Luis Quirós.5 agosto

Un año, cuatro meses y 23 días se cumplirán este sábado desde que la Liga llegó por última vez como líder de las mejengas ticas a un clásico.

El clásico de este sábado se jugará a 7 p. m. en el estadio Aejandro Morera Soto y la dirigencia rojinegra informó que solo quedan mil entradas para medirse al Deportivo Saprissa, donde los manudos llegan con tres victorias al hilo.

El 21 de marzo del 2018, la Liga ganó de visita en Liberia, subiéndose a la punta del torneo mayor previo a recibir al Monstruo.

Andrés Carevic ya ganó un clásico amistoso y ahora podría sumar su primer triunfo en una disputa por puntos contra el Monstruo. Fotografía José Cordero
Andrés Carevic ya ganó un clásico amistoso y ahora podría sumar su primer triunfo en una disputa por puntos contra el Monstruo. Fotografía José Cordero

En aquel entonces ganó 3-1, mientras que para esta oportunidad llega tras el 4-1 que logró en San Isidro de El General.

Una coincidencia es que tanto en aquel duelo en la pampa, como en este en Pérez Zeledón, Róger Rojas estuvo presente en las redes. Ro-Ro marcó dos veces hace un año y este domingo en una oportunidad.

Sin embargo, lo que pasó después no es tan alentador para los manudos, pues en el clásico, pese a ser líderes, igualaron 3-3 con el Monstruo. ¿Se repetirá eso también este sábado?

“Yo considero que la Liga tiene la obligación de ganar por las figuras que tiene y es un deber porque se ha mostrado un rendimiento acorde al que siempre debe tener una institución tan importante. Ahora el reto no es tanto ganar, sino mantener durante los noventa minutos el ritmo ganador que se ha tenido en estos otros juegos”, expresó el exportero de la Liga, Álvaro Mesén.

Los manudos esperan que Jonathan McDonald, como goleador de los clásicos sea titular este sábado contra Saprissa. Fotografía José Cordero
Los manudos esperan que Jonathan McDonald, como goleador de los clásicos sea titular este sábado contra Saprissa. Fotografía José Cordero

El exjugador ve con distintos ojos a la Liga de este año, en comparación a la de hace un año.

“Una de las cualidades del actual equipo con aquel de hace un año, es que la planilla que tiene es amplia y ha mostrado unión en cada una de sus líneas y es una ventaja para poder sacar la victoria, sobre todo porque está en casa”, dijo Álvaro Mesén

Cabe recordar que el último enfrentamiento que tuvieron rojinegros y tibaseños, lo ganaron los de Alajuela, aunque fuera de carácter amistoso.

Los erizos vencieron 3-1 a los morados el domingo 7 de julio en el Estadio Nacional en el llamado clásico sin colores, a beneficio de Erick Marín, futbolista que lucha contra un cáncer.