Karol Espinoza.4 agosto, 2019

Alajuelense jugó este domingo, posiblemente, su mejor partido del torneo tras derrotar 4-1 al Municipal Pérez Zeledón, por lo que recibirá al Saprissa como líder del torneo.

Los manudos jugaron casi como locales en Pérez Zeledón. Rafael Pacheco
Los manudos jugaron casi como locales en Pérez Zeledón. Rafael Pacheco

En una tarde de inspiración del volante Ariel Lassiter, anotador de un golazo, los manudos ganaron también con anotaciones de Jonathan Moya, Marco Ureña y Róger Rojas.

Por los Guerreros del sur descontó Yeikel Medina.

Con dos cambios, para no perder la costumbre con respecto al último juego ante Herediano, esta vez el técnico manudo Andrés Carevic puso como titular a Luis Garrido por José Miguel Cubero, mientras que Jonathan Moya jugó desde el arranque por un Jonathan McDonald que ni siquiera viajó al Valle de El General.

Así son los lujos que se da ahora el líder de la tabla con 10 unidades.

El juego fue emocionante, de buen toque, mucha velocidad por parte de ambos clubes, de esos que deseáramos ver más seguido en el campeonato nacional.

Nada le duró la alegría a los manudos en el primer gol. Rafael Pacheco
Nada le duró la alegría a los manudos en el primer gol. Rafael Pacheco

Prácticamente en las primeras llegadas claras de cada equipo, abrieron el marcador.

Primero fue Alajuelense, al minuto 24, cuando Lassiter, corrió como una gacela para dejar botado a su marcador Heiner Mora por la izquierda.

Le sirvió a Jonathan Moya, quien ante la pasividad del portero Segura, que nunca salió, se adelantó y punteó el balón para el 1-0.

Medina gritó con todo su gol ante Alajuelense. Rafael Pacheco
Medina gritó con todo su gol ante Alajuelense. Rafael Pacheco

A la Liga no le dio chance disfrutar el golcito porque un minuto después, Yeikel Medina se bailó la marca de Junior Díaz y envió un remate que, aunque no era potente, agarró mal ubicado al portero Adonis Pineda para el 1-1.

Estábamos como empezando y a partir de ahí fueron los sureños los que dominaron el juego con más claridad durante el primer tiempo.

Al minuto 34, José Sánchez cobró un tiro libre y cabeceó en el área el exmanudo Porfirio López, Pineda no se pudo dejar la pecosa y esta quedó en el área, exigiendo a los manudos y al mismo Pineda, al que le pegó un segundo remate en el cuerpo, a espantar el peligro.

Se montó el León

En la segunda parte, los locales se aprovecharon de un error de comunicación en la zaga manuda, cuando Kenner Gutiérrez le devolvió la pecosa a su portero, pero no se enteró que José Sánchez estaba detrás suyo y estuvo a punto de jalarse una torta, a no ser porque el arquero rojinegro salió a tiempo y se dejó la bola.

Pero, otra vez, casi que en la primera llegada clara liguista, ampliaron el marcador con un golazo de Lassiter.

La Liga ganó bien y ahora piensa en Saprissa. Rafael Pacheco
La Liga ganó bien y ahora piensa en Saprissa. Rafael Pacheco

El manudo recibió un pase de Allen Guevara, al minuto 54, Heiner Mora nunca lo marcó y al rojinegro le dio chance de acomodarse para mandar un remate desde unos 20 metros, imposible para Segura.

El gol motivó a la Liga y al 56′, de nuevo Guevara le puso un pase a Kenner, quien entró al área, remató y el portero Segura desvió con la zurda.

Cuando parecía que Alex López llegaba a empujar el tercero, apareció Keylor Soto a desviar al tiro de esquina.

La Liga no aflojaba y el Cusuco seguía siendo clave, el guanacasteco volvió a entrar al área por la derecha, el remate lo desvió un defensor sureño y se lo encontró Luis Garrido, quien demostró por qué nunca ha anotado un gol en su carrera. En resumen, la pecosa pegó en la pared detrás del marco.

Al ver este huracán alajuelense, José Giacone mandó al campo a Álvaro Sánchez y César Elizondo, con lo que empezó a tener presencia en al área rojinegra.

Ahí hay que destacar lo mal parada que toman a la defensa manuda, los constantes errores que cometen y faltas innecesarias cedidas, así como el nerviosismo del portero Pineda, como puntos a corregir pese al gane.

Elizondo puso a sudar frío a Pineda con un centro peligrosísimo por derecha que pegó en el palo y al que el portero, por más salto, no le llegó.

Sin embargo, en un ataque generaleño hubo una falta para los locales que no pitó el central Benjamín Pineda y los rojinegros aprovecharon para armar un contragolpe por la izquierda con Lassiter.

El volante le sirvió el balón a Moya, él le punteó la pecosa a Marco Ureña, quien solo llevaba dos minutos en la cancha y casi en el suelo y frente al marco, tocó para el 3-1.

El cuarto pepino fue de Róger Rojas, al minuto 84, cuando apenas tenía tres minutos en el campo, después de un pase largo de Lassiter, cabeceó en el área Moya y en un mal entendimiento de dos defensores locales, apareció el catracho para empujar con la derecha.