Andrés Mora.19 noviembre, 2019

Justo cuando va a empezar la fiesta grande del fútbol nacional, Bernald Alfaro estrenó su derecha goleadora con Alajuelense.

Se la jugó Bernald y es una opción buena para Carevic. Fotografía José Cordero
Se la jugó Bernald y es una opción buena para Carevic. Fotografía José Cordero

El excarmelita apenas completó con este juego ante Jicaral 449 minutos en este apertura 2019 (salió de cambio al 81 por Anthony López), pero su anotación de tiro libre llama la atención porque podría ser un arma clave para Andrés Carevic en la segunda fase del campeonato, o bien, en la gran final.

“Muy contento por la anotación, por estrenarme con la rojinegra y ahora enfocarnos en lo que viene”, Bernald Alfaro

Alfaro era el dueño de la bola en el cuadro verdolaga cuando los tiros libres quedaban con perfil para un derecho.

El volante, de 22 años, y oriundo de Sarchí, se la jugó bonito con su golcito al minuto 51, mandándola picada e imposible de atrapar para el portero jicaraleño. El tanto, además, representa tres puntos y mucha confianza para que su equipo inicie las semifinales el próximo fin de semana.

Bernal alegró a los miles de aficionados y a sus compañeros porque estaba agarrando tintes de empate el juego. Fotografía José Cordero
Bernal alegró a los miles de aficionados y a sus compañeros porque estaba agarrando tintes de empate el juego. Fotografía José Cordero

“Muy contento por la anotación, por estrenarme con la rojinegra y ahora enfocarnos en lo que viene”, dijo Alfaro al finalizar el juego.

“Obtuvimos el ritmo que queríamos, el marcador pudo haber sido más abultado”, agregó el futbolista.

El cuadro erizo cerró sobrado la primera fase, 12 puntos por encima del Saprissa que quedó en el segundo puesto con 40 unidades. El rival del fin de semana se conocerá este miércoles y las opciones son San Carlos o Cartaginés.

Si los Toros del Norte le ganan a Guadalupe, la serie manuda iniciará en el Carlos Ugalde Álvarez, pero si los guadalupanos derrotan al campeón nacional, le dan vida a los brumosos, que tendrán que derrotar a Limón para clasificar.

Rompió la maldición

Otra de las curiosidades del juego fue que Ariel Lassiter rompió su maldición del torneo, ya que anoche por fin pudo anotar en casa durante este campeonato.

“Ni lo estaba pensando, estaba pensando en el ritmo de partido mío después de la lesión, me sentí superbién y listo para las semifinales. No me pesaba, siempre salía a trabajar por el equipo, se me dio anotar en casa y es muy especial”, indicó Ariel.