Andrés Mora.4 noviembre, 2019

La Ultra está otra vez en la mira y el repudio.

La mejenga entre La U- Universitarios y el Monstruo estuvo frenada el domingo más de cinco minutos porque en la gradería norte se estaban dando, entre ellos, miembros de la barra.

Algunos se llevaron hasta los estañones para guerrear. Fotos: Mayela López
Algunos se llevaron hasta los estañones para guerrear. Fotos: Mayela López

La Teja conversó con un exmiembro de la barra morada que mantiene contactos con el grupo y dijo lo que, según lo que él sabe, está ocurriendo dentro del grupo de aficionado. Incluso culpó a la dirigencia del club por lo que sucede.

“Juan Carlos Rojas (presidente morado) prefiere a doscientos revoltosos que un estadio familiar. Antes iban mil maes a cantar, ahora van trescientos a tomar guaro y a fumar piedra afuera, entran que ni saben quién juega y a jugar de malos”, indicó este fiebre, que abandonó el grupo años atrás.

“Por esa vara que todos quieren ser líderes se dan esas tonteras”, ex Ultra.

Afirma que la barra está sin control. El último líder fue Pibe, cabeza del grupo que se hacía llamar Los del Sur.

“A los partidos de visita entran los vetados de Tibás y llegan a hacer desmadre, desde que se fueron los líderes viejos quedó a la libre y nadie, absolutamente nadie, ha tenido la capacidad de tomar las riendas”, indicó el exintegrante.

“Y por esa vara que todos quieren ser líderes se dan esas tonteras, para nadie es un secreto que hay drogas de más en estas épocas. El problema es que no es (requisito) poder para liderar, sino que es un poder de decisión de quiénes van y quiénes no van (a los estadios)”, agregó.

Algunos barristas intentaban poner orden mientras otros seguían con su pleito. Fotos: Mayela López
Algunos barristas intentaban poner orden mientras otros seguían con su pleito. Fotos: Mayela López

Quisimos conocer la opinión del presidente morado, hicimos la consulta por medio de su departamento de prensa, pero no hemos recibido respuesta.

La barra explicó

Por medio de un comunicado de prensa, la Ultra informó en su perfil oficial de Facebook que las broncas del domingo se originaron por problemas personales entre algunos de los aficionados que estaban en el Rosabal Cordero.

“Como es bien conocido, los actos de violencia acontecidos el día domingo 03 de noviembre forman parte de un acontecimiento que consideramos no nos representa, los motivos meramente personales entre integrantes de la barra Ultra Morada llevándolos a la gradería”, escribieron.

Siempre son necesarios muchos oficiales de fuerza pública para controlarlos. Foto: Rafael Pacheco
Siempre son necesarios muchos oficiales de fuerza pública para controlarlos. Foto: Rafael Pacheco

“Los hechos no están relacionados con venta de drogas o algún factor del crimen organizado, fueron motivos personales lo que desencadenaron estos hechos. Agradecemos a la directiva del equipo La U Universitarios por la oportunidad que nos brindaron, un manejo comprensivo de la situación y entendiendo que en ocasiones es incontrolable los roces y altercados internos”, agregan.

La barra indicó que seguirá al Saprissa, acatando las disposiciones de los clubes “para llevar la fiesta morada y compartir en cada visita”.

“La violencia no se genera en cuestión de segundos, forma parte de un desarrollo contextual al que estamos inmersos los integrantes de la UM y sociedad en general; somos diferentes, diversos y sin discriminaciones”, señalaron.

Pero la violencia ahora parece irse, por el momento, hacia otros lados. En redes sociales ya se pueden leer amenazas entre supuestos miembros de la barra del Sapri y del Motagua de Honduras. Se retan de cara al partido de este jueves, a las 8 p.m., en la Cueva, primer episodio de la final de la Liga Concacaf.