituir a Johan Venegas. Es en ese momento cuando Rojas, quien estaba en la casa de unos amigos tirándose la mejenga empieza a gritarle de todo al jugador y graban un video de la joven llenando de piropos y palabras calientes al artillero que juega con el FC Anyang de Corea del Sur, que pronto circuló por WhatsApp.

La muchacha se mandó fuerte: “¡rico, papacito, te amo!”, decía a viva voz.

“Cuando entra Moya a un partido yo grito y me emociono toda. Antes le escribía todos los días en Instagram y un día me contestó y fue como que se cumplió un sueño. En el video se ve como soy, esa es mi reacción natural. Yo le envié el video y él me contestó que se hizo viral.

“Estoy esperando que me apliquen la segunda dosis de la vacuna para irlo a ver en vivo y a todo color. Él es muy guapo y cuando me contestó el mensaje me agradeció el apoyo”, contó Rojas, quien es modelo, estudia Enfermería y trabaja como recepcionista.

“Me hizo gracia”

Moya compartió el video en sus redes sociales y hasta su mamá Damaris Aguilar, lo vio junto a su esposo Juan Luis y las hermanas de Moya, Wendy, Jennifer y María Fernanda.

La mamá del delantero conversó con La Teja y contó que no se sorprendió cuando lo vio.

“Él se toma estas cosas con tranquilidad y cuando hay comentarios en contra no los toma de forma personal, pues sabe que son parte de su trabajo”. Damaris Aguilar, mamá de Jonathan Moya.

“El video me lo enseñaron mis hijas y me hizo gracia, pero no es la primera vez que escucho que a mi hijo le dicen esas cosas.

“Acá en Monteverde cuando me ven me dicen que mi hijo es muy guapo, que es un rico, hasta sabroso me le han dicho y yo me siento orgullosa, porque es la realidad. Ningún carnicero dice que su carne es mala y es cierto, mi hijo es muy guapo”, dijo entre risas.

La mamá, quien llama a Moyata, la Cochita de mamá, manifestó que no le incomodan los comentarios hacia su retoño, ya sea los buenos y los no tan favorecedores.

Jimena (izquierda) fue quien le mostró el video de su tío a su mamá y abuela. Cortesía.

“Nosotros somos felices cuando él viene y cuando vamos a algún lado porque la gente se quiere tomar fotos con él.

“Él se toma estas cosas con tranquilidad y cuando hay comentarios en contra no los toma de forma personal, pues sabe que son parte de su trabajo”, destacó.

La hermana del artillero, Jennifer, fue una de las primeras en ver el video.

“Mi hija Jimena lo vio y me lo mostró. Ya estamos acostumbradas, porque hasta tenemos amigas que nos dicen cosas como: ‘su hermano es un delicioso’. Yo lo que hago es reírme, porque me divierte que se vuelvan locas por él”, expresó Jennifer.

Contrario a lo que se puede pensar, las hermanas del jugador no sienten celos por los comentarios que le hacen sobre lo guapo que está el atacante.

“Cuando él viene nosotros lo vacilamos por eso y él nos dice: ‘me extraña’, pero también en tono jocoso. Él es muy vacilón, se apunta al chingue y siempre ha sido así, extrovertido. Estoy segura de que allá la pasa muy bien y si los coreanos le entendieran mejor se la pasarían muy bien con él”, agregó Jennifer.

Familia de Jonathan Moya. Cortesía.

Feliz

Doña Damaris explicó que su hijo está feliz de ser convocado a la selección nacional.

“Él está feliz y agradecido con Dios por representar al país y es consciente de que a veces le pueden salir las cosas y a veces no, pero siempre pone todo en manos de Dios”, manifestó.

Su papá y una de sus hermanas fueron a verlo al estadio en el juego contra los cuscatlecos, ya que la mamita no pudo ir, porque hace poco se puso la segunda dosis de la vacuna contra el covid-19.

“No pude ver el segundo tiempo, pero estaba más que pendiente, ya que mi hija me contó que entró de cambio. Siempre que está jugando me pongo muy nerviosa, pero se lo encomiendo a Jesús para que lo cuide a él y a sus compañeros”, afirmó.

Familia de Jonathan Moya. Cortesía.
Yenci Aguilar Arroyo

Yenci Aguilar Arroyo

Periodista egresada de la Universidad Latina. Escribe sobre temas nacionales. Tiene experiencia en comunicación estratégica y organizacional.