Sergio Alvarado.9 diciembre, 2018
Moya metió un gol y puso el otro este domingo para los manudos, pero al final no fue suficiente para meterse en la final. Foto: Rafael Pacheco
Moya metió un gol y puso el otro este domingo para los manudos, pero al final no fue suficiente para meterse en la final. Foto: Rafael Pacheco

Qué duro debe ser terminar como figura del equipo en el partido más importante de la temporada, marcar un gol, poner otro, recibir la ovación del público por el esfuerzo durante 120 minutos, pero que todo eso finalmente no alcance.

El juego que tuvo este domingo Jonathan Moya es para aplaudir, tal como lo hicieron los aficionados en el Morera Soto, el atacante no solo se hizo sentir en el marco florense, sino que la servía, por arriba era más incómodo que dormir con un trompo en la bolsas, corría, metía pata, ayudó a defender, tenía el carácter que los manudos exigían a sus jugadores.

Al final, al oriundo de Monteverde todo eso le supo a muy poco, como lo indicó en la zona de entrevistas después del partido, igual que los seis goles marcados en este torneo. Su primer semestre con los erizos se va con el sinsabor de quedarse sin el título.

“De nada sirve todo esto porque no conseguimos lo que queríamos, que era el campeonato. Lo personal acá queda aparte, si ganamos, ganamos todos y si perdemos, perdemos todos. Toca ahora pensar en el otro campeonato, sabemos que nos faltó un poquito más para llegar a esa final, que esperemos alcanzarla el otro torneo”, explicó Moya.

Para Jonathan, el partido era especial, su familia lo veía en la grada, llegaron desde lejos para apoyarlo, como se notó en el primer gol rojinegro, el delantero se fue a abrazar con ellos en un portón del sector sureste. La celebración no era para menos, su asistencia fue medio gol.

El jugador le envío un mensaje a los manudos asegurando que en el año del centenario de la institución (2019) las cosas serán diferentes.

“Es mi primer semestre acá y mis compañeros ya han vivido situaciones incómodas por varios años, da mucha impotencia saber que uno quiere hacerlo lo mejor posible por esta afición, por esa gente que llenó el estadio y nos acompañó siempre, toca mirar hacia adelante ahora.

“Tampoco hay que verlo todo malo, este torneo se vio una mejoría bastante importante en el equipo, al final no se dio el objetivo final, creo que nos faltan detallitos, pero vamos por buen camino siento”, finalizó.