Vecino de Desamparados vendió cinco y se quedó solo con dos

Por: Karol Espinoza 19 enero, 2019

Leonardo Chinchilla es dueño de un Datsun 1.200 del año 1977, que utiliza únicamente para eventos de exhibición.

Este trabajador independiente, vecino de San Rafael Arriba de Desamparados, nos escribió para apuntarse a nuestra sección Chuzo de la semana y así dar a conocer la historia de su tesorito.

Su amor y gusto por estos chuzos ha hecho que tengan siete en sus 25 años de vida, eso sí, ya se deshizo de cinco y se quedó solo con dos.

Este Datsun es un tesorito para su dueño. Rafael Murillo.

–¿Por qué quiso comprar este Datsun?

–Porque mi abuelo materno Jorge Morales (q.e.p.d) sacó un Datsun 1.200 de agencia y resultó de muy buena calidad. Lo compró en 1977, le costó ¢36 mil.

Lo tuvo hasta hace un año que él murió y ahora lo tengo yo.

–¿Es el mismo que usted tiene ahora, el de las fotos?

No, yo ahora tengo dos. El que era de mi abuelo lo heredé, ahora la esperanza es restaurarlo. Ese es color vino.

–¿A quién le compró el amarillo y cuánto le costó?

–A un primo y costó un millón de colones. En la familia y alrededores de la casa aquí en Desamparados, los Morales somos conocidos, la zona está llena de carritos viejos.

Por ejemplo, un cuñado tiene un Willys de 1949 y así.

–¿No le costó convencer al primo para que se lo vendiera?

–No, vieras que no. Él tenía otro Datsun, no podía tener dos y por eso lo vendió. Él me lo vendió hace 8 años.

–¿Tenía la plata o tuvo que ver cómo la conseguía?

–Lo compré de contado, tenía el dinero. Me pareció que el precio estaba bien.

–¿Qué uso le da?

Sólo para exhibición, antes de la restauración lo tenía trabajando en la finca donde tenemos cipreses para Navidad y también tenemos cerdos.

Este carro jalaba cerdos chiquititos.

Chinchilla le pegó una calcomanía en la parte trasera. Rafael Murillo

–¿Le tiene algún apodo?

No.

–¿Qué significa la calcomanía en la parte trasera?

–Es como idea mía, me llaman la atención las calaveras, no me dan susto.

–¿Qué características mecánicas tiene este chuzo?

–Está en estado original, motor 1.200 cc, tiene radio original, etc.

–¿Qué cambios le hizo?

–Pintarlo completamente y ponerle aros nuevos, así como tapicería. Antes era color vino.

¿Cada cuánto tiempo se le deben cambiar las mangueras del radiador al carro?
“Se deben cambiar cuando, al tocarlas y apretarlas, nunca hacerlo con el motor caliente o encendido, si se sientan duras, tiesas o hagan sonido como de que crujen. Todo esto es señal de que hay que reemplazarlas y, no solo las del radiador, sino también las demás mangueras del motor que conducen el cooland, para evitar quedarse varado. También cuando el motor, por alguna razón, sufre de un calentamiento deberá cambiarlas de inmediato, ya que el calor las daña. Utilice solo cooland de buena calidad, esto le extiende la vida útil al sistema de enfriamiento, incluyendo las mangueras", explicó el mecánico Bryan Guido (8603 5135).

–¿Con cuánta plata se llena el tanque de gasolina?

–Con ¢27 mil. Le echo gasolina cada 22 días o cada mes.

–¿En qué consisten las exhibiciones a las que va con su Datsun?

–Yo pertenezco al grupo Carros de Antaño, en Desamparados, nos reunimos los primeros jueves de cada mes.

En esas reuniones hablamos de carros viejos, repuestos, historia de cada uno con su carro, las mañas que tenemos cuando se varan.

Chinchilla cree que si usara su Datsun a diario, sería muy incómodo de manejar por lo pequeño que es. Rafael Murillo.

–¿A dónde ha ido con él?

–Lo más largo ha sido Liberia, después de ahí solo lo ando en Desamparados.

En diciembre lo llevamos a los Carnavales de San José.

–¿Qué le dice la gente en la calle cuando ve su carro?

Que está muy bonito.

–¿Le han ofrecido comprarlo?

–Sí, pero digo que no lo vendo, de una vez digo que no.

–¿No lo vendería ni ahora que tiene dos?

–No, ya de esos no me deshago, más bien me quité siete que tenía, vendí cinco y solo me quedé con los que verdaderamente son los más viejos.

–¿Cuánto tiempos tuvo los otros cinco?

–En cinco años los he ido vendiendo, los compraba, andaba y vendía; era solo por tenerlos. Los compraba en Cartago, Alajuela, Heredia y aquí mismo.

–¿Por qué le gustan tanto?

–Es la marca, para mí es un carro económico y superbueno.

–¿Deja que otras personas lo manejen?

No, porque me lo pueden despedazar y no me lo van a reparar. Solo uno sabe las mañas que tiene el carrito.

–¿Qué es lo mejor del carro?

El motor por la potencia y lo económico que es.

El josefino saca el carro solo a exhibiciones. Rafael Murillo.

–¿Cuál es el carro de sus sueños y por qué?

Este, porque me siento a gusto.

–¿Hay algo que le gustaría modificarle a su Datsun y no ha podido?

–Instalarle un motor más grande, de 2.000 centímetros cúbicos turbo, para cuando uno abre la tapa en las exhibiciones, que llame más la atención. Ese arreglo puede costar unos ¢2 millones.

–Al ser un carro tan pequeño, ¿no se le hace incómodo usarlo?

–Como es un carro para exhibición, no hay problema, si fuera para uso diario sería muy incomodo.

A diario uso un Susuki 1998.

Cualquier detalle del carro destaca por lo bien cuidado que lo tiene Leonardo. Rafael Murillo.
Apúntese
Escriba al correo kespinoza@lateja.cr, envíe fotos de su carro, moto o camión, así como un contacto telefónico para poder contactarlo para  que aparezca en nuestra gustada sección “Chuzo de la semana”.

–¿Cómo es usted como chofer?

–Me gusta majar la chancleta de vez en cuando. No he tenido accidentes, con estos carros hay menos posibilidades que con uno grande porque es más estable, precisamente por ser tan bajo.

–¿Cuál es la máxima velocidad a la que ha llegado con él?

–Hasta agotarle la aguja, a más de 180 kilómetros por hora. Eso fue en una recta en Liberia, iba espantado.