Yenci Aguilar Arroyo.12 mayo
En enero de este año, Imperiale volvió a Argentina, en donde juega para el Barracas Central, de la segunda división de ese país. Cortesía.
En enero de este año, Imperiale volvió a Argentina, en donde juega para el Barracas Central, de la segunda división de ese país. Cortesía.

El defensor argentino Andrés Imperiale disfrutó tanto su paso por el Saprissa que no le pierde rastro al club morado y se comunica con dirigentes, se tira los partidos del Monstruo y anhela volver a Costa Rica para trabajar en una serie de proyectos con el club.

Como dicen por ahí: Imperiale salió de Saprissa, pero el Monstruo no salió de él. Y escarbando sus redes sociales nos enteramos de que así es: su foto de perfil de Whatsapp y de Twitter son imágenes de la época en la que jugó con la “S” y como el zaguero manifestó, le guarda un especial cariño al club.

Imperiale llegó al país en el 2015, jugó con los tibaseños el torneo de Verano y de Invierno de ese año. El 23 de diciembre los morados alzaron la copa 32, luego de ganar la final contra Alajuelense, en el Morera Soto.

Ese día, los morados obtuvieron la victoria 1-2 y el argentino hizo el primer pepino para la “S”.

“Mientras jugué en Saprissa me hicieron sentir muy bien y aunque han pasado varios años, sigo conversando con jugadores, con gente que trabaja en el club y espero en un futuro volver para hacer algunas cosas con el equipo.

“Lo que quiero es tratar de explotar la marca Saprissa en otros países. Los jugadores de Costa Rica tienen un gran potencial para abrir otros mercados y poco a poco iremos afinando detalles”, manifestó el jugador.

En la actualidad, Andrés tiene 34 años y luego de 12 de estar fuera de Argentina, en enero volvió a su país natal para jugar con el Barracas Central, de la segunda división. Vive en Buenos Aires con su esposa, Sabrina, y sus hijos Sol y Geovanny.

El argentino tiene una colección de artículos alusivos al Sapri. Cortesía.
El argentino tiene una colección de artículos alusivos al Sapri. Cortesía.
Fiebrazo

El sudamericano estaba en Chile y decidió volver a Argentina para darle mayor estabilidad a sus hijos y que estudiaran en su querida Argentina.

“En Chile vivimos en Viña del Mar, donde jugué para el San Luis de Quillota, de la segunda división, pero creímos que era hora de volver a casa.

“Sé que la hora de mi retiro está cerca, sigo disfrutando del día a día, pero el cuerpo pasa factura, no es lo mismo jugar a los 29 años que a los casi 35 y sé que el final se aproxima, por eso, quiero trabajar para el equipo. Tengo contrato acá en Argentina hasta diciembre, hay que ver qué sucede”, aseguró.

De vez en cuando, Imperiale habla con el presi morado, Juan Carlos Rojas, con el gerente deportivo, Víctor Cordero y tiene una buena amistad con jugadores que siguen en el equipo, como David Guzmán, Ariel Rodríguez y también se mensajea con Francisco Calvo, Néstor Monge y Deiver Vega.

Además conversa con Juan Gabriel Rodríguez, el famoso Pingo, masajista de los morados.

“Más allá de lo deportivo, cuando estuvimos en Saprissa nos sentimos como en casa, el cariño es mutuo y me siento agradecido con el equipo, con los ticos y es imposible olvidar que salí campeón con el equipo, cuando ganamos la 32 es especial porque el día del partido de la final (el 23 de diciembre del 2015) hice el primer gol para el equipo″, aseguró.

“Es importante que los jugadores entiendan que el equipo de Saprissa es importante y se debe respetar y por eso los muchachos deben pelear por el título”. Andrés Imperiale, exdefensor Saprissa.

Como buen fiebre morado, Andrés no se pierde ni una mejenga del Monstruo. Gracias a la tecnología, cuenta con una aplicación en su teléfono, en la que ve los partidos en vivo y por eso, opina con criterio sobre lo que pasa en el equipo. Confesó que vive los juegos con mucha euforia, pero al ser futbolista analiza las cosas diferentes.

“Está claro en que no ha sido un buen año para el club, pero se ha levantado en los últimos partidos y ojalá sigan así para que logren el objetivo.

“Creo que el equipo necesita un poco de calma, han habido situaciones difíciles, estamos en media pandemia, han salido entrenadores, pero me parece que la llegada de Mauricio Wright le ha dado cierta calma al equipo y genera una cierta tranquilidad”, aseguró.

A través de sus redes sociales, hace publicaciones apoyando al Monstruo y hasta comparte uno que otro recuerdo que no le cae muy bien a aficionados antimorados.

“Hay algunos insultos, pero eso es parte del folclor del fútbol, hacer bromas, el vacilarnos unos a otros, hay que opinar sin violencia, hay que disfrutar, que eso es parte del deporte más lindo”, destacó.

Andrés tiene fe en que Saprissa juegue una buena semifinal y llegue a las últimas instancias del torneo.

“Se han recuperado jugadores importantes como Ariel y Sinclair y otros jugadores están mejorando su nivel, como Mariano y Colindres.

“Eso me da la sensación de que tendrá un equipo más completo y es importante que los jugadores entiendan que Saprissa es importante y se debe respetar y por eso los muchachos deben pelear por el título”, explicó.

El 23 de diciembre del 2015, Saprissa ganó su copa 32 en el Morera Soto. Imperiale hizo el primer gol para los morados. Archivo / Luis Navarro.
El 23 de diciembre del 2015, Saprissa ganó su copa 32 en el Morera Soto. Imperiale hizo el primer gol para los morados. Archivo / Luis Navarro.