Sergio Alvarado.19 enero
El 20 de diciembre de 2020 es uno de los días especiales que le ha dado el fútbol a Bryan Ruiz. Fotografía: Rubén Murillo
El 20 de diciembre de 2020 es uno de los días especiales que le ha dado el fútbol a Bryan Ruiz. Fotografía: Rubén Murillo

Bryan Ruiz se volvió una insignia del fútbol costarricense. Para muchos es el jugador costarricense, de campo, con la carrera más destacada en el exterior ya que jugó 14 años fuera de nuestras fronteras.

El hijo predilecto del cantón de Alajuelita, nombrado así por la municipalidad local en el 2010, ganó ocho títulos nacionales, tres internacionales y jugó dos mundiales. Una carrera plagada de momentos felices.

Entre tantas celebraciones, el 20 de diciembre del 2020, hace apenas un mes, fue un día que se quedó muy guardado en el corazón del Capi ya que cumplió el objetivo que se trazó cuando regresó a Tiquicia: alzar la 30 con Alajuelense y secar la amarga sequía manuda.

Luego de proclamarse campeón y arrancar un nuevo torneo con la consigna de retener la corona, el emblema rojinegro se sentó y habló tú a tú con La Teja.

“Yo creo que la treinta está entre los momentos más felices que he tenido en el fútbol, claro que sí, por dicha han sido muchos momentos buenos y agradables, algunos malos, pero es parte de esto. ¿Ponerlo en un top?, no sé en dónde. Tendría que sentarme a evaluar mi carrera, pero sí está entre esos, claro”, dijo el Capi para empezar.

–¿Cómo se ha sentido en el fútbol nacional después de jugar 14 años en el exterior?

Me he sentido muy bien, la verdad. Adaptarme de nuevo no es tan difícil porque aunque pasé mucho tiempo afuera. Uno siempre está conectado con todo lo que pasa, ya estoy adaptado al cien por ciento a lo que es el país hoy, a la familia.

El trabajo en el CAR es un diferenciador para el Capi Manudo. Fotografía: Prensa Alajuelense
El trabajo en el CAR es un diferenciador para el Capi Manudo. Fotografía: Prensa Alajuelense

–¿Cree que el fútbol nacional evolucionó de como estaba antes de que se fuera del país?

Sí, he visto muchos cambios, principalmente en la Liga, que ahora tiene la oportunidad de tener un CAR (Centro de Alto Rendimiento) y un proceso que me parece va por muy buen camino. Ese cambio que ha tenido la Liga desde que me fui y ahora que regreso es muy notorio en ese sentido.

El tener instalaciones de ese nivel cambia mucho las cosas, el tener un estadio, que si bien es cierto cuando me fui la gramilla era natural, ahora es híbrida, de mayor calidad.

He visto cambios en aspectos tácticos; hay entrenadores que se han preocupado un poco por esas cosas, pero sí hay otras (cosas) que todavía deben mejorar para ser competitivos, desde mi punto de vista. Estamos acá también para ayudar un poco en ese aspecto.

–¿Cree que el CAR le ayuda a la institución a atraer a buenos jugadores?

Sí, claro, es algo que pesa. He escuchado sobre los demás equipos y ninguno tiene ni las facilidades o comodidades que da el CAR, tener una posibilidad de entrenar en un centro de este nivel, que no tiene nada que envidiarle a los centros de otros países, ni siquiera de Europa, que he estado por allá, sí es un aliciente para el jugador que tenga la oportunidad para elegir si quiere venir acá o no.

–Hablando de instalaciones deportivas, ¿pondría el CAR en un top de los que usó en otros equipos?

Totalmente. Se asemeja mucho a la mayoría de equipos en los que he estado, en algunos serán un poco mejor, a otros capaz que todavía les faltarán algunas cositas, pero (el CAR) lo inauguraron hace poco y estoy seguro que lo irán mejorando conforme vayan pasando los años.

–Algunos ídolos de la institución afirman que usted está al mismo nivel de ellos, ¿piensa igual?

El abrazo de dos ídolos, el de Wílmer López y Bryan Ruiz con la 30 en el bolsillo. Foto: José Cordero.
El abrazo de dos ídolos, el de Wílmer López y Bryan Ruiz con la 30 en el bolsillo. Foto: José Cordero.

Me alegro mucho de eso y de verdad que es un orgullo muy grande para mí que jugadores y personas como Wílmer López digan esas palabras de mí, pero no me preocupo por eso, busco dar el mayor esfuerzo donde estoy. En Costa Rica la Liga es mi equipo, por eso si se daba la opción de volver a Costa Rica la Liga siempre fue mi primera opción y prioridad.

–Para muchos su regreso y ganar la 30 al mismo tiempo fue como de película, ¿lo ha dimensionado?

Claro, es que todo sí fue como una película, un sueño hecho realidad, saber que la Liga necesitaba ganar el torneo y que se dieron las circunstancias para que yo regresara y que en el semestre de mi regreso se gane un torneo tan importante, es un sueño, claro, uno de mi grandes orgullos.

