Luis Quirós.4 agosto

La hombrada de Cartaginés de ganar un partido que jugó con 10 hombres desde el minuto 8, lo colocó en la segunda posición del torneo de Apertura.

Los brumosos vencieron 1-0 a La U, de visita, en el estadio Eladio Rosabal Cordero con una muestra de coraje impresionante ante un equipo que sigue de capa caída, al sumar su segundo juego perdido al hilo.

El juego arrancó con mucha fricción entre los competidores, al punto de que, en solo ocho minutos, la tarjeta roja tocó la puerta en la casa de don Eladio.

Kendall Gallardo, el joven de 19 años tuvo que irse a duchar rapidito porque no midió bien un balón dividido y al mejor estilo de las artes marciales mandó a la lona a José Leiva con una plancheta en el pecho.

Con un leñazo de pierna izquierda, Julio Cruz le dio un gran triunfo al Cartaginés frente a Universitarios. Foto Carlos González/ Agencia Ojo por Ojo
Con un leñazo de pierna izquierda, Julio Cruz le dio un gran triunfo al Cartaginés frente a Universitarios. Foto Carlos González/ Agencia Ojo por Ojo

El central Christian Rodríguez, que debió sacar la roja de una vez, sacó primero la amarilla, pero el secretario del juego, Carlos Salazar, que sí estaba en todas, le dijo que mandara para la choza al blanquiazul.

A partir de ahí comenzó otro juego.

De inmediato, Minor Díaz giró las instrucciones necesarias para tomar el comando de la mejenga, pero esto no se dio rápido porque el equipo de la Vieja Metrópoli se paró muy bien en zona defensiva.

Ya en el minuto 30, los académicos lograron adueñarse de las acciones, bien juntitos, como novios en su primera cita, los celestes tocaron la redonda con cariño y eficacia para abrir el muro que plantó atrás la visita.

Paolo Jiménez (izq) del Cartaginés, se convirtió en un dolor de cabeza para la marcadores de Universitarios, como en el caso de Luis Miguel Valle. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo
Paolo Jiménez (izq) del Cartaginés, se convirtió en un dolor de cabeza para la marcadores de Universitarios, como en el caso de Luis Miguel Valle. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo

Destacar que el choque siguió llenándose de faltas porque nadie quería regalar nada y en cada una de ellas, sobre todo las que cometían los universitarios, provocaba que los cartagineses pidieran la roja para ver si lograban aquel mal del arbitraje llamado compensación.

Pero así como los blanquiazules fueron astutos en eso, también hay que reconocerles el buen brete que hicieron para llegar hasta el marco rival, casi sin notarse que tuvieran un jugador menos.

Primer aviso

La etapa de complemento comenzó con un Cartaginés golpeando la mesa y avisándole a los universitarios que su idea no era defenderse sino buscar el triunfo y utilizando las bandas le pusieron buen trabajo a los laterales celestes.

Los anfitriones se volvieron a ver como diciendo ‘diay, ¿en qué estamos?’ y tras una rápida conversación acomodaron sus líneas para entrar en una mejor dinámica que generó un juego de ida y vuelta.

Johan Condega de La U, no tuvo espacios para desarrollar su juego. Aquí Mauricio Montero lo cerraba muy bien. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo
Johan Condega de La U, no tuvo espacios para desarrollar su juego. Aquí Mauricio Montero lo cerraba muy bien. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo

Esto generó que se dieran grandes opciones en cada marco, pero la falta de tranquilidad de los delanteros en cada equipo no permitió que alguna de ellas se concretara cuando el juego ya tenía 75 minutos.

Ante la movilidad del partido, los banquillos empezaron a sacar sus piezas para tratar de encontrar la forma de echar la bola en el fondo del marco contrario.

Cartaginés, consciente del esfuerzo que realizó para llegar hasta ese momento sin recibir un solo gol, dio la milla extra para ganar el encuentro.

En una salida muy bien llevada desde atrás, cuidando la pecosa como un tesoro, lograron en pies del mexicano Julio Cruz celebrar.

El delantero tomó la número cinco y con una finta hizo ver muy mal a Lemark Hernández y soltó un zurdazo que se acomodó junto al palo de mano izqiuerda del portero Bryan Morales para el definitivo 1-0.

Aunque el fútbol no vive de la justicia, ese tanto, en parte, vaya que era justo para los guerreros brumosos.

Verny Scott (celeste) mantuvo duelo cerrado con Luis Ronaldo Araya del Cartaginés. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo
Verny Scott (celeste) mantuvo duelo cerrado con Luis Ronaldo Araya del Cartaginés. Foto Carlos González/Agencia Ojo por Ojo

Sin pensar en echarse a atrás, los pupilos de Martín Arriola, quien este domingo ya cumplió el castigo impuesto en el cierre del torneo pasado por expulsión, salieron a buscar el segundo gol, el cual no se les dio, pero sí obtuvieron el botín deseado de los tres puntos.