Luis Quirós.2 noviembre, 2019

El futbolista Erick Marín sabe lo que es vencer el cáncer, ya lo ha hecho tres veces, así que nadie mejor que él para aconsejar al joven jugador santista Denilson Mason, de 21 años, quien este sábado fue operado de cáncer testicular en el hospital Tony Facio de Limón.

Apenas se enteró de la noticia, Marín no perdió tiempo y se puso en contacto de inmediato con Mason, con quien habló este viernes, vía telefónica para darle ánimos, consejos y esperanza, pues Erick está convencido de que su colega saldrá adelante de esta dura prueba.

Marín es una prueba de vida, ya que fue diagnosticado con cáncer testicular en el 2017, un año después le aparecieron las células cancerígenas en el abdomen y hace poco se recuperó de esta enfermedad por tercera vez, por lo que La Teja lo contactó para conocer su opinión sobre lo que pasaba con Mason, momento en el que contó que ya había hablado con el jugador.

–¿Cómo se dio el contacto?

Un amigo, de nombre William, me contó que Denilson quería hablar conmigo y de una vez le pedí el número, así que este viernes conversamos varias veces largo y tendido.

–¿De que hablaron?

Este viernes hablamos bastante y sé que ya lo operaron y que todo salió bien. Lo primero que le dije es que tiene que estar agarrado de la mano de Dios, que debe entender que la operación es muy buena y que la recuperación debe llevarla con mucho cuidado. Además le señalé que Dios a sus mejores guerreros les da las grandes batallas para que las enfrentemos sin temor. Él me dijo que es muy creyente y que así lo hará.

Denilson Mason ya fue operado de su cáncer, este sábado y de una vez arrancó la recuperación. Fotografía José Cordero
Denilson Mason ya fue operado de su cáncer, este sábado y de una vez arrancó la recuperación. Fotografía José Cordero

–¿Qué consejos le dio a Mason para después de la operación?

Le expliqué que tiene que alimentarse bien, tener mucho reposo, preguntar por todo aquello sobre lo que tenga dudas y que cuando se levante cada día llenarse de un optimismo total, para que la lucha mental también se refleje en lo físico.

–¿Hablaron de fútbol?

Sí, le dije que si su meta es volver a jugar al fútbol, desde que antes de la operación tenía que estar enviando a su cerebro todas las ideas positivas con respecto a ese tema para que más adelante pueda regresar a las canchas. Yo mismo espero, en algún momento, estar en una cancha junto a él.

–¿ Cómo lo sintió en la conversación?

Yo lo sentí con mucho deseo de luchar con todo y por no solo hablamos una vez, porque sentí que Denilson quería saber mucho sobre lo que viví para él saber qué hacer junto a su familia. Sé que saldrá adelante.

–¿Quedaron en hablar en persona en algún momento?

De primera entrada no, porque no puedo moverme mucho por todo lo que sabemos, pero sé que Dios pronto nos va a permitir que estemos juntos para conversar más a fondo.

Erick Marín espera que Denilson Mason, sienta a su lado siempre la mano de Dios y La Vírgen de Los Ángeles, los cuales hicieron el milagro en él y le concedió la petición de su corazón a su hermana, Hanzel Calderón, quien hizo la romería específamente por él. Foto: Facebook Erick Marín
Erick Marín espera que Denilson Mason, sienta a su lado siempre la mano de Dios y La Vírgen de Los Ángeles, los cuales hicieron el milagro en él y le concedió la petición de su corazón a su hermana, Hanzel Calderón, quien hizo la romería específamente por él. Foto: Facebook Erick Marín

–¿De que otros temas conversaron?

También hablamos de la forma en la que tiene que enfrentar la quimio, si tuviera que recibirla después de la operación. Le conté que son duras, pero una vez más le dije que todo depende de la actitud con que uno la enfrente. Le recomendé no recriminarle nada a Dios, porque todo tiene un motivo y Dios nunca abandona a nadie.

–¿Habló con alguien más de la familia?

No para nada, pero espero en algún momento poder hacerlo, sobre todo cuando nos veamos.

–¿Cómo marcha su recuperación?

Muy bien, poco a poco sigo los pasos indicados y entre todo lo bueno que Dios me ha dado, es que ya salí del aislamiento y puedo conversar con las personas cara a cara. Tengo que bañarme dos veces al día y mi comida siempre debe ser fresca. Tengo el apoyo de mi familia y amigos y voy con todo hacia adelante.

–¿Qué no puede hacer?

No puedo ir a lugares en los que haya mucha gente, pues alguno podría estar enfermo.

–¿ Y qué cosas si puede hacer?

Puedo caminar todas las mañanas de 5 a 7, cuando el sol no esté muy fuerte, también hago pesas para fortalecerme, pero con cuidado porque mi cuerpo está dolido y cuando voy al gimnasio tengo que estar solo.