Enio Cubillo (directivo erizo) me lo decía hace tres años, ‘usted va a venir a levantar la treinta′ y faltaba mucho para eso, porque en ese momento no sabía si iba a venir y no se pudo dar hasta entonces. Es como si hubiera estado escrito que yo viniera a levantar la treinta, algo de ensueño.

–¿Cómo fue la sensación cuando levantó la 30 después de tanto esfuerzo?

Muy linda, cuando terminó el partido fue una alegría muy grande, porque está claro que la presión para la institución y los jugadores era muy grande y había que conseguir ese título sí o sí y teníamos todo para hacerlo. Es un recuerdo muy lindo que me quedará, levantar la copa en ese momento.

–Alex López decía que la treinta apenas es el comienzo para esta Liga, ¿cómo ve como se armó el equipo?

La idea era esa, ganar el trofeo para quitarnos esa presión y seguir intentando ganar más torneos, la Liga tiene la obligación pelear siempre y ganar siempre. Habrá momentos en los que no se pueda lograr porque es parte del fútbol, pero como institución nuestra obligación es esa.

La treinta acá es un aliciente de motivación para demostrar qué es lo que podemos lograr. El setenta por ciento del equipo sigue con el cuerpo técnico y llegan jugadores importantes para ganar el bicampeonato.

Ser un mentor para los más jóvenes es otra de las tareas de Ruiz Fotografía: Prensa Alajuelense
Ser un mentor para los más jóvenes es otra de las tareas de Ruiz Fotografía: Prensa Alajuelense

–¿Por qué ante Pérez Zeledón le cedió el penal a Johan Venegas?

Acá las personas que vienen son bienvenidas, pero tienen que ganarse las cosas. Esto no es un grupo de amigos, sino un equipo de alto rendimiento en el cual las decisiones se toman para un beneficio colectivo, yo como capitán sentí que era un buen momento para que Johan tirara ese penal, pudiera anotar y ganar confianza, pero no se lo di ni por amigo, porque me caiga bien o porque quería alegrarle el día.

–Usted ha dicho que Wílmer lo apoyó mucho cuando llegó a la Liga, ¿ese tipo de liderazgo es el que a usted le gusta predicar con los más jóvenes?

A todos en algún momento nos puede tocar un rol así. Wílmer lo hacía muy bien, era un muy buen compañero y predicaba muy bien con el ejemplo, es algo que yo aprendí de él y trato de aplicar. Quiero llevar a los muchachos a que sean grandes jugadores y personas.

–El torneo se puso bonito porque varios equipos se reforzaron muy bien, ¿cómo lo ve?

¡Claro! Si bien es cierto la Liga hizo sus esfuerzos, otros equipos también los hicieron, este torneo da para que todos los equipos sueñen, salvo Sporting, por la situación del reglamento, pero todos van a pelear por meterse, la idea es intentar clasificar lo más antes posible, meterse entre los cuatro primeros y ojalá conseguir el liderato general que nos ayudaría mucho en el cierre.

Los refuerzos de Marcel Hernández y Johan Venegas ilusionan mucho a Bryan de conseguir grandes cosas. Fotografías: Prensa Alajuelense
Los refuerzos de Marcel Hernández y Johan Venegas ilusionan mucho a Bryan de conseguir grandes cosas. Fotografías: Prensa Alajuelense

–¿Cómo toma que para todos la Liga sea el gran favorito al título?

El que está acá en la Liga sabe que así tiene que ser, que la Liga debe ser campeón siempre, que lo que pasó en los torneos anteriores no puede repetirse, no pueden pasar tantos años sin que la Liga sea campeón de nuevo, más allá de la planilla que se tenga, hay que salir campeón.

Ahora tenemos una muy buena planilla, pero las cosas hay que ganárselas en la cancha. He visto equipos a nivel mundial con los mejores del mundo que no pueden hacer un equipo y ganar torneos.

–¿La Liga puede soñar con el Mundial de Clubes?

Soñar sí, todos los equipos pueden hacerlo, hasta el que nunca ha estado ahí. De nuestra parte lo haremos siempre, todavía tenemos un equipo que tiene que consolidarse más para poder competir con equipos mexicanos, pero creo que vamos por buen camino, vamos a intentar ahora ganar la Liga Concacaf, ganarle al Olimpia y después ir a la final del torneo. Al equipo le falta camino para poder competir con los mexicanos, pero estoy seguro que lo vamos a lograr.

–¿Se ve en en el Mundial de Catar?

Eso solo el tiempo lo dirá, pero yo me siento muy bien ahora, cuando vaya a la selección porque Rónald (González) decida, ahí iremos acatando las indicaciones de él. Si estoy convocado y me siento bien, iré a aportar; ese sería un sueño, terminar mi carrera jugando otro Mundial.