Agencia AP.18 octubre

La Federación Española de Fútbol aplazó este viernes el clásico que Barcelona y Real Madrid debían disputar el próximo sábado 26 de octubre en Barcelona por razones de seguridad, así que ambos clubes propusieron un regalo de Navidad para la afición, que el duelo se realice el 18 de diciembre.

La Federación no estuvo de acuerdo en cambiar las sedes y que el juego del próximo sábado no fuera en el Camp Nou sino en el Santiago Bernabéu. AFP
La Federación no estuvo de acuerdo en cambiar las sedes y que el juego del próximo sábado no fuera en el Camp Nou sino en el Santiago Bernabéu. AFP

La medida responde a que Cataluña vive momentos de gran agitación política y para el 26 de octubre convocaron una protesta debido a las penas de prisión decretadas contra nueve líderes separatistas.

La Liga quería que se invirtiera el orden y que el primero de los dos encuentros de la temporada 2019-20 entre esos clubes se jugara en el Santiago Bernabéu de Madrid y el segundo en el Camp Nou de Barcelona. Pero la federación dijo que eso violaría las reglas del torneo.

Los clubes tenían plazo hasta el lunes para acordar otra fecha y si no llegaban a un acuerdo, la federación decidiría cuándo jugaban.

Pero poco después de que la federación aplazara el encuentro, los clubes emitieron comunicados proponiendo el miércoles 18 de diciembre.

Cataluña ha sido escenario de violentas protestas en los últimos días, en que la policía chocó con manifestantes contrarios a un fallo del Tribunal Supremo que decretó penas de prisión para los líderes separatistas.

El despliegue de las banderas independentistas catalanas es algo habitual en los partidos en los que el Barcelona ejerce como anfitrión.