Andrés Mora.8 diciembre, 2019

Los errores de Adonis Pineda durante el primer juego de la final terminaron por marcar la diferencia a favor de Herediano, por lo que Alajuelense tendrá que guardar la champaña y la carroza por al menos quince días más tras empatar 0-0 con el Team el estadio Alejandro Morera Soto.

La afición llenó el estadio pero parece que estaban claros que la serie podría irse a otras dos mejengas. Foto: Rafael Pacheco
La afición llenó el estadio pero parece que estaban claros que la serie podría irse a otras dos mejengas. Foto: Rafael Pacheco

El Team ganó 2-0 en el global la serie final de la segunda fase y frenó la celebración de la 30 manuda.

Ahora sí, que es ahora o nunca para los erizos porque les queda una segunda oportunidad para romper la racha de seis años sin quedar campeones y espantar ese fantasma que los ha atormentado por tantos años.

Por lo menos les queda una segunda oportunidad, la cual consiguieron tras quedar líderes en la fase regular.

Este domingo el juego arrancó con la dinámica esperada, ya que los de casa llevaron el peso de la mejenga y los visitantes aguantaron con todo porque sacaron el trabajo en el estadio Eladio Rosabal Cordero.

Los muchachos de Andrés Carevic corrían como locos y con muchas ganas, pero con pocas ideas para superar con éxito la sólida línea defensiva visitante.

Más bien, a los 12 minutos ya habían pasado dos sustos, porque perdían la bola y el Team salía soplado a contragolpear, las dos veces por el costado derecho. Al final no pasaron a más porque la defensa eriza salvó en el último instante.

A Jonathan lo intentaron sacar de sus casillas, pero aguantó. Foto: Rafael Pacheco
A Jonathan lo intentaron sacar de sus casillas, pero aguantó. Foto: Rafael Pacheco

Adonis esta vez llegó con buena confianza. Al 18 le hizo un tapadón a Gerson Torres, quien soltó un remate desde el costado izquierdo.

El primer acercamiento con signos de peligro manudo ocurrió hasta el 32, cuando el catracho Alexander López cobró un tiro libre que estuvo a pocos centímetros de abombar las redes.

Dos minutos más tarde apareció la gran figura del juego, Esteban Alvarado. El guardameta florense estaba perfectamente ubicado para tapar un riflazo de López, que había entrado como Pedro por su casa y quería meterlo con todo y bola en la portería.

Como era de esperar, se armó la polémica, ya que al 39 Ariel Soto se lanzó con todo para evitar que Allen Guevara rematara y mandó al rojinegro al piso. Parecía penal, pero él árbitro Hugo Cruz se hizo el ruso.

El juego se calentó y tres minutos después el que cayó fue Jonathan McDonald ante una acción de Aaron Salazar, pero Hugo también se hizo de la vista gorda y dejó que siguiera el juego.

 Muy peleado estuvo el juego en La Catedral. Foto: Rafael Pacheco
Muy peleado estuvo el juego en La Catedral. Foto: Rafael Pacheco

Cruz falla en el de Guevara porque claramente le cometen falta, el otro de Bigmac es dudoso.

Poco antes del pitazo para finalizar la primera parte, el hondureño, Henry Figueroa se tuvo fe, le dejaron espacio y sorprendió pateando de derecha, por lo que Esteban tuvo que volar y lanzó el balón al tiro de esquina.

Fue un primer tiempo de mucho choque y dudas. El árbitro central dejó de sancionar un penal y perdonó a Gerson Torres quien le dio un golpazo en las partes nobles a José Miguel Cubero.

Nada de nada

Arrancó el segundo tiempo y el Team metió el bus.

Hugo pudo haber marcado alguna diferencia si sanciona un penal y expulsa a como debió expulsar, pero ayudó al cero por cero. Foto: Rafael Pacheco
Hugo pudo haber marcado alguna diferencia si sanciona un penal y expulsa a como debió expulsar, pero ayudó al cero por cero. Foto: Rafael Pacheco

Andrés Carevic no aguantó ni cinco minutos e hizo su primer cambio. Sacó a Ariel Lassiter, quien se puso como un miura, para darle campo a Barlon Sequeira.

Al 54, Alvarado se volvió a agrandar, ya que metió una mano más que salvadora cuando un zurdazo de Marcos Ureña tenía sello de gol.

La afición liguista parecía que estaba cansada de ver al portero herediano atajar todo, por lo que algún vivazo le tiró un encendedor, cuando corría el minuto 59 y el hombre aprovechó para que lo atendieran y perder tiempo.

El peor susto de toda la tarde llegó al 67, ya que Randall Azofeifa lanzó un tiro libre que terminó en autogol de Júnior Díaz, pero para suerte de los erizos, Brian Rubio estaba en posición prohibida y anularon la jugada.

Adonis se paró mejor este domingo, pero puede rajar que tampoco le tiraron. Foto: Rafael Pacheco
Adonis se paró mejor este domingo, pero puede rajar que tampoco le tiraron. Foto: Rafael Pacheco

Cuando quedaban 6 minutos para el final, Alvarado se tiró al piso y pidió cambio, pero al final siguió jugando y consiguió perder más tiempo. El meta suplente del Team, Alexandre Lezcano casi que jugó porque lo pusieron a calentar en tres ocasiones.

Ante tanta pérdida de tiempo visitante, Hugo Cruz tuvo que reponer ocho minutos, pero la mejenga ya estaba definida, pues la Liga se dedicó a lanzar centros que siempre terminaron en las manos de Esteban.