Karol Espinoza.17 octubre

Alajuelense está a un punto de asegurarse jugar una gran final que se le niega desde mayo del 2016 y de cerrarla en casa, algo que no consigue desde el año 2015. El gran paso lo dieron este jueves después de derrotar 3-0 a La U y llegar a 45 puntos en la tabla.

Un empate el domingo en Guápiles le dará ese privilegio a un conjunto manudo que volvió a demostrar que es el favorito del torneo, que sabe ser paciente y hasta se dio el lujo de hacer cuatro variantes para darle descanso a jugadores titulares

Este jueves no estuvieron ni en banca Junior Díaz, José Miguel Cubero, Cristopher Meneses y Jhamir Ordain, lo que permitió ver como titulares a Bernald Alfaro, Facundo Zabala, José Salvatierra y Kenner Gutiérrez.

Marco Ureña hizo el 2-0. José Cordero
Marco Ureña hizo el 2-0. José Cordero

El partido tenía un sentimiento especial, pues en el conjunto estudiantil trabajan exrojinegros como el técnico Luis Diego Arnáez, el asistente técnico Cristian Oviedo y el gerente deportivo Javier Delgado.

Unido a eso, la diferencia entre Alajuelense, primer lugar de la tabla y La U, último de la clasificación, eran de 29 unidades antes del juego.

Sin embargo, la cosa no fue fácil para los líderes que debieron esperar al minuto 62 , 66 y 92 para anotar por medio de Kenner Gutiérrez , Marco Ureña y Ariel Lassiter.

Parece que esa cercanía y conocimiento de los rojinegros, le permitió a los locales darle pelea a los alajuelenses en el primer tiempo, cuando La U tuvo dos opciones claras de gol.

Una al minuto 3, en una chilena de Anthony Contreras, desviada de gran forma con una mano por el portero Adonis Pineda.

La otra de los rosados (La U juega con este color este mes por la lucha contra el cáncer de mama) sucedió al 40′ ,después de un centro que recibió solo por izquierda Kevin Sancho; sin embargo, se paró mal y cuando tenía para empujar el balón al fondo del marco lo envió encima del horizontal.

Otra de los estudiantiles sucedió al minuto 20, en un mal pase de Gutiérrez, el balón lo robó Pedro Báez para irse dominando y sacando marcas desde media cancha; sin embargo, una vez que se sacó a Henry Figueroa y quedó frente a Pineda mandó la bola al cielo para enojo del técnico Arnáez.

Del lado manudo hay que decir que el horizontal les negó el golcito en dos oportunidades, cuando Allen Guevara, al minuto 10, se aprovechó de un centro por la izquierda de Ariel Lassiter, Jonathan McDonald no pudo cerrar frente al marco y desde atrás llegó el Cusuco para darle como venía y pegarla en el horizontal.

 McDonald lo intentó pero no encontró el gol. José Cordero
McDonald lo intentó pero no encontró el gol. José Cordero

La Liga intentaba aplicar su arma letal: el contragolpe y al minuto 34 no consiguió abrir el marcador porque el portero Bryan Morales se puso el traje de héroe.

La jugada la empezó Lassiter, sirvió a Marco Ureña ,quien se encargó de zafarse de la defensa, entró al área y frente a Morales, el arquero le despejó la pecosa con las manos, el rebote lo tomó el Bigmac, pero se equivocó y le pegó el balón en el pecho al portero local.

Los manudos no bajarían los brazos y al minuto 37 Zabala sirvió a McDonald, el delantero bajó el balón con la zurda, vio al portero y remató de derecha frente al área en lo que tenía pinta de golazo. No obstante, la bola volvió a pegar en el horizontal.

Por fin llegaron los goles

En la segunda parte, la primera llegada fue para La U en un cobro de tiro libre, el remate de Bryan Sánchez fue directo a las manos de Pineda, quien debió tomar el balón en dos tiempos, en una señal de que la cosa no sería fácil para la Liga.

Unido a eso, como era de esperar en Alajuelense, el técnico Andrés Carevic no hizo cambios pronto, pese a que Alfaro seguía sin aparecer en la media cancha y a McDonald no le llegaban balones.

Kenner abrió el cerrojo universitario. José Cordero.
Kenner abrió el cerrojo universitario. José Cordero.

Todo lo contrario a los universitarios, que se notaba tenían bien estudiado a los manudos y cada vez que podían llegaban al área rival, no obstante, les faltaba calma y claridad para definir , algo que no se puede hacer ante un equipo como los alajuelenses, ya que en cualquier momento les anotan, como terminó pasando.

Corría el minuto 62 cuando a la Liga se le abrió el marco , después de un tiro de esquina de Alex López.

La bola la llegó a cabecear en el área Kenner Gutiérrez y hasta ahí le llegaron las fuerzas a los de Arnáez.

Con el marcador a favor, al 65′, Carevic hizo el primer cambio, sacó a Alfaro por Anthony López, futbolista que en homenaje a su papá, llevó el nombre Harold en la espalda y fue cuestión de minutos para que llegara el segundo pepino.

Los manudos andan que no creen en nadie. José Cordero.
Los manudos andan que no creen en nadie. José Cordero.

Fue Marco Ureña, al 66′, el que anotó tras un tiro de esquina de Anthony, la bola llegó al área, Johnny Acosta desvió de cabeza; sin embargo, seguro recordó sus tiempo como manudo porque lo que hizo fue ponérsela a Ureña, quien en la media luna remató y aumentó la cuenta para consolidar el liderato alajuelense.

La Liga pegó dos bolas en los palos en remate de McDonald y Lassiter; éste último no se quedó con las ganas de celebrar y al 92′, tras un centro de Moya, el volante puso el 3-0.