Sergio Alvarado.13 mayo
Rubilio marcó el gol que le permite a Saprissa respirar un poco más en la final. Foto: Rafael Pacheco
Rubilio marcó el gol que le permite a Saprissa respirar un poco más en la final. Foto: Rafael Pacheco

Ser el máximo goleador del Saprissa con siete pepinos, junto a Marvin Angulo y tener el mejor promedio goleador en el equipo al anotar cada 108 minutos, son argumentos que no le alcanzan a Rubilio Castillo para ser titular.

Cada vez que “Rubi” entra al campo, las acciones ofensivas del Monstruo parecen crecer, la sensación de peligro aumenta y la afición le tiene confianza, principalmente porque el atacante les respondió con goles importantes, como el de este domingo ante San Carlos.

Contra los Toros del Norte, cuando la S perdía 1-0, Castillo entró una vez más a salvar la tanda y lo logró luego de diez minutos de haber ingresado, cuando al 63 marcó de cabeza después de un tiro de esquina.

Ante el Herediano en la fecha 15 también entró de relevo para marcar, en aquella ocasión, el gol del triunfo, pero al parecer el idioma de gol de Rubilio no lo entiende Wálter Centeno, quien lo mantiene sentado de entrada.

A pesar de todos los comentarios hechos y sugerencias, el catracho sigue siendo “un buen empleado”, por lo que dice que a él no es al que le corresponde decir si él es titular o no.

Desde la banca, el catracho ha debido pellejear minutos. Foto: Rafael Pacheco
Desde la banca, el catracho ha debido pellejear minutos. Foto: Rafael Pacheco

"De eso no tengo mucho de qué hablar, yo simplemente trabajo y hago lo que me corresponde, día a día, cada entrenamiento demuestro que quiero ser titular. Gracias a Dios cada vez que entro me va bien, trato de dar mi grano de arena.

La pregunta si soy o no soy titular y por qué a quién se la tendría que hacer es a Paté", Rubilio Castillo
Bomba a la espera

Cuando Rubilio fue presentado al inicio del torneo se habló como “el fichaje bomba” de los morados por su efectividad en el marco y los 50 tantos que anotó en sus últimas tres temporadas en el Motagua. Cifras que a cualquiera le hubiesen dado la titularidad, o por lo menos el chance de serlo.

Desde que está en el Monstruo, Castillo nunca jugó un partido completo, ya sea con Vladimir Quesada o Paté y con este último tan solo disputó cuatro mejengas desde el once inicial.

"Sí escucho lo que la gente comenta de mí en la calle, uno no puede obviar eso, ellos quieren que juegue más, lo que demuestra que estoy haciendo las cosas de mejor manera y que cuando me toque, tengo que hacerlo igual o mejor que el que está.

El juego aéreo es de los principales peligros que ofrece Rubi. Foto: Rafael Pacheco
El juego aéreo es de los principales peligros que ofrece Rubi. Foto: Rafael Pacheco

“A mí cuando me metan cinco, diez o hasta un minuto tengo que ir por todo, que estoy apto para seguir jugando y sino tengo esa oportunidad, ya es meramente por cuestiones técnicas que Paté podría explicar”, destacó el delantero.

El estilo de juego del Saprissa de este domingo en la Cueva se adaptaba al de Rubilio porque la cancha no permitía jugar mucho de pié a pié, por lo que buscar por alto al catracho, que es su especialidad, hubiese sido un detallazo.

“Ya el equipo sabe cómo juego yo, soy un nueve más estático, por lo que las opciones que queden en el área las tengo que aprovechar, cambiamos el estilo de juego y tal vez por ahí va el asunto, buscaba presionar arriba”, explicó el hondureño.

Mientras espera si Paté lo entiendo o no, Rubi buscará su titularidad por la senda que conoce, la de los goles.