AFP .1 mayo
Messi volvió locos a todos los aficionados en el Camp Nou y al mundo entero. (AP Photo/Manu Fernandez)
Messi volvió locos a todos los aficionados en el Camp Nou y al mundo entero. (AP Photo/Manu Fernandez)

¡Lionel Messi está solo! Cuando el Barcelona más lo necesitaba en el juego de ida de las semifinales ante Liverpool, el astro argentino sacó la varita y con una magia que solo él posee puso al cuadro culé a un paso de la final de la Champions League que se jugará en Madrid el 1 de junio.

El Barça dio un gran paso este miércoles al imponerse 3-0 al cuadro inglés en un vibrante partido en el Camp Nou donde el astro argentino marcó un doblete cuando el equipo azulgrana más sufría.

El uruguayo Luis Suárez abrió el marcador al empujar a la red de la portería inglesa un centro de Jordi Alba (al 26). Posteriormente Lio clavó el 2-0 (75) y repitió con un golazo de tiro libre (82), sellando una victoria que permite al cuadro culé encarar con un amplio margen la mejenga de vuelta en Liverpool el próximo martes.

El equipo azulgrana sufrió ante un conjunto inglés, que salió desde el principio por el gol, apretando arriba y presionando la salida de balón de los azulgranas.

Entre Lionel y Suárez se echaron al Liverpool y lo dejaron en cuidados intensivos. (Photo by LLUIS GENE / AFP)
Entre Lionel y Suárez se echaron al Liverpool y lo dejaron en cuidados intensivos. (Photo by LLUIS GENE / AFP)

Gerard Piqué y Clément Lenglet tuvieron que ingeniárselas para parar a Sadio Mané y a Mohamed Salah, que daban sensación de peligro cada vez que se metían en el área, mientras por la izquierda Andrew Robertson era un peligro constante.

El Barça sufrió para conectar con Messi, pero la lesión de Naby Keita (24), sustituido por Jordan Henderson, obligó al técnico del Liverpool Jürgen Klopp a mover sus piezas.

Eso favoreció al Barcelona, que aprovechó para montar un ataque con el lateral Jordi Alba, quien metió un balón al área pequeña donde apareció Luis Suárez para desviar lo justo y meter el balón en la portería rival (26).

El uruguayo celebró su primer gol de la temporada en Champions, competición en la no había vuelto a marcar desde hace más de un año, cuando vacunó en los cuartos de final contra la Roma el 4 de abril de 2018.

En el cuadro inglés no podían creer lo que estaba pasando. (AP Photo/Manu Fernandez)
En el cuadro inglés no podían creer lo que estaba pasando. (AP Photo/Manu Fernandez)

Antes del descanso, el equipo inglés pudo marcar el empate, pero Mané envió a las nubes un remate frente al marco (35).

El show de Messi

Tras la pausa, el Liverpool mantuvo su intensidad, jugó muy arriba y presionó la salida del Barça, que tenía que recurrir a pases largos en más ocasiones de las que le gustan.

James Milner dio el primer susto con un disparo cruzado que el portero Marc André Ter Stegen envió a tiro de esquina (47).

El portero del Barcelona se convirtió en el salvador de su equipo, sacando varios disparos comprometidos.

El alemán volvió a meter una mano providencial ante un disparo cruzado de Salah (53), que fue uno de los mejores de su equipo.

Otro que se comportó como los grandes fue Marc-Andre Ter Stegen, con tapadas salvadoras. (Photo by JAVIER SORIANO / AFP)
Otro que se comportó como los grandes fue Marc-Andre Ter Stegen, con tapadas salvadoras. (Photo by JAVIER SORIANO / AFP)

El egipcio fue una de las grandes referencias del Liverpool buscando el golcito y sirviendo asistencias como el balón que puso prácticamente en el punto de penal a Milner, cuyo disparo atajó Ter Stegen (60).

Le costó mucho salir al Barça, que veía como todo el juego se desarrolló en su campo, debido a un Liverpool que llevó la iniciativa del juego y obligó al equipo casa a correr detrás del balón.

Cuando el Barcelona pasaba el peor momento, fue que apareció Messi para levantar el Camp Nou en colaboración con Suárez.

El uruguayo sacó un potente remate a marco, pero la pecosa pegó en el poste y volvió al campo, por lo que lo recogió la Pulga con el pecho para hacer el 2-0 (75).

Fue una locura en Barcelona, algunos aficionados no aguantaron las ganas de tirarse a la cancha. (AP Photo/Manu Fernandez)
Fue una locura en Barcelona, algunos aficionados no aguantaron las ganas de tirarse a la cancha. (AP Photo/Manu Fernandez)

La anotación impulsó al Barça, que poco después veía como Messi repetía con un gol de antología en el ángulo superior derecho (82) para hacer el 3-0 y afianzarse como máximo goleador de la Champions esta temporada con 12 tantos.

Messi duplica la cifra de goles del primer perseguidor que se mantiene en competencia, el serbio del Ajax Dusan Tadic (6 goles).

Pero más que los números, es la magia de Messi la que habla por sí sola.

Pese al 3-0 en contra, el Liverpool no bajó los brazos y Salah estrelló un balón en el poste, después que Ivan Rakitic sacara de debajo de los palos un disparo rival (84).

Sin duda la gente del Liverpool tuvo la misma reacción que Juergen Klopp cuando Messi clavó el gol de tiro libre. (AP Photo/Manu Fernandez)
Sin duda la gente del Liverpool tuvo la misma reacción que Juergen Klopp cuando Messi clavó el gol de tiro libre. (AP Photo/Manu Fernandez)

El Barça aguantó y tuvo la posibilidad de un cuarto tanto, en un último contra ataque, pero Ousmane Dembélé mandó el balón a las manos de Alisson (96).

Este martes, el Ajax holandés dio un paso importante hacia la final del torneo al ganar 1 a 0, en la mejenga de ida, al Tottenham en Londres.