Keyna Calderón, Corresponsal GN.3 marzo, 2018

Gustavo Adolfo Arrieta Mata, vecino de Birrisito de Paraíso de Cartago, es el dueño de un pick up Toyota modelo 1000, año 85, que es tan chuzo que hasta lo convierten en piscina cuando van a pasear.

El carro es pequeñito, pero matón. Keyna Calderón
El carro es pequeñito, pero matón. Keyna Calderón

Tiene la particularidad de que no le tiene un nombre de cariño, sino varios.

Cuando él era estudiante de colegio, al carro le decían Piolín por el color; cuando estudiaba en el Tecnológico, era El Mostacilla y en la familia es conocido como El Canario, nombre impuesto por sus sobrinas por el amarillo fuerte del chuzo.

Arrieta asegura que el chuzo es bien matoncito para trabajar porque le echan concentrado para animales, leche y muchas otras cosas más.

–¿Por qué lo considera un chuzo?

–Por el modelo, porque no se daña, ya que no molesta para nada. Lo único que hay que estar arreglando cada cierto tiempo son los platinos (pieza que da la chispa en el distribuidor) , pero siempre ando uno de repuesto.

–¿Desde hace cuánto lo tiene?

–Es una tradición familiar, porque de andar ahí tiene como 30 años, yo lo tengo desde hace como 25 años.

Primero fue del ICE y luego lo tuvieron unos tíos y ahora yo.

Arrieta cuenta que cuando se van de vacaciones usan este cajón como piscina. Keyna Calderón.
Arrieta cuenta que cuando se van de vacaciones usan este cajón como piscina. Keyna Calderón.

–¿Cómo lo adquirió?

–Lo compró mi papá y lo puso a nombre mío. Él señor se lo compró a un señor y éste se lo había comprado al ICE y lo restauró.

Yo digo que es de mis papás y mío porque todos lo agarramos, hasta mis tíos, ya sea para ir a pasear o para trabajar.

–¿En qué precio lo adquirió su papá?

–Esos carritos cuando vinieron valían nuevos ¢60 mil , eso es lo que decían y a mi papá le costó cerca de ¢300 mil.

Participe con su carro
Si usted desea contarnos la historia de su carro, pro favor envíenos una foto de chuzo y un contacto telefónico para hablar con el dueño de la nave, al correo  kespinoza@lateja.cr.

–¿Cuánto ha invertido en el ?

–Se le arregla mucho el cáncer (herrumbre) que se le hace, cuando es así ,decimos que ya hay que llevarlo a la bomba de cobalto.

Lo arreglan en el taller Hermanos Gutiérrez, en San Nicolás de Cartago, o lo arregla Miguel Ulloa en Paraíso, en el taller de carrocería Ulloa.

En arreglos, a lo largo de los años, es difícil saber cuánto dinero se ha invertido en pintura porque él no molesta, si acaso un millón de colones en todos estos años.

En la parte interna está bien cuidado. Keyna Calderón
En la parte interna está bien cuidado. Keyna Calderón

–¿Por qué quiso hacerse de este carrito?

–Él es muy práctico,yo soy Ingeniero en Administración Agropecuaria y trabajo con grupos organizados, asociaciones de productores y lo uso para ir a los asentamientos o a cualquier parte del país.

Voy lo más bien porque no molesta para nada, solo una vez me quedé varado subiendo de Dominical a Pérez Zeledón y un señor que estaba pilando arroz vio que el carro no me caminaba y me mandó a comprar una segueta para calibrarlo.

Le cambió los platinos y con eso me pude venir para Cartago, de ahí en fuera, nunca más y eso que ha andado el país de frontera a frontera.

Adonde más va es a Monteverde a visitar mis amigos y compañeros de ese lugar y como yo trabajé en Paso Canoas y Golfito voy mucho por ese lado.

–¿Ese es el color original?

–Sí, este es. Tenía uno un poquito más bajo, pero siempre ha sido amarillo, por eso los nombres que le han puesto.

–¿Cómo lo chinea y cada cuánto?

