Redacción .30 agosto

La maldición del 29 no respeta géneros y aunque solo afectaba al equipo masculino de la Liga, ahora también hizo diabluras en el bando femenino.

Resulta que las rojinegras tenían, hasta este domingo, 28 partidos invictos en la primera división (contando el torneo pasado y este), por lo que buscarían ante el Municipal Pococí su partido número 29 sin conocer la derrota, pero una vez más la cifra se le atragantó a la institución manuda.

Priscila Chinchilla no pudo rescatar a su equipo de la derrota. Foto: Prensa LDA
Priscila Chinchilla no pudo rescatar a su equipo de la derrota. Foto: Prensa LDA

Las leonas cayeron 2-1 este domingo en su visita al estadio Ebal Rodríguez, en Guápiles.

La primera anotación la marcó Priscila Lobo, para las locales.

La Liga igualó las acciones gracias a un jupazo de Ivonne Rodríguez, pero para mala suerte de las erizas, Ángela Castro anotó al puro final de la mejenga para traerse abajo el larguísimo invicto.

Cabe destacar que antes del descuento manudo, María Paula Salas tuvo la oportunidad de marcar desde el punto de penal, sin embargo, erró un cobro que pudo cambiar todo el escenario.

Lo curioso es que las caribeñas llegaban a este enfrentamiento últimas de la tabla de posiciones, mientras que las manudas eran líderes indiscutibles.

Este traspié también le costó el liderato a las leonas, quienes quedaron en el segundo lugar con 20 puntos, uno menos que Herediano, equipo que asumió la punta del torneo tras vencer 2-1 a Dimas Esazú.