Karol Espinoza.4 febrero

El uruguayo Carlos Avedissián fue el técnico que clasificó a la Sele femenina a su primer Mundial mayor, el de Canadá 2015, aunque no dirigió en ese torneo porque renunció seis meses antes de la cita en Norteamérica.

A pocos días de que la escuadra femenina dispute el boleto para asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio, llamamos al sudamericano para hablar del trabajo de la femenina, la cual cayó goleada el lunes 6-0 ante Estados Unidos.

Para él, si algo puede estar pagando caro este grupo, es la falta de renovación del equipo. Además fue muy crítico al afirmar que ahora tienen mejores condiciones que antes.

Avedissián clasificó a las ticas al Mundial de Canadá 2015. Archivo
Avedissián clasificó a las ticas al Mundial de Canadá 2015. Archivo

"Cuando me fui de la selección, el 4 de enero del 2015 , se venía de clasificar a dos selecciones a Mundiales (Mundial Sub-20 Canadá 2014 y Mundial Canadá 2015).

"Luego, doce de esas jugadoras repitieron en la eliminatoria siguiente y no se clasificó (al Mundial). Si analizamos a la selección mayor y, quiero aclarar que no estoy criticando a ninguna chiquilla, a excepción de Priscilla Chinchilla, las demás estuvieron en la selección conmigo y yo salí hace cinco años, ha pasado mucho tiempo”, señaló don Carlos, quien nos amplió del tema en la siguiente entrevista.

“Cuando me preguntan que si debe estar tal jugadora, siempre digo que el técnico es quien elige”, Carlos Avedissián.

– ¿Dónde está dirigiendo?

Estoy con Juegos Nacionales de Alajuela, con el equipo masculino desde hace 3 meses. También estoy con el proyecto nuevo del equipo femenino de Carmelita en segunda división, soy el entrenador.

Me había venido de Guatemala, anduve por Puerto Rico, El Salvador y Nicaragua.

“Luego empieza la crítica, que por qué no llevó a fulana y volvemos a la primera pregunta: ¿de qué sirve mostrar figuras si de repente no van a tener espacio? ¿Será que todas las que están son las de mejor rendimiento?”, Carlos Avedissián, técnico.

– ¿Qué le parece el apoyo que se le ha dado al fútbol femenino últimamente?

Es muy bueno lo que está sucediendo, en especial en los (clubes) que tienen una estructura donde puedan darle lo más importante como la infraestructura, los materiales y una ayuda, especialmente tomando en cuenta que la mayoría de ellas juegan porque aman el fútbol, lo sienten y muchas veces no reciben nada.

Lo importante es el reclutamiento, hasta en un partido donde se pelea el descenso usted verá buenas jugadoras.

– ¿Qué le pareció el juego del lunes ante Estados Unidos?

Me llama la atención, en la tercera anotación, que la jugadora estadounidense encara por el lado derecho, cambia de ritmo, sale desde la línea de banda, saca un remate cerca del área y nadie la relevó.

Sabemos que las estadounidenses tienen cuatro selecciones regionales y en cada una hay 2 millones de jugadoras, tienen de dónde escoger, no vamos a decir que estamos a la altura de ellas, pero debe haber un trabajo diferente.

A uno le llama la atención, no puedo culparlas porque lo dan todo, pero no sé.

Estados Unidos goleó a la Tricolor el lunes. AP
Estados Unidos goleó a la Tricolor el lunes. AP

– ¿A quién prefiere para luchar por el pase a la Olimpiada: Canadá o México?

Desearía a México porque se le ha ganado en los últimos años, tienen toque, habilidad, es una liga que ha levantado mucho.

Pero si el lunes sabíamos que tenemos claro que no vamos a superar a Estados Unidos, que al final la lucha es ante Canadá o México, ¿por qué no descansar a jugadoras? ¿Para qué poner a Katherine (Alvarado) y Melissa (Herrera) que se podían lesionar?

Yo prefiero recuperar a las jugadoras porque (lo del viernes) va a ser una final.

“A veces los cambios generacionales oxigenan equipos”, Carlos Avedissián, técnico.

– ¿Cómo podría plantearse esa semifinal?

Ahora tienen a Priscilla Chinchilla y a Melissa Herrera con una velocidad que no habíamos tenido nunca, pero hay que trabajar para alimentarlas.

Raquel Rodríguez debe ser titular. Sin desmerecer a María Paula Salas, Raquel tiene el olfato goleador, siempre lucha, busca balones, pero no debe arrancar desde atrás.

– ¿Qué pasa si el rival es Canadá?

Será un partido más duro. Tenemos que tomar en cuenta algo muy importante y es que en el fútbol femenino, cuando no se tienen cambios de nivel en forma, el equipo se tiende a caer cuando hace variantes.

Ayer (lunes) Estados Unidos usó un equipo alternativo, pero te juegan el mismo sistema, ritmo y velocidad (del titular), son demoledoras en definición.

Canadá tiene lo mismo, es una planilla equilibrada, potente físicamente.

– ¿Falla la parte técnica de Costa Rica?

No soy quien para opinar eso, mucho menos que Amelia (Valverde) ha sido una persona que merece mi respeto, fue mi asistente, alguien muy leal.

En ese sentido no diría eso, hay personas indicadas (para hacerlo), pero hay cosas que llaman la atención.

– ¿Es bueno que una persona esté tanto tiempo dirigiendo a un equipo?

¿Cuánto tiempo estuvo la entrenadora de Estados Unidos y cuántas veces fue campeona mundial? (Jill Ellis dirigió a las gringas cinco años y ganó los Mundiales de Canadá 2015 y Francia 2019).

Los entrenadores vivimos de los resultados, cuando yo estuve, en año y medio tuvimos dos clasificaciones a Mundiales y en dos categorías diferentes.

En esos tiempos nos fogueábamos con varones, ahora ves el esfuerzo que ha hecho la Federación con giras, fogueos, no les falta nada, pero si les están dando todo, ¿porqué cuesta ganar?

Amelia Valverde quedó en el puesto de Avedissián cuando él renunció en el 2015. Archivo
Amelia Valverde quedó en el puesto de Avedissián cuando él renunció en el 2015. Archivo

– ¿Lo han vuelto a contactar para trabajar en la Federación?

No, siempre tengo contacto con ellos, en un momento hablé con Rodolfo Villallobos, le dije que me interesaba trabajar en las regiones, porque en cualquier zona del país hay jugadoras. Claro, no es ir un fin de semana, es irse 15 días, compartir con el entrenador, trabajar con ellos.

Podés ser la persona más preparada del mundo, las capacitaciones son buenas, pero hay que saber de estrategia, tener ojo, contar con experiencia.

Fue una conversación informal, al final no se dio.