Deportes

El invierno llega en pleno verano europeo y frena el Tour de Francia

Una granizada impidió que la prueba de este viernes llegara a la meta

Escuchar este artículo

El colombiano Egan Bernal se apoderó el viernes de la camiseta amarilla del Tour de Francia en circunstancias excepcionales, cuando los organizadores tomaron la rara decisión de frenar la etapa diecinueve a causa de una granizada en los Alpes.

Dos días antes del fin de la carrera en París, Bernal tomó el control con un poderoso ataque en el duro ascenso a Col de l’Iseran, el punto más elevado del Tour, con 2.770 metros. De este modo, el sudamericano le arrebató la camiseta de líder al francés Julien Alaphilippe.

En el valle, una repentina granizada hizo los caminos demasiado peligrosos, lo que llevó a los organizadores a parar la etapa.

El director del Tour, Christian Prudhomme, anunció inmediatamente que los tiempos serían registrados en la cima de la montaña, donde Bernal estaba 2 minutos y 10 segundos delante del francés Alaphilippe, suficiente para borrar la ventaja del francés.

No entendía lo que estaba pasando

El escalador colombiano del equipo Ineos estaba un minuto y treinta segundos detrás del francés al comenzar la etapa, pero ahora está en una posición ideal para convertirse en el primer colombiano en ganar el máximo evento del ciclismo.

Bernal le lleva ahora 48 segundos a Alaphilippe, con el campeón defensor Geraint Thomas a 1:16 detrás del nuevo líder.

“Realmente no sé lo que pasó. Yo estaba acelerando y atacando, todo estaba saliendo bien y entonces me dijeron que parara. Yo no quería parar.... Ellos me hablaban en inglés y yo no estaba seguro”, le dijo Bernal a la televisión francesa.

“Cuando paré y el director del equipo me dijo que tenía la camiseta amarilla fue increíble. No puedo creerlo. Quiero rodar mañana (sábado) a toda velocidad, llegar a París y una vez que cruce la meta creeré que es cierto. Ser el primer colombiano ganador del Tour de Francia sería increíble”, señaló el corredor de 22 años.

Ahora parece casi seguro que Bernal retendrá la camiseta amarilla hasta el final, porque la etapa veinte de este sábado también será acortada porque se esperan tormentas y aludes.

La ruta ahora truncada de apenas 59 kilómetros, despojada de dos de sus tres planeados ascensos, no parece lo suficientemente difícil para que los rivales del cafetero le hagan flaquear.

La repentina tormenta tornó el verano casi en invierno en materia de minutos, con una capa blanca cubriendo las verdes praderas.

La suspensión, en momentos en que los ciclistas estaban disparados cuesta abajo a través de curvas pronunciadas, creó un caos en la carrera.

No hubo ganador de la etapa porque nadie llegó a la meta.

Imágenes televisivas mostraron una limpiadora tratando de despejar el camino, en medio de torrentes de agua y hielo, mientras los ciclistas aceleraban hacia esa sección de la etapa.

Quedó claro muy pronto que el camino no era apto para bicicletas y los organizadores decidieron la suspensión, por la seguridad de los participantes.

No fue la primera vez que el clima alpino interrumpe el Tour. En la carrera de 1996, la que había sido planeada como una etapa de 190 kilómetros de Val d’Isère a Sestrières, fue acortada a apenas 46 kilómetros debido a la nieve, dejando fuera los ascensos a lseran y Galibier.

Polémica decisión

El viernes, los oscuros nubarrones que arrojaron granizo y dejaron charcos gigantes en la base del paso Iseran, en Val d’Isere, podían verse acechando cuando Bernal rebasó la cima.

La suspensión sacudió un Tour que ha sido el más emotivo en décadas. Aunque Bernal sonreía al subirse a un carro de su equipo, otros favoritos, incluyendo Alaphilippe, estaban claramente decepcionados. El francés hizo un gesto de molestia con la mano y pedaleó en partes a través del camino.

El colombiano Rigoberto Urán se veía furioso.

Pero Marc Madiot, el jefe del equipo Groupama-FDJ, aplaudió la decisión.

“La seguridad es lo más importante y la decisión de parar la etapa me parece la única razonable. Imagine que la carrera hubiera continuado y un ciclista se hubiera caído a una barranca”, comentó.

Alaphilippe, que tuvo la camiseta amarilla por 14 días, dijo que esperaba perder la ventaja en la carrera.

“Lo di todo, no me arrepiento de nada. He sido vencido por un ciclista más fuerte que yo”, dijo.

En el caso del Movistar de Andrey Amador, Mikel Landa sigue como el ciclista mejor ubicado en la sexta posición de la clasificación general, mientras el nacional es 57 del pelotón.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.