Sergio Alvarado.1 noviembre, 2018
 José Julián Vargas Solano corre desde hace tres años. Foto: Cortesía
José Julián Vargas Solano corre desde hace tres años. Foto: Cortesía

Mientras que la mayoría de muchachos de su edad duermen a las 5 a. m., horitas antes de levantarse para realizar los exámenes de bachillerato, José Julián Vargas Solano ya estaba en pie quemando asfalto en sus entrenamientos de atletismo.

El muchacho oriundo de Cipreses de Oreamuno de Cartago es parte del equipo juvenil de Coopenae y quedó seleccionado entre los dos muchachos que reforzarán el equipo de 12 atletas que tendrá la empresa en la edición de este viernes y sábado de la carrera de relevos San José-Puntarenas.

Para el chico de 17 años esta, probablemente, sea la semana más importante del año, porque además de enfrentar las pruebas que le darán el título de bachiller, correrá por primera ocasión con el equipo élite de Coopenae, uno de los favoritos y en un ruta que realizará por primera vez en su vida.

Vargas será el encargado del tercer relevo y del cuarto tramo, o sea, correrá 8.2 kilómetros entre Cañales y la llegada a San Ramón, en una oportunidad que lo ilusiona mucho, pero a la que ha tenido que balancear con sus estudios, un tema que es prioritario para su futuro.

El muchacho ha estado bien cuadrado estudiando para los exámenes. Foto: Cortesía.
El muchacho ha estado bien cuadrado estudiando para los exámenes. Foto: Cortesía.

“Este último mes ha sido bastante duro porque he tenido que entrenar bastante fuerte y darle al estudio porque estoy en la recta final, he tratado de ir equilibrando las dos cosas para poder salir adelante, pero con el apoyo del equipo y la familia he salido", explicó el joven.

El martes Julián se perdió la presentación del equipo de Coopenae junto a sus compañeros, entre ellos el campeón mundial de triatlón en Xterra, Rom Akerson, porque estaba haciendo el examen de español en el colegio Vicente Lachner Sandoval y por la tarde tenía que ponerse a entrenar para el de Matemáticas.

“Siempre trato de ordenarme, en la mañana y en la tarde entreno después del colegio, me la he tirado así entre los entrenamientos y el estudio, un día tenés que entrenar, al siguiente examen y así vas”, comentó.

Para el viernes, la rutina del empunchado es ir a hacer la prueba de Biología en la mañana, estudiar y descansar un poco por la tarde y en la noche irse para la carrera con sus compañeros, que saldrán a las 10 p. m. desde Paseo Colón en San José.

Vargas es parte de la fundación CR Endurance, apoyada por Coopenae. Foto: Cortesía.
Vargas es parte de la fundación CR Endurance, apoyada por Coopenae. Foto: Cortesía.

“Me he sentido bastante bien, pero uno no sabe cómo le irá a ir hasta que corra, pero tengo el respaldo del equipo, lo que me da mucha confianza”, agregó.

Vargas forma parte de una fundación que apoya Coopenae llamada “CRC Endurance” que apoya talentos en el atletismo, que los recluta mediante colegios. Este programa trabaja en algunos sectores que se encuentran en zonas en riesgo social.

Con la ayuda de personas como Mauricio Méndez, técnico del equipo y Roberto Solano, director de la fundación y entrenador de Akerson, los chicos salen adelante tanto en el deporte como en el estudio, Julián reconoció que ambas áreas lo tenían un toque nervioso, pero va pa’lante con el doble reto.