Eduardo Vega.23 febrero, 2018

Cuando a Elmer Gamboa le amputaron parte de su pierna derecha producto de un cáncer sintió que sus sueños de salir del país como futbolista se habían acabado; sin embargo, lo que no logró con dos piernas lo hizo con una porque sus goles se ganaron un puesto en la Selección de amputados.

Elmer es alegre y agradecido con la vida Cortesía.
Elmer es alegre y agradecido con la vida Cortesía.

Este delantero goleador, un nueve puro, como lo describe el técnico de la Sele Jahnny Flores, nos explicó que con un solo pie y una prótesis, ha logrado casi todo lo que no había hecho cuando tenía las dos piernas.

“Soñé siempre con salir del país jugando fútbol y no pudo ser con mis dos pies… vea usted, jamás me imaginé cuando me amputaron un pie que solo con una pierna y dos muletas el fútbol me daría la revancha. Conocí otro país, soy seleccionado nacional y anduve en avión, todos mis sueños los estoy cumpliendo.

“Con un pie logré levantar un trofeo de campeón nacional en fútbol para amputados con mi equipo, el Real Fortaleza de Escazú y también celebré un subtítulo de Centroamérica con la Sele de amputados en El Salvador, subcampeonato que nos clasificó directamente a la Copa Mundo de Amputados (que será en México entre octubre y noviembre próximo). Estoy cumpliendo todos los sueños que tuve desde niño”, nos comentó este luchador.

Bicampeón de la vida y del fútbol, con el Real Fortaleza celebró el
Bicampeón de la vida y del fútbol, con el Real Fortaleza celebró el "bi" hace pocas semanas. Cortesía.

Elmer, de 19 años, es parte de la familia del Proyecto Daniel y nos compartió su experiencia mientras alegremente nos motivaba para que asistamos a un rodeo interuniversitario de veteranos y el “Tope Leonístico Santa Ana 2018”, que se realizarán los próximos 3 y 4 de marzo, en Santa Ana y que tienen como objetivo recaudar fondos para colaborar con Proyecto Daniel y todos sus programas de atención a la salud.

El Proyecto Daniel es el sueño de Daniel Arce Bobadilla, un joven tico que falleció de cáncer a los 19 años, él se esmeró porque en el país se construya un hospital para adolescentes con cáncer porque el Hospital de Niños no atiende mayores de 13 años.

Su sueño era un lugar lleno de color, música y juegos apropiados para estos jóvenes, por eso la mamá de Daniel, doña Ligia Bobadilla, se encargó de fundar el Proyecto Daniel. En esta ocasión la actividad recibirá la colaboración del Club de Leones de Costa Rica.

Además del fútbol, la guitarra eléctrica es otra de sus pasiones. Cortesía.
Además del fútbol, la guitarra eléctrica es otra de sus pasiones. Cortesía.

El goleador vive en Los Guido de Desamparados y nos confirmó que entre el fútbol para amputados y el Proyecto Daniel, entendió que los límites físicos son más mentales que otra cosa, por eso él le arrea bonito a la pecosa, maneja bicicleta, le encanta escalar paredes, toca guitarra eléctrica y hasta se tira a pista a bailar de vez en cuando.

En Santa Ana, el sábado 3 de marzo habrá rodeo, la entrada vale dos rojitos y el domingo 4 de marzo hay tope, la inscripción cuesta ¢15 mil. Lo recaudado es para el Proyecto Daniel.
Sigue luchando

Elmer sabe que su partido no ha terminado, ya ganó el primer tiempo y por goleada, porque a pesar de que un osteosarcoma provocó la amputación de parte de su pierna, él vive alegre y motivado; sin embargo, recién le descubrieron que el cáncer hizo metástasis en uno de sus pulmones.

El delantero goleador ya
El delantero goleador ya "mató" al portero de Alajuelense y anotó el 1-0 con que su equipo ganó el título nacional, en la foto comienza el pachangón por el pepino que los hizo alzar la copa. Cortesía.

“Ya sé cómo debo luchar contra el cáncer y lo estoy haciendo; conozco el proceso y lo respeto, no bajo los brazos, estoy ilusionado con ir al Mundial con la Sele de amputados en octubre, voy a luchar con todo porque mi salud me lo permita”, afirmó este futbolista que a punta de goles ha hecho del fútbol una de sus mejores recetas para vivir alegre, alcanzando todos los sueños.

No tiene límites, cada vez que puede se monta en su cleta y se pega unos buenos viajes por cualquier parte del país. Cortesía.
No tiene límites, cada vez que puede se monta en su cleta y se pega unos buenos viajes por cualquier parte del país. Cortesía.