–Lo ve un mecánico que se llama Greivin Cedeño en Birrisito, toda la vida lo ha visto. Apenas algo no funciona bien, lo llamamos y él va a la casa a arreglarlo.

Hace un año que fue a Riteve se le cambiaron las bombas de frenos, se baña casi que cada vez que se usa para que esté bien bonito en el corredor de mi casa o por los lugares adonde voy.

El brumoso asegura que al ser un carro que ha pasado por varias manos de la familia jamás lo venderían. Keyna Calderón.
El brumoso asegura que al ser un carro que ha pasado por varias manos de la familia jamás lo venderían. Keyna Calderón.

–¿Entonces este carrito lo usa a diario?

–Es el carro de uso diario, mi familia se dedica a la actividad de la lechería y en él viajamos.

–¿Piensa hacerle algún arreglito?

–No, si acaso volverlo a llevar a la bomba de cobalto para que le quiten el herrumbre.

–¿Todo lo que tiene el carro es original?

–Absolutamente todo: las mangueras, las direccionales, los aros (eran los que estaban moda en ese entonces), asientos, la antena, los espejos, el radio, etc.

Sólo la tapicería no es la original porque esa era negra.

–¿Quién más usa el carro?

–A parte de mí ,toda la familia: mis papás, mis tíos, mis hermanas, parientes míos y generaciones han aprendido a manejar en el porque es muy buscado para eso.

–¿Cuánto paga de marchamo?

–Hasta en eso es económico. Este último pagó ¢58 mil; usa gasolina regular.

–¿Alguna anécdota que recuerde en especial?

Los aros están como nuevos. Keyna Calderón.
Los aros están como nuevos. Keyna Calderón.

–Tengo muchas porque ha sido mi compañero de colegio, universidad y de trabajo en la finca.

En diciembre le echamos una vaca atrás y la ternerita que iba adelante con un muchacho. Era sietemesina y el 31 en la noche se mejoró.

Sirvió de ambulancia porque lo metimos al potrero y le echamos la vaca atrás y como la vaca estaba recién mejorada, hubo que echarle la ternera en los regazos al peón para que la vaca no la fuera a estripar y así la llevamos a un galerón.

También, cuando vamos a pasear, en el cajón echamos todas las maletas y cuando llegamos lo desocupamos y extendemos una lona , llenamos el cajón de agua y hacemos una piscina; como la lona es de plástico el agua no se sale.

Un día ,un chiquito me decía que había visto el carro en una película y me mandó una foto porque dice que lo vio en Cars.

–Si le ofrecieran comprarlo, ¿en cuánto lo vendería?

–No se vende, ni creo que alguien en mi casa lo permita porque es un miembro más de la familia. Mi papá Orlando Arrieta lo ve casi como un hijo más.

Don Gustavo Adolfo Arrieta ve su carro como un tesoro, le tiene una imagen de la Virgen de los Ángeles. Keyna Calderón
Don Gustavo Adolfo Arrieta ve su carro como un tesoro, le tiene una imagen de la Virgen de los Ángeles. Keyna Calderón

–¿Qué le dice la gente cuando lo ve?

–No lo digo porque sea mío ,pero él es un ladrón de miradas.

Donde lo llevo rapidito llega la gente. A veces salgo a pasear y cuando paro no falta quien se arrime a decirme qué bonito está, a preguntar qué modelo es, si lo pueden ver por dentro, si pueden ver el motor y si lo vendo y hasta se sacan fotos con él.

¿Cuándo se deben cambiar los sellos de válvula del motor?
"Los sellos son los encargados de impedir que se filtre aceite  por la válvula hacia el interior del cilindro, estos se van dañando por estar expuestos a altas temperaturas del motor y con el tiempo van perdiendo su elasticidad. También se van endureciendo hasta llegar al punto de perder su capacidad de retener el aceite y por eso comenzará a consumir aceite y humear por la mufla, todo lo anterior es señal de que deben cambiarse", explicó el mecánico Bryan Guido (8603-5135)