Sergio Alvarado.28 marzo
Las caminatas son una oportunidad para hacer deporte y conectarse con la naturaleza. Foto: Cortesía.
Las caminatas son una oportunidad para hacer deporte y conectarse con la naturaleza. Foto: Cortesía.

Después de dos meses de estar volando pata en las montañas de diversos cantones josefinos, las caminatas recreativas organizadas en Alajuelita cierran su temporada 2019 con un fuerte reto solo para los de mejor condición.

Este domingo 31 de marzo, un grupo de caminantes saldrá a las 7 a.m. desde San Josecito de Alajuelita, 150 oeste del Centro Comercial Acapulco, con rumbo a Palmichal de Acosta. La ruta será entre la pura montaña.

Los participantes deberán recorrer 27 kilómetros en aproximadamente ocho horas, un reto que coronará el esfuerzo de otras ocho caminatas que se realizaron con el objetivo de llegar hasta este momento.

En la montaña hay que enfrentarse a todo tipo de caminos y trillos que ponen a prueba a los aventureros. Foto: Cortesía.
En la montaña hay que enfrentarse a todo tipo de caminos y trillos que ponen a prueba a los aventureros. Foto: Cortesía.

“El camino no es muy empinado ni de riesgo, pero sí exigirá físicamente de manera muy fuerte a quienes participen, por lo que es importante estar preparado. Conforme fueron avanzando las caminatas fue aumentando el nivel de dificultad, hasta llegar a esta última para los de mejor condición”, explicó don Jorge Astúa, organizador del evento.

En este tipo de rutas, conectarse con la naturaleza, respirar aire puro, abrazar árboles de 200 años de antigüedad y tomar agua pura recién salida de las nacientes de las montañas son los grandes atractivos. En estos meses se recorrieron montañas de Alajuelita, Escazú, Aserrí y Acosta.

“Estas caminatas las ideamos en la comunidad de manera oficial en el año 2000, pero desde antes ya las hacíamos de manera más informal junto a los muchachos de la Asociación de Atletismo de Alajuelita, es toda una tradición que se afianzó en el pueblo”, detalló don Jorge.

Abrazar árboles es una de las costumbres del grupo. Foto: Cortesía.
Abrazar árboles es una de las costumbres del grupo. Foto: Cortesía.

Las inscripciones se realizan en el Centro Cristiano de Alabanza en Alajuelita.