Karol Espinoza.17 abril

La alerta de la FIFA por posible arreglo de partidos en la primera y segunda división tica es una llamada de atención que podría, incluso, en caso de comprobarse, traerle una sanción al fútbol nacional.

El fútbol mueve mucho dinero y eso lo saben las mafias de apostadores. Archivo
El fútbol mueve mucho dinero y eso lo saben las mafias de apostadores. Archivo

La noticia, aunque sorprende, no es nueva a nivel mundial, ni se limita al fútbol, pues el tenis, la Fórmula Uno , el béisbol y hasta el cricket se han visto embarrados.

Un ejemplo cercano se dio en el 2010 con la selección de El Salvador, a la cual le sancionaron 14 jugadores de por vida por arreglar un amistoso que perdieron ante Costa rica, 2-1, en San Carlos.

En Guatemala también se acusó y expulsó de por vida a tres jugadores por amaño al ofrecer $10 mil (¢6 millones al tipo de cambio actual) a sus compañeros para dejarse ganar un fogueo que perdieron contra Costa Rica, 3-2, en el 2012.

De hecho, la Copa Uncaf del 2013, jugada en suelo tico, estuvo vigilada por la Interpol para evitar arreglo de juegos.

Y ni hablar de lo sucedido en el 2006 cuando a la Juventus le quitaron dos títulos de campeón y la mandaron a la segunda división por influir en el nombramiento de árbitros.

A ver qué les dicen
El próximo lunes, a la 1:30 p.m., los presidentes de la primera y segunda división tendrán una reunión en la Fedefútbol para ver la alerta de arreglo de partidos en Costa Rica.

Con tanto en juego, países como España han echado mano de programas informáticos para evitar esto.

¿Cómo lo combaten?

Una nota publicada por el diario El País, el 22 de febrero de este año, titulada: “Sabemos si se ha pactado un 0-0 en el descanso”, explica que con la ayuda de la informática han logrado vigilar casi todos los partidos de la liga profesional y no profesional.

Además, le han hecho ver a casi cuatro mil futbolistas los riesgos de aceptar sobornos.

La bronca por arreglo de juegos no es jugando. Archivo
La bronca por arreglo de juegos no es jugando. Archivo

El reportaje explica que de los 8.927 juegos de fútbol profesional y no profesional de la temporada pasada y que aparecieron en alguna casa de apuestas, La Liga, como se llama al torneo español, vigiló 5.049 para evitar amaños.

“Si el 31 de enero del año pasado se habían detectado 29 partidos sospechosos, al cierre de la primera vuelta de este año solo ha saltado la alarma por indicios de amaño en cinco ocasiones. Un 83% menos”, indica el reportaje firmado por Jacobo Pedraza y Alejandro Martín.

Comentan que los apostadores jugaron casi siete mil millones de euros el año pasado, según la dirección general de Ordenación del Juego española.

Para combatir esto, La Liga trabaja con la policía e instituciones públicas y privadas internacionales.

También emplean "un modelo preventivo que empieza en los vestuarios con charlas informativas a los futbolistas sobre las consecuencias del juego sucio, que los puede llevar a ser expulsados para siempre.

En cuanto al programa informático, se llama Tyche y atiende los movimientos en las cuotas de las apuestas en todas las principales páginas y operadores del mercado.

“El éxito en esta lucha está en buena medida en la actualización y mejora constante del programa Tyche con que los analistas, desde 2017, vigilan cualquier apuesta y están alerta ante posibles amaños", dijo a El País Florentino Villabona, director del área de Seguridad e Integridad de La Liga.

“Cuando investigamos indicios a partir de los informes de Tyche y de lo que los analistas encuentran en fuentes abiertas como Facebook o conversaciones de Twitter, y comprobamos que son sólidos, presentamos la denuncia ante la Policía. Cada alerta descubierta se comunica a la Dirección General de Ordenación del Juego”, añade Iñaki Arbea , coordinador de Integridad de La Liga y experto en investigación de corrupción deportiva.

La nota señala que las apuestas se hacen , por lo general, en ligas donde los deportistas son casi desconocidos y hay poca asistencia a los estadios.

La apuesta, más allá de un resultado, se enfoca, por ejemplo, en el número de tiros de esquina, de faltas cometidas, entre otros aspectos.

Agrega que el continente asiático, al no tener reguladas las apuestas, es donde nacen muchas mafias.

Además, crean grupos de WhatsApp con jugadores junto a asesores de apuestas y de ahí pasan a “grupos más secretos” tras pagar un monto y poder pactar el amaño.