AFP, Barcelona.2 mayo

El astro argentino Leo Messi volvió a brillar con más fuerza que nunca este miércoles al frente del Barcelona para arrollar al Liverpool y poner rumbo a la final de Champions dispuesto a cumplir su “amenaza” de que la orejona vuelva al Camp Nou.

Gracias a su nueva demostración de talento, el mundo cayó a sus pies, mientras que la prensa española rivaliza este jueves para encontrar un calificativo para el argentino con freses y palabras como “Papa del fútbol", “inmenso”, “épico”.

600 goles ha anotado Messi con el Barcelona.
El argentino se echó el equipo al hombro y lo puso muy cerca de la final de Champions. AFP
El argentino se echó el equipo al hombro y lo puso muy cerca de la final de Champions. AFP

Todos los diarios están de acuerdo en afirmar que la magia de la Pulga sacó adelante a un Barça que sufría ante un eléctrico Liverpool.

“Un Liverpool tremendo, que asustó al Camp Nou, se encontró derrotado por 3-0 sin entender cómo ni por qué. O sí: por Messi, el papa del fútbol, que ofició ayer (este miércoles) con solemnidad en su templo favorito", afirma este jueves en su columna el director del diario AS, Alfredo Relaño.

“Ha aparecido en los momentos donde más lo necesitábamos, en los que teníamos que sacudirnos el dominio del Liverpool", reconocía tras el encuentro el técnico azulgrana, Ernesto Valverde.

Messi es imparable

Pese a ir ganando 1-0 con un gol de Luis Suárez, el Barça se vio dominado en la segunda parte por el equipo inglés, hasta que Messi dijo basta. Primero rematando a gol un balón rechazado por el horizontal y después con un soberbio gol de tiro libre que clavó al ángulo. La mejor forma de alcanzar los 600 goles en su carrera.

Falta la segunda parte
El juego de vuelta entre el Liverpool y el Barcelona será el próximo martes 7 de mayo, a la una de la tarde, en suelo inglés.

“El Barça es una trituradora con una resistencia a prueba de bombas y el Barça tiene a Messi, el comodín que condiciona y desborda cualquier partido, por muy cuesta arriba que se ponga", afirmó este jueves en su columna el director del diario catalán Sport, Ernest Folch.

“Messi es imparable", reconocía tras el encuentro el técnico del Liverpool, Jürgen Klopp, que un día antes había recordado como le había “sonado a amenaza” que Messi ya anunciara a principios de temporada que quería “esa linda Copa” de Europa.

Messi dio el espectáculo en un juego que se le complicaba al Barcelona. AFP
Messi dio el espectáculo en un juego que se le complicaba al Barcelona. AFP

El capitán azulgrana cuenta ya 12 goles afianzándose como el máximo goleador de la Champions esta temporada y mantiene su caza al máximo goleador histórico de la competición, el portugués Cristiano Ronaldo, que suma 126 goles, 14 más que los 112 con los que cuenta Messi.

Con su actuación el miércoles, marcando, asistiendo, distribuyendo, Messi demostró que la Liga de Campeones es uno de sus grandes objetivos de la temporada.

Pero también demostró que está en el mejor momento de su carrera, habiendo asumido plenamente como líder de su equipo tanto dentro como fuera del campo.

“Messi para todo: goles, magia, capitanía y discurso", afirma este jueves el diario deportivo Marca, asegurando que “su aportación va mucho más allá de su rendimiento en el campo”.

Su celebración del segundo gol pidiendo al público del Camp Nou que no silbaran, sino que aplaudieran fue la antesala de la defensa de su compañero Philippe Coutinho, muy silbado al ser sustituido.

“Es feo que despidan a un compañero así", dijo el capitán azulgrana a la televisión Movistar Liga de Campeones.

“Estamos en un momento definitorio, muy lindo, donde tenemos que estar más unidos que nunca todos, jugadores, la afición...", añadió Messi, apelando a la unión del barcelonismo.

“Es el líder del equipo y lo ha demostrado un día más”, aseguraba el técnico Ernesto Valverde.

El Liverpool no pudo con la Pulga. AP
El Liverpool no pudo con la Pulga. AP

Con la Liga ganada y un plaza en la final de la Copa del Rey, la victoria del miércoles pone a Messi y a su equipo un poco más cerca de repetir los tripletes de 2009 y 2015, pero pese al buen resultado todavía queda la vuelta en Anfield este martes.

“Sabemos que no está definido porque vamos a una cancha muy difícil, con mucha historia, que aprieta mucho", decía Messi, pero si el gran capitán azulgrana mantiene su nivel, no parece que haya nada capaz de impedir que alce la orejona el 1 de junio en el Wanda Metropolitano, de Madrid.