Luis Quirós.14 marzo
Lassiter le puso tres asistencias a Moya, pero al celebrar solo el puñito, no se podían abrazar. Foto Alonso Tenorio
Lassiter le puso tres asistencias a Moya, pero al celebrar solo el puñito, no se podían abrazar. Foto Alonso Tenorio

Por primera vez en su carrera, Jonathan Moya marcó cuatro goles en un solo partido y de este modo se convirtió en la figura de la victoria de Alajuelense 6-1 ante La U Universitarios.

“Le doy gracias a Dios por estos cuatro goles. Entre semana Adolfo Machado me dijo que en este partido yo iba a meter tres goles, y bueno, por ahí se dio uno más, pero lo importante son los tres puntos por la lucha que tenemos para poder clasificar”, dijo el delantero.

A pesar de la euforia por tantos goles, el delantero evitó tener mucho contacto con sus compeñeros en las celebraciones, esto por las medidas que ha pedido el Ministerio de Salud por el coronavirus.

Moya festejó chocando los codos, con golpecito de antebrazos o de puño, nada de abrazos.

Eso sí, dijo que lo más triste fue haber anotado cuatro goles y no poder celebrarlos con la afición, ya que el partido fue a puerta cerrada.

Lo único malo para el delantero fue no poder celebrar los goles con su afición. Foto Alonso Tenorio
Lo único malo para el delantero fue no poder celebrar los goles con su afición. Foto Alonso Tenorio

El rojinegro le tiene la medida puesta a los académicos ya que en el Apertura 2019 les había anotado un doblete en la goleada 4-1.

Con los cuatro pepinos de este sábado, Moya es el goleador manudo con siete conquistas, luego sigue Ariel Lassiter (quien los asistió tres veces este sábado) con seis y Jonathan McDonald con cinco.

La tradición dice que todo jugador que anote tres goles se lleva la bola a la casa, si hace cuatro con más razón.

“Lo primero que tengo que hacer es pedirle a mis compañeros que la firmen y buscarle un lugar muy especial, porque esta es la primera vez que anoto cuatro goles en un solo juego, esto también es de mis compañeros, sin ellos nadie logra algo así”, manifestó.

Cabe destacar que el delantero manudo también se apuntó bonito a colaborar en labores defensivas cada vez que los celestes trataban de llegar al marco de Mauricio Vargas. O sea, un partido más que perfecto.