Redacción .9 febrero
Un integrante de La Ultra, en sol sur, se pelea con la Fuerza Pública, en medio del clásico entre morados y manudos. Foto John Durán.
Un integrante de La Ultra, en sol sur, se pelea con la Fuerza Pública, en medio del clásico entre morados y manudos. Foto John Durán.

El clásico entre Saprissa y Alajuelense, que se jugó en el estadio Ricardo Saprissa, se ensució con las broncas constantes en las graderías de sol sur que armó La Ultra, barra organizada de Saprissa.

Los aficionados morados se agarraron a patadas y manazos con los oficiales de la Fuerza Pública que estaban vigilando la gradería y durante el primer tiempo se tuvo que parar el partido en dos ocasiones porque las peleas con la policía eran grandes y ponían en riesgo el espectáculo.

El clásico casi no aguantó sin broncas en las graderías entre los mismos miembros de La Ultra. Foto John Durán.
El clásico casi no aguantó sin broncas en las graderías entre los mismos miembros de La Ultra. Foto John Durán.

El ridículo no quedó en casa, como el partido lo transmite ESPN, todo Centroamérica se pudo dar cuenta de ese cáncer que enferma las graderías de los estadios en el fútbol tico, las barras organizadas, las cuales han llenado de sangre, problemas y hasta muertes, nuestro fútbol desde que nació la primera en 1995, La Ultra de Saprissa.

La oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública informó que la bronca entre policías y la barra dejó quince detenidos, aunque no se dio la identidad de ninguno porque están trabajando con asesoría legal para determinar el delito que cometieron.

A los 25 minutos de partido comenzó el pleito en las graderías del sector sol sur. Foto John Durán.
A los 25 minutos de partido comenzó el pleito en las graderías del sector sol sur. Foto John Durán.

Por más increíble que parezca, la bronca terminó hasta que Jorge Fallas, encargado de seguridad del Saprissa, negoció con la Fuerza Pública para que saliera de la gradería sur donde estaba ubicada La Ultra y dejaron solo a la seguridad privada en la escena.

La Fuerza Pública se pasó a otro sector por aquello que se armara de nuevo el desorden.

En noviembre del año pasado en La Teja publicamos una nota en la cual un exmiembro de La Ultra, del cual no dimos el nombre para cuidar su seguridad, aseguraba que los dirigentes de Saprissa, hasta su actual presidente, Juan Carlos Rojas, estaban totalmente enterados de todo lo que la barra organizada hace en los partidos, pero no buscan como eliminarlo.

Trece minutos duró el partido suspendido mientras la Fuerza Pública sacaba a los bronqueros. Fotos John Durán.
Trece minutos duró el partido suspendido mientras la Fuerza Pública sacaba a los bronqueros. Fotos John Durán.

“Juan Carlos Rojas (presidente morado) prefiere a doscientos revoltosos que un estadio familiar. Antes iban mil maes a cantar, ahora van trescientos a tomar guaro y a fumar piedra afuera, entran que ni saben quién juega y a jugar de malos”, indicó este fiebre, que abandonó el grupo años atrás.

“A los partidos de visita entran los vetados de Tibás y llegan a hacer desmadre, desde que se fueron los líderes viejos quedó a la libre y nadie, absolutamente nadie, ha tenido la capacidad de tomar las riendas”, indicó el exintegrante.

A los 34 minutos volvieron a suspender el partido por pleitos en las mismas graderías, volvió a reanudarse a los 47 minutos. Foto John Durán.
A los 34 minutos volvieron a suspender el partido por pleitos en las mismas graderías, volvió a reanudarse a los 47 minutos. Foto John Durán.

“Y por esa vara que todos quieren ser líderes se dan esas tonteras, para nadie es un secreto que hay drogas de más en estas épocas. El problema es que no es (requisito) poder para liderar, sino que es un poder de decisión de quiénes van y quiénes no van (a los estadios)”, agregó.

Este padre y su niño tuvieron que correr para huir de la bronca. Las barras le quitan espacio a las familias en los estadios. Foto John Durán.
Este padre y su niño tuvieron que correr para huir de la bronca. Las barras le quitan espacio a las familias en los estadios. Foto John Durán.
Un grupo de policías se tuvo que enfrentar a la barra completa de La Ultra. Foto: Rafael Pacheco
Un grupo de policías se tuvo que enfrentar a la barra completa de La Ultra. Foto: Rafael Pacheco
El jefe de seguridad de Saprissa (de morado abajo) fue el que logró detener la bronca. Foto: Rafael Pacheco
El jefe de seguridad de Saprissa (de morado abajo) fue el que logró detener la bronca. Foto: Rafael Pacheco
En buena teoría todos los miembros de La Ultra están empadronados, por lo que no deberían de volver a entrar a la Cueva. Foto: Rafael Pacheco
En buena teoría todos los miembros de La Ultra están empadronados, por lo que no deberían de volver a entrar a la Cueva. Foto: Rafael Pacheco
Aquello se convirtió en una guerra. Foto: Rafael Pacheco
Aquello se convirtió en una guerra. Foto: Rafael Pacheco
A punta de macana intentó poner orden la Fuerza Pública. Foto: Rafael Pacheco
A punta de macana intentó poner orden la Fuerza Pública. Foto: Rafael Pacheco
Supuestamente había unos visores viendo a Manfred Ugalde y se toparon con semejante espectáculo. Foto: Rafael Pacheco
Supuestamente había unos visores viendo a Manfred Ugalde y se toparon con semejante espectáculo. Foto: Rafael Pacheco
El irrespeto a la autoridad fue total por parte de los miembros de la Ultra. Foto: Rafael Pacheco
El irrespeto a la autoridad fue total por parte de los miembros de la Ultra. Foto: Rafael Pacheco
¿Qué medidas tomará Saprissa para frenar estos ridículos? Foto: Rafael Pacheco
¿Qué medidas tomará Saprissa para frenar estos ridículos? Foto: Rafael Pacheco