Karol Espinoza.10 marzo

En un juego digno de una final entre el Municipal Grecia y el aguerrido Pérez Zeledón las emociones estuvieron a la orden del día.

Griegos e isidreños confirmaron el porqué se encuentran en los puestos de privilegio de la clasificación al ofrecer un vibrante empate 2-2.

El juego hay que verlo de atrás hacia adelante porque precisamente lo mejor quedó para el final.

El jugador Álvaro Sánchez se lució con un golazo, al jalarse una chilena espectacular, de esas que pintan para el mejor gol del torneo y que le sirvió para darle el empate a los griegos al minuto 95.

Grecia ha bajado su rendimiento en esta segunda vuelta. Juan Diego Villarreal.
Grecia ha bajado su rendimiento en esta segunda vuelta. Juan Diego Villarreal.

El popular Tom, como apodan a Sánchez, recibió la bola dentro del área después de un pase de cabeza de Irving Calderón. De espaldas al marco, únicamente siguió con la vista el recorrido de la pecosa y se mandó una chilena con la pierna derecha que él mismo reconoció, al final del juego, que quedará entre los mejores goles de su carrera.

Aunque el empate no era lo ideal para los griegos, al menos pellizcaron un punto para seguir en zona de clasificación contra un equipo sureño que no pierde jugando como “visitante” desde octubre del 2018 y eso que no juegan en San Isidro de El General desde hace casi un año.

De hecho, Pérez Zeledón regresará a jugar a su cancha el próximo sábad ante San Carlos.

Los guerreros del sur han sido unos verdaderos luchadores durante estos meses debido a que hicieron viajes kilométricos, durmieron incómodos en el bus que los trasladaba por todo el país y enfrentaron el cansancio mientras cambiaban el pasto natural por sintético en el estadio generaleño.

Sin embargo, cuando las cosas cuestan se disfrutan más y eso están haciendo los dirigidos por el técnico José Giacone.

Arauz hizo el 1-0 para Grecia en un taquito. Juan Diego Villarreal.
Arauz hizo el 1-0 para Grecia en un taquito. Juan Diego Villarreal.

La efectividad de los sureños, equipo que no llega mucho al área rival, pero cuando lo hace es eficaz, les resultó ante un conjunto griego que llega mucho pero no anota.

De hecho, fueron los del Valle de El General los encargados de abrir el marcador, al minuto 21, tras un error terrible de Kevin Fajardo.

Desde la media cancha, el jugador local intentó tocar la bola atrás para que el portero Adonis Pineda saliera jugando, pero Fajardo la midió mal y se la robó Josué Mitchell, quien salió soplado hasta tener un mano a mano con el arquero Pineda y definir a tiempo para abrir la cuenta.

Sin duda, esos errores se pagan caro y son los que definen una clasificación o hasta un campeonato, algo que deben tener claro los griegos si quieren pasar a la otra ronda.

“No hay palabras para describir el esfuerzo del equipo, logramos el empate. Esto era una final adelantada para mí, no hemos ganado nada, todos queremos el primer lugar”, Álvaro Sánchez, delantero de Grecia.

No obstante, el error no afectó a los locales, quienes no se echaron atrás y empezaron a llegar al área de Bryan Segura por medio de Hanzell Arauz, encargado de conseguir el tanto del empate después de un subida por la banda izquierda de Byron Bonilla.

Bryan Segura voló y evitó un gol de tiro libre de Grecia. Juan Diego Villarreal.
Bryan Segura voló y evitó un gol de tiro libre de Grecia. Juan Diego Villarreal.

Bonilla hizo ver muy mal a su marcador Mauricio Núñez, le quebró la cintura, envió un centro al área para que Arauz, de taquito, empujara la pecosa al fondo para emparejar las cosas al minuto 28.

Grecia volvería a mandar un recado al 45 mediante un tiro libre de Esteban Rodríguez que hizo volar al portero Segura. Al joven portero le tocó meter la mano para desviar al tiro de esquina una jugada que pintaba para gol.

Para el complemento, Pérez Zeledón sacó a Josué Mitchell por Yuaicell Wright, un típico cambio de Giacone y casi le resulta cuando el recién ingresado dejó picar la bola y mandó un derechazo que pegó en el horizontal.

Después fue Grecia el que respondió en una corrida de Sánchez, al 70, quien se sacó de encima a tres jugadores sureños, abrió el balón a Bryan Jiménez y en un mano a mano con el portero isidreño, le tiró la pecosa al cuerpo.

Tanta insistencia le daría la recompensa a los visitantes al aprovechar un tiro de esquina, la bola la cabeceó en el área Edder Monguío, pero Pablo Azcurra se encargó de anidarla al 79′, para poner el 2-1

Con tan poco tiempo por jugar parecía que el triunfo cruzaría el cerro de la Muerte, pero apareció Álvaro Sánchez con una genialidad y consiguió el empate.