Andrés Mora.27 marzo, 2020

Esta semana teníamos que terminar con la roja bien puesta. Este 26 de marzo en Nueva Jersey el equipo de Rónald González jugaba contra Grecia.

Ronald debe estar como El Chavo, lamentándose que no pudo probar fichas. Foto: Rafael Pacheco
Ronald debe estar como El Chavo, lamentándose que no pudo probar fichas. Foto: Rafael Pacheco

¡Acharita! Se desperdició la fecha FIFA y principalmente la oportunidad para pasarla tuanis.

No hubo excusa para irse a echarse alguito a un bar y habrá que guardar las frases futboleras que aplicaríamos en un día de mejenga que, por lo general rendían hasta para el lunes que regresábamos al brete.

Pero que no se nos olviden esas frases, porque el fútbol volverá, en algún momento volverá.

Eso sí, el panorama no es nada alentador, ya Guatemala se unió a los países como El Salvador y Panamá, que prefirieron cancelar el torneo de manera definitiva.

Aquí nuestros dirigentes todavía tienen la fe de que el 13 de abril, día que se vuelvan a reunir, nos tengan mejores noticias. ¡Dios los oiga!

Si perdíamos ante los griegos aplicábamos las típicas de: “lo mismo de siempre”, “tanto microciclo para nada”, “esa Sele no juega nada”, “Ronítal no va a durar mucho”, “fueron a pasear”, “para nada llamó a este, o al otro”, “los trajo desde tan largo y ni los usó”, entre otras.

Si empatábamos aplicaban las misas, porque lo que queremos es ganar, golear y jugar bonito, no aguantamos nada.

¿Y si ganamos? aquí tenemos otro arsenal de frases porque depende de cómo se haya ganado.

No es momento para chemas de la Sele, banderas ni pelucas. Foto: Rafael Pacheco
No es momento para chemas de la Sele, banderas ni pelucas. Foto: Rafael Pacheco

“Pura guaba”, “ese rival es muy malo”, “contra los fáciles sí juegan”, “por lo menos ganaron”, “se gana, pero no se le ve nada a ese equipo”, son unas opciones.

Si se gana bonito: “¿por qué no juegan así siempre?”, “ojalá no aflojen”, “¡qué grande Ronítal”, etc.

Pero todo deberá esperar.... Que se aguanten esas frías y que se aguanten esas bocas, porque cuando vuelva el fútbol será una fiesta total.