Deportes

El infierno de Estambul podría dejar sin trabajo a Zinedine Zidane

Prensa española habla que en caso de derrota, el francés sería despedido

El Real Madrid de Zinedine Zidane tiene que ganar este martes (1 p. m., hora tica), el partido del miedo contra el Galatasaray, en Estambul, Turquía, si quiere alejar al fantasma de una eliminación en la fase de grupos, lo que sería una triste noticia para los merengues.

Unido a eso, la prensa española asegura que en caso de derrota, el galo no continuaría al frente del equipo y se atreven a decir que uno de sus sustitutos podría ser el entrenador portugués José Mourinho.

En 23 participaciones en la primera vuelta de la moderna Liga de Campeones (desde 1992), el Real Madrid se ha clasificado en 23 ocasiones para la fase de eliminatorias, todo un récord.

¿El monstruo de las 13 Copas de Europa podría sufrir la humillación de una salida inédita? Todo es posible tras el peor arranque madridista en fase de grupos: una dura derrota 3-0 en París y un trabajado empate contra el Brujas han complicado sus posibilidades en el grupo A.

Con un punto en dos jornadas, el equipo merengue es el último de la llave por detrás de París Saint Germain (6 puntos), Brujas (2 puntos) y Galatasaray (1 punto). Y el doble enfrentamiento contra el club turco este martes en Estambul y el 6 de noviembre en Madrid se anuncia como una apuesta a todo o nada.

“Sabemos lo que vamos a jugar, tenemos que hacer un partido para ganar porque no hay más remedio", reconoció Zidane el fin de semana.

Su equipo no parece, sin embargo, estar en su mejor momento tras una derrota inquietante frente al recién ascendido Mallorca el sábado en Liga 1-0.

Este sorpresivo revés ha hecho renacer los fantasmas de la temporada pasada, que terminó para el equipo blanco con una eliminación en octavos de final contra el Ajax de Ámsterdam: problemas de concentración, fallos defensivos y escasa puntería en la ofensiva, todos los síntomas de un equipo que duda.

“Me pregunto si no tuvimos un poco de ansiedad", reconoció Zidane el sábado.

Tras volver al mando en marzo envuelto en sus tres Champions conquistadas en su primer mandato (2016-2018), el técnico francés sabe que un nuevo tropiezo este martes reduciría drásticamente las posibilidades de clasificación de su equipo.

Y una eliminación temprana sería un accidente de tamaño industrial para el club con más ingresos del mundo, según la consultora Deloitte.

“Este Madrid corre peligro real de irse a la Europa League", advirtió el rotativo deportivo Marca, en alusión a la tercera plaza del grupo que supone bajar a la ‘pequeña’ Copa de Europa.

Con un Madrid que vive en una montaña rusa desde el inicio de temporada, resulta difícil saber qué cara presentará, incluso aunque algunas figuras como Eden Hazard o Raphael Varane, que descansaron este fin de semana, deberían volver al once inicial.

Así que el gran Real Madrid se encomienda al aura de Zidane, el carácter de Sergio Ramos o a la buena forma de Karim Benzema, indiscutible líder del ataque y cuarto mejor goleador de la historia de la Champions.

Los aficionados también quieren creer en la relación mística entre el Real y su competición favorita, que ha ganado más veces que otros clubes. La fe contra el miedo, la experiencia madrileña contra la pasión turca, el fin de las angustias o el principio del fin.